El Pecado de Muerte

Shalom . . . en mi opinión, el pecado que lleva a la muerte es el mismo pecado que mantiene a los pecadores muertos espiritualmente, es decir, el rechazo de Jesús, cuando un pecador rechaza a Jesús, ya NO hay otra manera para que pueda ser salvo, de igual forma, cuando un cristiano termina rechazando a Jesús, sufrirá la muerte espiritual y todas sus consecuencias.

“Porque si después de haber escapado de las contaminaciones del mundo por el conocimiento de nuestro Señor y Salvador Jesucristo, de nuevo son enredados en ellas y vencidos, su condición postrera viene a ser peor que la primera. Pues hubiera sido mejor para ellos no haber conocido el camino de la justicia, que habiéndolo conocido, apartarse del santo mandamiento que les fue dado. Les ha sucedido a ellos según el proverbio verdadero: EL PERRO VUELVE A SU PROPIO VOMITO, y: La puerca lavada, vuelve a revolcarse en el cieno.”
2 Pedro 2:20-22

“Porque es imposible que los que una vez fueron iluminados y gustaron del don celestial, y fueron hechos partícipes del Espíritu Santo, y asimismo gustaron de la buena palabra de Dios y los poderes del siglo venidero, y recayeron,  sean otra vez renovados para arrepentimiento . . .”
Hebreos 6:4-6ª

“Cualquiera que viola la ley de Moisés muere sin misericordia por el testimonio de dos o tres testigos. ¿Cuánto mayor castigo pensáis que merecerá el que ha hollado bajo sus pies al Hijo de Dios, y ha tenido por inmunda la sangre del pacto por la cual fue santificado, y ha ultrajado al Espíritu de gracia?”
Hebreos 10:28 y 29

Considerar que Jesús NO salva y/o rechazar lo que Él ha hecho por nosotros, es lo mismo que decir que Él fue un hombre normal y corriente con sangre inmunda y manchada por el pecado, si alguien rechaza a Jesús ya NO hay más sacrificio disponible para lavar sus pecados porque el único sacrificio y la única sangre que nos limpia es la de Jesús.

"Os digo que todo aquel que me confesare delante de los hombres, también el Hijo del Hombre le confesará delante de los ángeles de Dios; mas el que me negare delante de los hombres, será negado delante de los ángeles de Dios."
Lucas 12:8 y 9

"Si sufrimos, también reinaremos con él; Si le negáremos, él también nos negará."
II Timoteo 2:12

“Yo soy la vid, vosotros los pámpanos; el que permanece en mí, y yo en él, éste lleva mucho fruto; porque separados de mí nada podéis hacer. El que en mí no permanece, será echado fuera como pámpano, y se secará; y los recogen, y los echan en el fuego, y arden.”
Juan 15:5 y 6

Pero aunque un hermano abandone la fe y niegue a Jesús, debemos seguir orando por él porque Dios es un Dios misericordioso, "lento para la ira y grande en misericordia", el apóstol Juan dijo: “yo no digo que deba pedir por ése.” (I Jn. 5:16), en otras palabras, Juan NO nos manda que oremos por Él, PERO tampoco lo impide, por tanto, SÍ podemos orar por cualquier hermano que haya negado a Jesús, Pedro negó a Jesús, pero fue restaurado . . . Dios es un Dios Perdonador . . .