¿Cómo devoraban las casas de las viudas?

Acerca de “Devoran las casas de las viudas” se refiere a que demandaban a las viudas una aportación para el Templo cuando precisamente las viudas debían recibir del Pueblo y NO dar . . . el propio Evangelio nos explica cómo devoraban sus casas . . .

“que devoran las casas de las viudas, y por pretexto hacen largas oraciones. Estos recibirán mayor condenación. Estando Yeshua / Jesús sentado delante del arca de la ofrenda, miraba cómo el pueblo echaba dinero en el arca; y muchos ricos echaban mucho. Y vino una viuda pobre, y echó dos blancas, o sea un cuadrante. Entonces llamando a sus discípulos, les dijo: De cierto os digo que esta viuda pobre echó más que todos los que han echado en el arca; porque todos han echado de lo que les sobra; pero ésta, de su pobreza echó todo lo que tenía, todo su sustento.”

Marcos 12:40-44

La viuda echó de su pobreza (en Lucas 21:2 podemos leer que era una viuda muy pobre) y los Sabios Maestros de la Torá lo permitían, Yeshua se indignaba de esta situación, este incidente NO es una alabanza a la viuda, es un reproche a los que enseñaban la Torá al Pueblo. Muchos han usado mal este versículo diciendo que debemos dar de nuestra pobreza, esto NO es bíblico, si tenemos pobreza, nosotros deberíamos recibir, no dar . . . el mismo contexto nos explica lo que significa “devoran la casa de las viudas” ya que a continuación tenemos un ejemplo de una de esas viudas . . . si permitimos que las viudas muy pobres diezmen y ofrenden, estamos devorando sus casas . . .

“¡Ay de los pastores de Israel, que se apacientan a sí mismos! ¿No apacientan los pastores a los rebaños? Coméis la grosura, y os vestís de la lana; la engordada degolláis, mas no apacentáis a las ovejas. No fortalecisteis las débiles, ni curasteis la enferma; no vendasteis la perniquebrada, no volvisteis al redil la descarriada, ni buscasteis la perdida, sino que os habéis enseñoreado de ellas con dureza y con violencia.”
Ezequiel 34:2-4