¿Qué puedo hacer por ti?

El egoísmo es lo que ha arruinado la vida de muchas personas. El egoísmo sólo piensa en sí mismo, el egoísmo pregunta: “¿Qué puedes hacer por mí?” “¿Qué es lo que puedo sacar de esta situación?”. El amor, sin embargo, pregunta: “¿Qué puedo hacer por ti?” “¿Cómo podría ayudarte?” “¿Qué puedo hacer para bendecirte?” El amor se preocupa por los demás, piensa en el interés de otros, como dijo Pablo: “el amor NO busca lo suyo”. El amor nos lleva a dar, nos lleva a compartir, nos lleva a perdonar, nos lleva a bendecir. El amor de Dios ha sido derramado en nuestros corazones para que nos podamos acercar a otras personas y decir: “¿Qué puedo hacer por ti?”

“Y ANDAD EN AMOR, como también Cristo nos amó, y se entregó a sí mismo por nosotros . . .”
Efesios 5:2