Apartaos de mí, los que practicáis ANOMIA

“Y entonces les declararé: "Jamás os conocí; APARTAOS DE MI, LOS QUE PRACTICAIS LA INIQUIDAD." Mateo 7:23

Este es uno de los versículos favoritos de muchos mesiánicos fundamentalistas con el que nos intentan mostrar que debemos guardar la Ley de Moisés. La palabra griega para “INIQUIDAD” es “ANOMIA” que quiere decir: “SIN LEY”, por tanto, estos mesiánicos afirman que los creyentes que dicen que YA no hay Ley son personas inicuas y no entrarán en el Reino de los Cielos.

En primer lugar, los creyentes SÍ TENEMOS LEY, en ningún momento Pablo afirma que como estamos bajo la Gracia, podemos hacer lo que nos da la gana. Pablo nos habla de una Ley superior, la Ley del Mesías, también llamada la Ley de la Fe. La Ley del Mesías es la ley del amor, es caminar en amor, el Espíritu Santo que mora en el creyente es el que nos guía a toda la verdad y nos muestra lo que debemos hacer en todo momento.

En segundo lugar, este versículo dice que “LOS QUE PRACTICAN anomia”, es decir, los que VIVEN en la ilegalidad, los que VIVEN en la no-ley, en otras palabras, los que PRACTICAN el pecado rechazando la Ley, estas personas que viven quebrantando las leyes de Dios son las que NO podrán entrar en el Reino de los Cielos, PERO recuerda: Yeshua NO está hablando EN NINGÚN MOMENTO de los hijos de Dios.

En tercer lugar, Yeshua afirma que “el que hace la voluntad de mi Padre entrará en el Reino de los Cielos” (Mt. 7:21) y ¿Cuál es la voluntad del Padre? . . . Primeramente, su voluntad es que creamos en Su Hijo y una vez que hemos puesto nuestra fe y confianza en ÉL, nos manda que nos amemos los unos a los otros como Él nos ha amado.

“Esta es la OBRA DE DIOS: que CREÁIS en el que Él ha enviado.”
Juan 6:29

“Y este es su mandamiento: QUE CREAMOS en el nombre de su Hijo Jesucristo, y QUE NOS AMEMOS unos a otros como Él nos ha mandado.”
I Juan 3:23

El mandamiento MÁS GRANDE de toda la Escritura es que CREAMOS EN YESHUA. Esta es la obra de Dios, este es su mandamiento y, una vez que hemos creído, ahora nos manda que nos amemos los unos a los otros.

“Este es mi mandamiento: que os améis los unos a los otros, así como yo os he amado.”
Juan 15:12

La Ley del Mesías, en hebreo TORAT MASHIAJ, es la Ley del Amor, es la Ley que cubre todos los demás mandamientos porque cuando amamos a alguien, no le robamos, no le traicionamos, no le mentimos, no le insultamos, no le asesinamos, etc etc etc a los creyentes NO nos van a conocer porque llevemos Kipá o porque estemos circuncidados o porque no comamos cerdo, nos conocerán POR EL AMOR (Jn 13:35).

“Llevad los unos las cargas de los otros, y cumplid así LA LEY DE CRISTO.”
Gálatas 6:2

Podemos cumplir esta Ley a través del amor de Dios que ha sido derramado en nuestros corazones (Ro. 5:5) y por medio del poder del Espíritu Santo obrando en nuestras vidas.

Para todos esos que nos acusan falsamente de ANOMIA, podemos recordarles las palabras de Pablo cuando dijo:

“NO ESTOY SIN la ley de Dios, sino BAJO LA LEY DE CRISTO”
I Corintios 9:21

Termino diciendo que en ningún momento yo he rechazado la Ley de Moisés, todo lo contrario, como la Ley de Dios es tan perfecta, tan espiritual y tan sublime, es imposible que nosotros que hemos nacido en este mundo muertos espiritualmente (a la imagen y semejanza de Adán – Génesis 5:3) podamos cumplir dicha Ley. Dios demanda obediencia perfecta a una Ley perfecta, que NO nos engañen los que enseñan que Dios se conforma con nuestros mejores intentos de guardar la Ley, ¡NO!, DIOS demanda obediencia perfecta a TODA LA LEY, el mensaje de la Ley es “Sed santos”, “Sed perfectos” “Sed justos” . . . PERO el hombre por ser débil en la carne no puede cumplir los requisitos que la Ley demanda, por eso, la Ley lleva a cabo su obra perfecta cuando nos muestra nuestra necesidad de perdón y de Alguien que nos pueda salvar y quitar el pecado que hace que Dios NO nos conozca ni nos pueda mirar. Por eso, el fin, el propósito, la finalidad de la Ley es NUESTRO AMADO MESÍAS y ahora, por medio de ÉL, nuestro pecado ha sido quitado y ya no hay más barrera entre nosotros y nuestro Dios, ahora podemos ser parte de Su Pueblo y de Su Familia, ahora le podemos llamar ABBA (Papá) - PADRE.

“Porque Cristo es el fin de la ley para justicia a todo aquel que cree.”
Romanos 10:9