Las cosas del pasado y el Nuevo Pacto

“. . . en aquellos días, cuando os multipliquéis y crezcáis en la tierra--declara el SEÑOR-- NO se dirá más: "Arca del pacto del SEÑOR"; NO les vendrá a la mente NI la recordarán, NO la echarán de menos NI será hecha de nuevo.” Jeremías 3:16

El SEÑOR mismo dice que llegará un tiempo - y ahora es - en el que el Arca del Pacto NO será recordada, NO será echada de menos y NO volverá a ser construida. El Arca del Pacto era un símbolo de la Presencia de Dios ubicada en el Lugar Santísimo, en el Arca estaban las Tablas de la Ley. Ahora con la venida del Mesías NO hay Templo porque Dios no habita en Templos hechos con manos de hombres, Dios habita en Templos hechos con sus propias manos, NOSOTROS, ahora somos el Templo de Dios, en nuestro corazón tenemos la Presencia de Dios, Su Presencia ya NO está limitada, EMANUEL, Dios está con nosotros y ahora ÉL vive en nosotros. La Ley del Nuevo Pacto, la Ley del Mesías está escrita en nuestros corazones. El Arca tuvo su importancia, pero ya NO vivimos recordando los símbolos y las sombras, ahora vivimos en la realidad a la que estaban señalando.

“No recordéis las cosas anteriores ni consideréis las cosas del pasado. He aquí, HAGO ALGO NUEVO, ahora acontece; ¿no lo percibís? Aun en los desiertos haré camino y ríos en el yermo.”
Isaías 43:18 y 19

¿Estamos recordando “cosas del pasado”? Fijémonos que Dios mismo dice que ÉL hace ALGO NUEVO, y ese “algo nuevo” es el NUEVO PACTO . . . ¡AleluYah!

“He aquí, vienen días en que haré con la casa de Israel y con la casa de Judá un NUEVO PACTO, NO como el pacto que hice con sus padres . . .”
Jeremías 31:31 y 32

En el libro de Isaías también encontramos referencias de este Pacto Nuevo y es llamado Pacto Eterno:

“haré con ellos UN PACTO ETERNO. Entonces su descendencia será conocida entre las naciones, y sus vástagos en medio de los pueblos; todos los que los vean los reconocerán, porque son la simiente que el SEÑOR ha bendecido. En gran manera me gozaré en el SEÑOR, mi alma se regocijará en mi Dios; porque Él me ha vestido de ropas de salvación, me ha envuelto en manto de justicia como el novio se engalana con una corona, como la novia se adorna con sus joyas. Porque como la tierra produce sus renuevos, y como el huerto hace brotar lo sembrado en él, así el Señor DIOS hará que la justicia y la alabanza broten en presencia de todas las naciones.”
Isaías 61:8-11

Demos gracias a Dios por todo lo que ÉL ha hecho por nosotros, especialmente démosle gracias por este Nuevo Pacto, un Pacto de Amor, de Paz, de Misericordia, de Gracia . . . un Pacto Eterno en la sangre preciosa de Yeshua.

“Y el Dios de paz que resucitó de los muertos a nuestro Señor Jesucristo, el gran pastor de las ovejas, POR LA SANGRE DEL PACTO ETERNO, os haga aptos en toda obra buena para que hagáis su voluntad, haciendo él en vosotros lo que es agradable delante de él por Jesucristo; al cual sea la gloria por los siglos de los siglos. Amén.”
Hebreos 13:20 y 21