Dios oye nuestro corazón, no nuestra palabrería.

La Biblia dice que cuando oremos NO usemos “vanas repeticiones” ¿Y quiénes hacían esto en los tiempos de Yeshua? . . .

“Y orando, no uséis vanas repeticiones, como los gentiles, que piensan que por su palabrería serán oídos.”
Mateo 6:7

Los que usaban vanas repeticiones NO eran los judíos, eran los gentiles . . . ¡vaya, vaya! . . .

El Señor nos escucha porque somos sus hijos, mi hijo no tiene que hablar perfectamente para recibir mi amor y mi atención, ni siquiera tiene que hablar . . . con un suspiro, con una lágrima, con un grito . . . allí estará Papá para saber lo que ocurre y abrazarle para darle confianza y lo que necesite . . . nuestro padre Celestial es mejor que yo y mejor que todo padre humano . . . AleluYah