Abre mis ojos para que pueda oírte

Normalmente se pone mucho énfasis en el sentido del oído espiritual, pero se nos habla muy poco del sentido de la vista espiritual. Muchas veces no escuchamos lo que Dios nos dice porque Dios no nos habla como nosotros esperamos que Él nos hable, en muchas ocasiones, Dios no utiliza palabras para hablarnos, Dios utiliza imágenes. La comunicación no se basa solamente en palabras y cuando nosotros oramos para que Dios nos hable, no solamente tenemos que abrir nuestros oídos, también debemos abrir nuestros ojos. Si en nuestra vida cristiana sólo enfatizamos la importancia del oír nos perderemos las bendiciones del ver, sobre todo cuando entendemos que Dios ha usado, usa y usará imágenes para comunicarse con el hombre.

". . . pero el alimento sólido es para los que han alcanzado madurez, para los que por el uso tienen los sentidos ejercitados en el discernimiento del bien y del mal."
Hebreos 5:14

Fijémonos que este versículo no dice "tienen el sentido ejercitado", dice "tienen los sentidos ejercitados" indicando que no solamente disponemos de un sentido espiritual, de hecho, los hombres tenemos cinco sentidos espirituales que debemos desarrollar y ejercitar. Por eso Pablo, entendiendo la importancia de la vista espiritual, oraba de la siguiente forma:

". . . alumbrando los ojos de vuestro entendimiento, para que sepáis cuál es la esperanza a que él os ha llamado, y cuáles las riquezas de la gloria de su herencia en los santos . . ."
Efesios 1:18

La traducción que aparece en nuestra versión Reina Valera de 1960 no especifica muy bien por lo que realmente estaba orando Pablo, por eso me gustaría poner otras versiones y así poder tener una idea más clara de lo que estamos leyendo.

"Mi oración es que los ojos de vuestro corazón sean iluminados."
La Biblia de las Américas

"Pido también que les sean iluminados los ojos del corazón."
Nueva Versión Internacional

El apóstol Pablo oraba por los ojos del corazón, por los ojos del espíritu, este versículo nos habla de que nuestros ojos deben ser alumbrados o iluminados para que podamos ver.


Los Sueños: Ventanas al Mundo Espiritual

Hay un dato muy curioso y significativo acerca de la palabra hebrea para sueño y la palabra hebrea para ventana, son prácticamente iguales, personalmente pienso que esto es debido a que los sueños son ventanas por las cuales podemos ver el mundo espiritual. La palabra para ventana es Jalon y la palabra para sueño es Jalom. Cuando Dios nos da un Jalom (sueño), Dios nos abre una Jalon (ventana) por la cual podemos ver más allá de lo que podemos percibir y entender cuando estamos despiertos, Dios me ha mostrado el futuro en sueños, Dios me ha mostrado cosas que no podría haber sabido, los sueños son ventanas que se abren para que podamos ver la realidad del mundo espiritual, son ventanas que rompen los límites de las paredes físicas que nos rodean y traspasan las limitaciones del tiempo y del espacio.

"Pero cuando venga el Espíritu de verdad, él os guiará a toda la verdad; porque no hablará por su propia cuenta, sino que hablará todo lo que oyere, y os hará saber las cosas que habrán de venir."
Juan 16:13


Una pregunta legítima

Una de las preguntas que más me suelen hacer las personas que conocen mi gran interés por este tema tan apasionante como es el de los sueños y las visiones es: “¿Por qué Dios nos habla en sueños y en visiones nocturnas?

Después de meditar en esta pregunta, que yo mismo me he hecho tantas veces, he llegado a la conclusión de que Dios habla en sueños principalmente por cinco razones:

  • Porque Dios no cambia. La Biblia afirma que Él es el mismo ayer, hoy y por los siglos (He. 13:8). Si Él se comunicó en el Antiguo Testamento y en el Nuevo Testamento mediante sueños y visiones, podemos afirmar que Él, cuando lo considere oportuno, nos hablará de la misma forma. Dios no ha cambiado, no cambia y no cambiará nunca, Él es inmutable. Si El habló en sueños y en visiones a su pueblo ¿Por qué va a dejar de hacerlo ahora?

 

  • Porque muchas veces estamos tan ocupados y tan metidos en nuestro mundo que no podemos oír lo que Dios nos está tratando de decir cuando estamos despiertos. La voz de Dios es un silbido apacible, es una voz dulce y suave, por eso, muchas veces, con tanto ruido que tenemos a nuestro alrededor, no nos es posible escuchar cuando Él nos habla, pero gracias a Dios por los sueños, gracias a Dios por las visiones nocturnas, gracias a Dios que Él nos visita cuando dormimos y se acerca a nuestro oído y nos susurra sus Palabras.

