Prediquemos las Buenas Noticias

Debemos hablar a la gente del GRAN amor del Padre enviando a Su Hijo al mundo para que TODO aquel que crea en Él pueda ser un hijo de Dios, pueda recibir el perdón de sus pecados y pueda disfrutar de una vida en abundancia y eterna, nosotros le amamos a ÉL PORQUE ÉL NOS AMÓ PRIMERO, este versículo dice que nosotros hemos sido amados para amar, y de aquí surge TODO, esto es vital y esto es lo que deberíamos estar enseñando, nosotros hemos sido amados para amar, hemos sido perdonados para perdonar, hemos sido bendecidos para bendecir, esto es el Nuevo Pacto. Bajo el Antiguo Pacto y sus leyes tenemos que Dios "aborrece" a los pecadores, que si nosotros NO perdonamos, Él NO nos perdona, que si nosotros NO damos algo, Dios NO nos da . . . esto es Torá, esto es vivir bajo el ANTIGUO PACTO, ¿cómo es posible que muchos creyentes estén acudiendo al Antiguo Pacto cuando el NUEVO PACTO ES MEJOR? Ahora tenemos un mejor Pacto, una mejor esperanza y unas mejores promesas . . . ¿Cómo es posible que muchos estén intentando aplicar algo que YA ha sido consumado? Yeshua es el fin de la Ley, Pablo enseñó de muchas formas que YA no estamos bajo ayo, ya no vivimos según el arcaísmo de la Escritura, la Ley aplicable ahora es la Ley del Amor, es la Ley del Mesías, el yugo de Yeshua es FÁCIL . . . ahora podemos conocer a Dios y conocer a Su Hijo Amado, el mismo Yeshua dijo: “esta es la vida eterna que te conozcan a ti y a Yeshua a quien has enviado”; ahora Dios dice que bajo el Nuevo Pacto: “TODOS ME CONOCERÁN”, en el Antiguo Pacto NO todos podían tener una relación con Dios, NO todos podían conocerle, NO todos podían tener la presencia del Espíritu de Dios es sus vidas, AHORA TODOS podemos conocerle, TODOS los que hemos creído somos el verdadero Templo de Dios donde el Espíritu Santo tiene su morada, ahora TODOS podemos tener una relación con el Dios vivo, un Dios que nos habla de muchas formas, un Dios real que obra en nuestras vidas y circunstancias, un Dios que quiere abrazarnos y quiere que podamos seguir recibiendo su gracia, su amor, su misericordia, su paz y su poder.