Jesús dice que los que el Padre le dio no los va a perder, ¿Qué pasa con los que no le dio? ¿Por qué no se los dio? ¿Dios es malo?

Muchas gracias querida hermana por expresar tus inquietudes, primero contesto a tu pregunta más fácil: ¿Dios es malo? Por supuesto que NO. En toda la Escritura encontramos declaraciones de la bondad de Dios y con lo que Cristo nos mostró, no hay absolutamente ninguna duda de la naturaleza, la esencia y del carácter de nuestro Dios.

Cuando vino Jesús a la tierra, había un pequeño grupo de judíos que amaba y buscaba a Dios, este grupo de judíos conocía la voz de Dios, Jesús habla de estas ovejas cuando dice: “Todos los que antes de mí vinieron, ladrones son y salteadores; pero no los oyeron LAS OVEJAS.” (Jn. 10:8). Antes de venir Jesús, había unas ovejas que no escuchaban a los ladrones, ni a los salteadores.

Las ovejas que eran de Dios antes de venir Cristo, oían la Voz de Dios y seguían a Dios (Jn. 8:47), en este grupo de creyentes encontramos a: Simeón (Lc. 2:25), Ana (Lc. 2:36), Zacarías y Elisabet (Lc. 1:5 y 6) . . . por tanto, este grupo de judíos que pertenecía a Dios, el Padre se lo entrega a Jesús y lo deja al cuidado del Buen Pastor. Este grupo de judíos que seguía al Dios de Israel, se convirtieron en las ovejas de Cristo, las ovejas que el Padre le dio. A estas ovejas NADIE las puede arrebatar de su mano, cuando las ovejas se mantienen firmes en la fe, nadie, ni nada podrá arrebatarlas de la mano del Padre, PERO las ovejas SÍ pueden perderse, las ovejas pueden descarriarse y esto lo vemos en la Escritura, el Pueblo de Israel se descarrió, se perdió y fue arrebatado de la mano del Padre cuando decidió seguir sus propios caminos en vez de creer en su Dios y caminar con Él:

“Todos nosotros nos descarriamos como OVEJAS, cada cual se apartó por su camino;”
Isaías 53:6

El profeta Isaías habla del Pueblo de Israel, el Pueblo de Dios, y como podemos ver, estas ovejas que pertenecían a Dios, se descarriaron y se apartaron.

Por eso, cuando Jesús dice: “pero vosotros no creéis, porque no sois de mis ovejas” (Juan 10:26), está hablando a personas que no habían pertenecido al grupo de ovejas que Dios Padre pastoreaba antes de la venida de Jesús. En otras palabras, Jesús les está diciendo: “No creéis en mí porque nunca habéis creído en el Padre, no escucháis mi voz porque nunca habéis oído la voz del Padre, por eso, no creéis porque nunca habéis pertenecido al rebaño de mi Padre, a las ovejas que Él me dio, es decir, mis ovejas.

Jesús tenía otras ovejas que no eran del redil judío, las ovejas gentiles que pondrían su fe y confianza en Él.

“También tengo otras ovejas que no son de este redil; aquéllas también debo traer, y oirán mi voz; y habrá un rebaño, y un pastor.”
Juan 10:16

Esto es lo que hay detrás de los versículos que mencionas querida hermana.

© 2019 Ministerio Luz a las Naciones

We use cookies on our website. Some of them are essential for the operation of the site, while others help us to improve this site and the user experience (tracking cookies). You can decide for yourself whether you want to allow cookies or not. Please note that if you reject them, you may not be able to use all the functionalities of the site.