La Maldición nunca vendrá sin causa

Yo creo firmemente que Dios quiere que vivamos en bendición. Dios quiere que prosperemos en todas las cosas.

"Amado, yo deseo que tú seas prosperado en todas las cosas, y que tengas salud, así como prospera tu alma."

III Juan v.2

En este versículo vemos el deseo del Espíritu Santo y El quiere que seamos prosperados, El quiere que vivamos en bendición. Ahora bien . . .

. . . ¿Puede una maldición operar en la vida de un hijo de Dios? . . .

Es cierto que la Biblia nos dice que Dios nos guarda y nos protege, es cierto que Dios ha puesto un vallado de protección alrededor de nosotros, PERO la Biblia nos dice en Eclesiastés algo muy importante que no podemos olvidar:

"El que hiciere hoyo caerá en él; y al que aportillare vallado, le morderá la serpiente."

Eclesiastés 10:8

Si rompemos el vallado podremos sufrir las consecuencias de una maldición.

A continuación vamos a ver algunas causas por las que una maldición puede entrar y operar en nuestras vidas.

"Como el gorrión en su vagar, y como la golondrina en su vuelo, Así la maldición nunca vendrá sin causa."

Proverbios 26:2

Primera Causa: Pecado Personal

"A los cielos y a la tierra llamo por testigos hoy contra vosotros, que os he puesto delante la vida y la muerte, la bendición y la maldición; escoge, pues, la vida, para que vivas tú y tu descendencia; amando al Señor tu Dios, atendiendo a su voz, y siguiéndole a él; porque él es vida para ti, y prolongación de tus días; a fin de que habites sobre la tierra que juró el Señor a tus padres, Abraham, Isaac y Jacob, que les había de dar."

Deuteronomio 30:19-20

   Escogemos la bendición y la vida cuando:

   Amamos a Dios, atendemos a su voz y le seguimos.

"He aquí yo pongo hoy delante de vosotros la bendición y la maldición: la bendición, si oyereis los mandamientos del Señor vuestro Dios, que yo os prescribo hoy, y la maldición, si no oyereis los mandamientos del Señor vuestro Dios, y os apartareis del camino que yo os ordeno hoy, para ir en pos de dioses ajenos que no habéis conocido."

Deuteronomio 11:26-28

   La obediencia trae bendición, la desobediencia trae maldición.

   La desobediencia abre una puerta para que la maldición pueda entrar y operar en nuestras vidas.

   La tierra fue maldita por causa de la desobediencia (Gn. 3:17-19).

   En Malaquías el pueblo de Israel vivía bajo una maldición por causa de la desobediencia.

"¿Robará el hombre a Dios? Pues vosotros me habéis robado. Y dijisteis: ¿En qué te hemos robado? En vuestros diezmos y ofrendas. Malditos sois con maldición, porque vosotros, la nación toda, me habéis robado."

Malaquías 3:8-9

   Si permitimos el pecado en nuestra vida, estamos rompiendo el vallado, estamos abriendo una puerta para que una maldición opere, estamos dando a la serpiente un derecho legal para que pueda mordernos.

   Estoy hablando del pecado que nos gusta, del pecado que no queremos abandonar, del pecado que cometemos pensando que a Dios no le va a importar "Como vivimos por gracia, no pasa nada" . . . PERO déjame decirte que la gracia de Dios es el poder de Dios que nos capacita para vivir en obediencia, si vivimos por gracia vamos a vivir en obediencia.

   Si permitimos el pecado en nuestra vida, vamos a estar dando lugar a una maldición . . . y ¿qué produce una maldición? . . . Escasez, pobreza, dolor, opresión, depresión, enfermedad, ruina, muerte . . .

   La desobediencia trae maldición, la obediencia trae bendición y vida.

Segunda Causa: Palabras de Maldición

"La muerte y la vida están en poder de la lengua, y el que la ama comerá de sus frutos."

Proverbios 18:21

   Debemos recordar que con nuestras bocas podemos:

   Animar o desanimar, edificar o destruir, sanar o herir, dar vida o matar, bendecir o maldecir . . .

   Maldecir = "Hablar mal de algo o de alguien."

"Hay hombres cuyas palabras son como golpes de espada; Mas la lengua de los sabios es medicina."

Proverbios 12:18

 

"Escóndeme del consejo secreto de los malignos, de la conspiración de los que hacen iniquidad, que afilan como espada su lengua; lanzan cual saeta suya,  palabra amarga, para asaetear a escondidas al íntegro; de repente lo asaetean,  y no temen."

Salmo 64:2-4

   Debemos hablar bien de nosotros mismos, de nuestros esposos y esposas, de nuestros hijos, de nuestros contactos, de nuestra ciudad . . . La lengua tiene mucho poder.

"Entonces se levantó Jacob, y subió sus hijos y sus mujeres sobre los camellos, y puso en camino todo su ganado, y todo cuanto había adquirido, el ganado de su ganancia que había obtenido en Padan-aram, para volverse a Isaac su padre en la tierra de Canaán. Pero Labán había ido a trasquilar sus ovejas; y Raquel hurtó los ídolos de su padre. Y ya que te ibas, porque tenías deseo de la casa de tu padre, ¿por qué me hurtaste mis dioses? Respondió Jacob y dijo a Labán: Porque tuve miedo; pues pensé que quizá me quitarías por fuerza tus hijas. Aquel en cuyo poder hallares tus dioses, no viva; delante de nuestros hermanos reconoce lo que yo tenga tuyo, y llévatelo. Jacob no sabía que Raquel los había hurtado."

