¿Qué son las Obras de la Ley?

Las Obras de la Ley siempre han sido interpretadas como las obras que la Ley Escrita exige, según el contexto de la carta a los Romanos y de la carta a los Gálatas y también según las enseñanzas de Pablo, esto es algo MUY claro, sin embargo, ahora algunos mesiánicos afirman que la expresión “OBRAS DE LA LEY” aparece en algún rollo de los manuscritos del mar muerto refiriéndose solamente a las leyes ceremoniales, más concretamente, a la circuncisión; otros mesiánicos enseñan que las Obras de la Ley son las obras que exige la Ley impuesta por la tradición de los Ancianos, es decir, la Ley Oral.

Puede ser que la expresión “las Obras de la Ley” tenga varios matices, esto es algo que sucede constantemente en cualquier idioma, pero según la enseñanza de Pablo, especialmente en Gálatas y en Romanos, las obras de la Ley son las obras que la Ley Escrita demandaba de los hombres. Un versículo donde podemos comprobar esto es el siguiente:

“Porque todos los que dependen de LAS OBRAS DE LA LEY están bajo maldición, pues ESCRITO ESTÁ: Maldito todo aquel que no permaneciere en todas las cosas ESCRITAS en el libro de la LEY, PARA HACERLAS.”
Gálatas 3:10

Pablo menciona LAS OBRAS DE LA LEY y a continuación nos dice lo que "está escrito" en la misma Ley, ¿por qué cita Pablo la Ley Escrita si, como afirman algunos, no se refiere a ella? . . . Es muy evidente que Pablo cuando habla de las OBRAS DE LA LEY, está hablado de las obras que la Ley Escrita demanda de nosotros.

“por las OBRAS DE LA LEY ningún ser humano será justificado delante de él; porque por medio de la LEY es el conocimiento del pecado.”
Romanos 3:20

Una vez más, en el mismo versículo encontramos que la palabra LEY se refiere a lo que ha sido escrito, se refiere a la Ley de Moisés, a la Ley Escrita que es la que nos muestra que somos pecadores.

“sabiendo que el hombre no es justificado por las obras de la ley, sino por la fe de Jesucristo, nosotros también hemos creído en Jesucristo, para ser justificados por la fe de Cristo y no por las obras de la ley, por cuanto por las obras de la ley nadie será justificado.”
Gálatas 2:16