¿Por qué dice la Escritura que Cristo es el fin de la Ley para justicia a todo aquel que cree?

Efectivamente Cristo NO es el Principio de la Ley, es decir, algunos afirman que cuando vamos a Cristo, ahora él nos lleva a la Ley, por tanto, creyendo de esta forma, podríamos afirmar que Cristo es el principio de mi caminar en la Torá, sin embargo, mi vida en la Torá NO comienza cuando voy a Cristo, mi vida en la Torá TERMINA una vez que estoy en Cristo, es la Torá la que me lleva a Cristo, la Torá es el medio, NO es el fin, Cristo es el fin, la Ley nos lleva a Cristo y una vez en Cristo NO volvemos a la Torá, permanecemos en Cristo, Cristo es la Verdad, Cristo es la Luz, Cristo es la Vida, y en Cristo y con Cristo vivimos en la Luz, en la Verdad y en la Vida.

La justicia de Dios nunca vino por medio de la Ley, ni por las obras de la Ley, por eso, Israel NO la alcanzó, la justicia de Dios siempre ha sido por la fe, como Abraham, como Noé . . .

“Israel, que iba tras una ley de justicia, no la alcanzó. ¿Por qué? Porque iban tras ella no por fe, sino como por obras de la ley, pues tropezaron en la piedra de tropiezo”
Romanos 9:31 y 32

Las obras de la Ley NO hacen justo a nadie, las obras de la Ley NO salvan, no justifican a nadie, no santifican, la Ley NO puede dar vida, ni puede limpiarnos, la Ley es un espejo perfecto que nos indica lo sucio que somos, pero gracias a la sangre de Cristo, hemos sido lavados, limpiados, emblanquecidos, redimidos, justificados, santificados . . . la Ley NO puedo hacer nada de esto.

© 2019 Ministerio Luz a las Naciones
Cookies make it easier for us to provide you with our services. With the usage of our services you permit us to use cookies.