¿Seguimos viviendo al morir?

¡SÍ!

La enseñanza CLARA del Nuevo Testamento es que cuando morimos, nos vamos con el Señor, fíjate lo que dice Pablo:

“Porque de ambas cosas estoy puesto en estrecho, teniendo deseo de PARTIR Y ESTAR CON CRISTO, lo cual es muchísimo mejor; pero quedar en la carne es más necesario por causa de vosotros.”
Filipenses 1:23 y 24

Pablo dijo que tenía el deseo de partir cuando habla de su muerte, partir ¿dónde? A la presencia de Dios. El mismo Pablo afirmó que . . .

“Así que vivimos confiados siempre, y sabiendo que entre tanto que estamos en el cuerpo, estamos ausentes del Señor … pero confiamos, y más quisiéramos estar ausentes del cuerpo, y presentes al Señor.”
II Corintios 2:6 y 8

Para Pablo la muerte era un tiempo para partir . . .

“Porque yo ya estoy para ser sacrificado, y EL TIEMPO DE MI PARTIDA está cercano.”
II Timoteo 4:6

Estar ausentes del cuerpo, es estar presentes al Señor. Por eso, para Pablo, la muerte no era una pérdida de ningún tipo, era una ganancia como él mismo dice:

“Porque para mí el vivir es Cristo, y el morir es GANANCIA.”
Filipenses 1:21

Pedro pensaba exactamente lo mismo que Pablo, para Pedro, la muerte era partir para estar con el Señor, era abandonar este tabernáculo terrenal:

“Pues tengo por justo, en tanto que estoy en este cuerpo, el despertaros con amonestación; sabiendo que en breve DEBO ABANDONAR EL CUERPO, como nuestro Señor Jesucristo me ha declarado. También yo procuraré con diligencia que DESPUÉS DE MI PARTIDA vosotros podáis en todo momento tener memoria de estas cosas.”
II Pedro 1:13-15

Ya sea que estemos vivos (despiertos) o ya sea que estemos muertos (dormidos), VIVIMOS CON ÉL:

“murió por nosotros, para que ya sea que estemos despiertos o dormidos, vivamos juntamente con El.”
I Tesalonicenses 5:10

Porque Dios NO es un Dios de muertos, sino de vivos:

"YO SOY EL DIOS DE ABRAHAM, Y EL DIOS DE ISAAC, Y EL DIOS DE JACOB"? Él no es Dios de muertos, sino de vivos.”
Mateo 22:32

Si estamos muertos, entonces Dios no puede ser nuestro Dios porque Dios NO es Dios de muertos.

El alma es inmortal, nuestro hombre interior no puede morir, por eso, Jesús dijo:

“Y no temáis a los que matan el cuerpo, pero no pueden matar el alma”
Mateo 10:28

Por eso, Jesús le dijo a uno de los malhechores:

“Jesús le dijo: De cierto te digo que hoy estarás conmigo en el paraíso.”
Lucas 23:43

No solamente en el Nuevo Testamento podemos ver que el hombre sigue viviendo cuando muere, también en el Antiguo Testamento. Job afirma que el cuerpo del hombre NO es el hombre, es la ropa que viste nuestro hombre interior:

“Me vestiste de piel y carne, Y me tejiste con huesos y nervios.”
Job 10:11

Es interesante que incluso en el libro de Eclesiastés podemos leer:

“y el polvo vuelva a la tierra, como era, y el espíritu vuelva a Dios que lo dio.”
Eclesiastés 12:7

Cuando morimos, Dios nos recibe en gloria:
“Me has guiado según tu consejo, Y después me recibirás en gloria.”
Salmo 73:24

El Rey David sabía que volvería a ver a su hijo:

“Mas ahora que ha muerto, ¿para qué he de ayunar? ¿Podré yo hacerle volver? YO VOY A ÉL, mas él no volverá a mí.”
II Samuel 12:23

Cuando Jesús cuenta la historia del rico y Lázaro, lo que Jesús nos muestra es que al morir el alma sigue viviendo, sigue recordando, sigue sintiendo . . .

“Aconteció que murió el mendigo, y fue llevado por los ángeles al seno de Abraham . . .”
Lucas 16:22

En el libro de Apocalipsis vemos como las almas de los mártires que habían sido muertos clamaban a Dios:

“Cuando abrió el quinto sello, vi bajo el altar las almas de los que habían sido muertos por causa de la palabra de Dios y por el testimonio que tenían. Y clamaban a gran voz, diciendo: ¿Hasta cuándo, Señor, santo y verdadero, no juzgas y vengas nuestra sangre en los que moran en la tierra?”
Apocalipsis 6:9 y 10

El propio Moisés se le aparece a Jesús y habla con él:

“Y he aquí les aparecieron Moisés y Elías, hablando con él.”
Mateo 17:3

En todos estos pasajes vemos lo que enseña claramente toda la Escritura porque “la suma de tu Palabra es verdad” (Salmo 119:160).

© 2019 Ministerio Luz a las Naciones
Cookies make it easier for us to provide you with our services. With the usage of our services you permit us to use cookies.