Por muchos hijos que Dios le diera a Job después, ni 100 hijos pueden quitar la pena de haber perdido a uno.

Job perdió 10 hijos porque según el capítulo 1 versículo 2 tenía 7 hijos y 3 hijas, al final del libro, Dios le dice que le dio el DOBLE de todo lo que había tenido Job anteriormente (Job 42:10), sin embargo, en el capítulo 42 versículo 13 leemos que Job tuvo de nuevo 7 hijos y 3 hijas, Dios efectivamente le dio a Job el doble de hijos porque ahora tenia 10 hijos en el “cielo” y 10 hijos en la tierra, por tanto, aunque para nosotros es una gran pérdida la muerte de un hijo o de 10, como en el caso de Job, si tenemos en cuenta la eternidad, entonces sabemos que no perdemos, aunque por un tiempo estemos separados de ellos. La historia de Job es muy curiosa y hay cosas que nos cuestan entender, pero lo que SÍ vemos con claridad es que Dios NO es el que hiere, ni el que mata, Dios es el que bendice, sana y restaura, Dios está con nosotros a pesar de nuestros problemas y batallas, Él está en medio de nuestro dolor y sufrimiento para consolarnos, levantarnos y sanarnos.

© 2019 Ministerio Luz a las Naciones

We use cookies on our website. Some of them are essential for the operation of the site, while others help us to improve this site and the user experience (tracking cookies). You can decide for yourself whether you want to allow cookies or not. Please note that if you reject them, you may not be able to use all the functionalities of the site.