Génesis 31:7-19,30-32

   ¿Qué le pasó a Raquel? Raquel murió prematuramente. La muerte prematura era una de las maldiciones citadas en Dt. 28.

"No hagas mucho mal, ni seas insensato; ¿por qué habrás de morir antes de tu tiempo?"

Eclesiastés 7:17

   Raquel murió antes de su tiempo. Veamos cómo murió:

"Después partieron de Bet-el; y había aún como media legua de tierra para llegar a Efrata, cuando dio a luz Raquel, y hubo trabajo en su parto. Y aconteció, como había trabajo en su parto, que le dijo la partera: No temas, que también tendrás este hijo. Y aconteció que al salírsele el alma (pues murió), llamó su nombre Benoni; mas su padre lo llamó Benjamín."

Génesis 35:16-18

   Cuando Raquel se llevó los ídolos de su padre abrió una puerta para que una maldición operase en su vida, de igual forma cuando Jacob dice que la persona que tuviese los ídolos moriría estaba profiriendo una palabra de muerte, palabra que se llevaría a cabo en la vida de su propia esposa.

   Debemos recordar que la muerte y la vida están en poder de la lengua.

   Algo similar le ocurrió a Rebeca, veamos lo que dice:

"Quizá me palpará mi padre, y me tendrá por burlador, y traeré sobre mí maldición y no bendición. Y su madre respondió: Hijo mío, sea sobre mí tu maldición; solamente obedece a mi voz y ve y tráemelos."

Génesis 27:12-13

   La puerta fue abierta y la maldición vino sobre Rebeca ya que ésta no volvió a ver a su hijo y murió prematuramente.

"Entonces se encendió el furor de David en gran manera contra aquel hombre, y dijo a Natán: Vive Yahveh, que el que tal hizo es digno de muerte. Y debe pagar la cordera con cuatro tantos, porque hizo tal cosa, y no tuvo misericordia. Entonces dijo Natán a David: Tú eres aquel hombre."

II Samuel 5-7a

   Es interesante que David perdió CUATRO hijos:

- el hijo que tuvo con Betsabé (II S. 12:19)

- Amnón (II S. 13:32)

- Absalón (II S. 18:14)

- Adonías (I R. 2:25)

   Yeshua conocía el poder de la lengua, el poder de las palabras.

   En Marcos 11:14 Yeshua dijo algo a la higuera muy significativo:

"Nunca jamás coma nadie fruto de ti."

   A la mañana siguiente Pedro le dijo a Yeshua (v. 21):

"Maestro, mira, la higuera que maldijiste se ha secado."

   Yeshua pronunció una maldición con sus palabras, Yeshua habló muerte a la higuera y la higuera se secó desde las raíces.

Tercera Causa: Posesión de Objetos Prohibidos.

"Las esculturas de sus dioses quemarás en el fuego; no codiciarás plata ni oro de ellas para tomarlo para ti, para que no tropieces en ello, pues es abominación al Señor tu Dios; y no traerás cosa abominable a tu casa, para que no seas anatema; del todo la aborrecerás y la abominarás, porque es anatema."

Deuteronomio 7:25-26

   En I Co. 10:19-20 podemos ver que detrás de todo ídolo hay un demonio.

"Y será la ciudad anatema al Señor, con todas las cosas que están en ella; solamente Rahab la ramera vivirá, con todos los que estén en casa con ella, por cuanto escondió a los mensajeros que enviamos. Pero vosotros guardaos del anatema; ni toquéis, ni toméis alguna cosa del anatema, no sea que hagáis anatema el campamento de Israel, y lo turbéis.

Josué 6:17-18

   El pueblo de Israel no podía tomar nada del anatema, el anatema era todo lo que había sido consagrado a Dios para ser destruido, lamentablemente Acán tomó un manto babilónico, oro y plata, Acán abrió una puerta espiritual y la serpiente pudo entrar y morderle a él y a su familia, pues todos murieron.

   No solamente nos tenemos que deshacer de los ídolos, también debemos deshacernos de todo objeto relacionado con el ocultismo.

"Asimismo muchos de los que habían practicado la magia trajeron los libros y los quemaron delante de todos; y hecha la cuenta de su precio, hallaron que era cincuenta mil piezas de plata."

Hechos 19:19

   Debemos orar para que el Espíritu Santo nos muestre si hay algún objeto o libro del que nos tengamos que deshacer. Seamos sensibles a la voz de Dios.

Cuarta Causa: Maldiciones de Brujos y Satanistas

   Debemos recordar que estamos involucrados en una guerra espiritual.

   Los que practican la brujería y el satanismo tienen un odio especial a los cristianos.

   Hay satanistas que ayunan para que sus maldiciones surtan efecto en contra de los cristianos. Hay un rito denominado el Rito de la destrucción en el cual llevan a cabo un ritual de maldición donde maldicen a una persona para que sea destruida, muchos que se han convertido y que estuvieron involucrados en el satanismo y la brujería han declarado que estas maldiciones funcionan cuando los cristianos no han estado velando ni orando.

   Por todo esto, es muy importante que oremos por protección cada día y que tomemos toda la armadura de Dios.

"Como el gorrión en su vagar, y como la golondrina en su vuelo, Así la maldición nunca vendrá sin causa."

Proverbios 26:2