¿Debemos celebrar la Navidad los cristianos?

La Navidad es un excelente momento para compartir con otros acerca del Mesías de Israel y del Salvador del mundo.

La Navidad puede ser un buen tiempo de celebración con la familia, con los hermanos en la fe y con los amigos, un tiempo para hablar del amor de Dios, para cantar de nuestro amado Yeshua, para hablar de temas que no se tocan en otro momento . . . Está claro que Yeshua NO nació en Navidad (Diciembre) (en realidad los eruditos NO se ponen de acuerdo), pero TAMBIÉN está claro que nació en algún momento, si por tradición se ha elegido dicha fecha para su celebración y si la causa fue para eliminar una Fiesta pagana, pues la verdad, es que prefiero que se celebre el nacimiento de Yeshua y que las Fiestas paganas desaparezcan de la Tierra. Es curioso que el cuarto mes del calendario judío se llame Tamuz, ya que dicho nombre viene de Babilonia y era el nombre de un ídolo . . . un rabino entendiendo que la Torá prohíbe mencionar los nombres de otros dioses afirmó lo siguiente:

“¿Deberíamos cambiar el nombre del mes solamente porque algunas personas lo usan como el nombre de un ídolo?”

. . . yo añado:

“¿Deberíamos de dejar de celebrar la Fiesta de la Navidad porque antes en ese día los paganos hacían otra Fiesta?”

El apóstol Pablo nos dice que podemos comer carne ofrecida a un ídolo (I Co. 10:25), por tanto . . . si podemos comer carne que ha sido ofrecida a dioses paganos . . . ¿No podremos celebrar un día que también fue ofrecido a otros dioses? . . . ¿No son los alimentos de nuestro Dios? ¿No son los días de nuestro Dios?

La verdad es que me sorprende que algunos mesiánicos prefieran que los paganos digan: “Feliz Saturnalia”, yo prefiero que los creyentes digamos: Feliz Navidad . . . para finalizar, la Navidad fue la victoria del cristianismo sobre el paganismo, fue dejar de celebrar lo falso para celebrar lo verdadero: Yeshua HaMashiaj, el verdadero Sol de Justicia y la verdadera Luz del mundo . . .

Hoy en día, yo celebro Jánuca y celebro la Navidad, celebro TODO lo que el Eterno ha hecho por su Pueblo . . .