 

  • Porque lo que Dios nos quiere mostrar va en contra de lo que nosotros pensamos, sentimos o creemos. Esto es lo que sucedió en la vida de Pedro (Hechos 10:9-16) cuando Dios le mostró una visión en la que veía diferentes animales inmundos y le dijo que matase y comiera, con esta visión Dios estaba mostrándole algo que iba en contra de su teología, pero gracias a esta visión, Pedro pudo entender lo que de otra manera no hubiera comprendido ni asimilado, que Dios no hace acepción de personas, que El no solamente ha traído salvación para el pueblo de Israel sino para todo el mundo. Dios le tuvo que mostrar la visión tres veces para indicar a Pedro que se trataba de una visión espiritual con un mensaje concreto y específico.

 

  • Porque Dios quiere que seamos conscientes de una realidad mayor, una realidad superior, una realidad que está por encima de la realidad que perciben nuestros sentidos, me refiero a la realidad espiritual. Cuando experimentamos un sueño o una visión nocturna somos verdaderamente conscientes de la existencia y de la realidad del mundo espiritual. Esta es una de las principales sensaciones que uno tiene después de haber podido contemplar un sueño o una visión.

 

  • Porque se está cumpliendo en nuestros días la profecía de Joel donde Dios declara que en los "postreros días vuestros hijos y vuestras hijas profetizarán; vuestros jóvenes verán visiones, y vuestros ancianos soñarán sueños." (Joel 2:28). Por eso, yo creo con todo mi corazón que en estos días vamos a ver un incremento en la palabra profética, en las visiones y en los sueños. Dios está derramando su Espíritu como nunca antes y su Espíritu nos está capacitando para poder fluir en la dimensión espiritual donde Dios nos quiere llevar y en la cual Dios quiere que nos movamos.

Yo sé que muchas personas pueden argumentar que si Dios nos quiere decir algo importante para nuestras vidas, Él nos lo podría declarar de una forma más clara y precisa sin la necesidad de tener que meditar y orar para entender el mensaje del sueño e incluso, en algunas ocasiones, tener que pedir ayuda para una correcta interpretación, pero si pensamos así, también deberíamos preguntarnos por qué Yeshua usó las parábolas para enseñar cuando muchas de esas personas no podían entender ni asimilar el verdadero significado de esas parábolas, además el profeta Daniel recibió una visión que no pudo entender en su totalidad (Dn. 8:27).

Hace poco tiempo hablaba con un amigo y me decía que cuando Dios habla su mensaje es claro y preciso, esta afirmación aunque parece muy lógica, NO es bíblica ya que en las Escrituras encontramos que Dios hablaba a los hombres y NO entendían lo que Él les estaba diciendo, el copero del faraón, el panadero del faraón, el propio faraón, el rey Nabucodonosor, el rey Belsasar . . . Dios les habló a todos éstos y todos necesitaron la ayuda de una tercera persona para entender lo que les estaba diciendo.

Dios es Dios, Dios habla a quien quiere, cuando quiere, donde quiere y COMO quiere, si Él quiere hablar y enseñar a través de parábolas AMEN y si Él quiere hablarnos a través de sueños y visiones AMEN. Moisés fue el único profeta al que Dios hablaba claramente sin la necesidad de símbolos como podemos ver en el siguiente versículo:

"Y él les dijo: Oíd ahora mis palabras. Cuando haya entre vosotros profeta del Señor, le apareceré en visión, en sueños hablaré con él. No así a mi siervo Moisés, que es fiel en toda mi casa. Cara a cara hablaré con él, y claramente, y no por figuras."
Números 12:6-8a

Dios hablaba a los profetas por medio de figuras, otras versiones traducen esta palabra por "dichos oscuros" o "enigmas". Este versículo nos muestra claramente que Dios hablaba a sus profetas por medio de sueños y visiones que contenían enigmas, dichos oscuros y figuras, esto nos puede resultar un tanto extraño, pero no deja de ser una realidad vigente.


Los Sueños que nos despiertan

Me gustaría citar un pasaje que encontramos en Job:

"Sin embargo, en una o en dos maneras habla Dios; Pero el hombre no entiende. Por sueño, en visión nocturna, cuando el sueño cae sobre los hombres, cuando se adormecen sobre el lecho, entonces revela al oído de los hombres, y les señala su consejo, para quitar al hombre de su obra, y apartar del varón la soberbia. Detendrá su alma del sepulcro, y su vida de que perezca a espada."
Job 33:14-18

Este pasaje nos muestra una de las principales razones por la que Dios se comunica con nosotros por medio de los sueños y visiones nocturnas. La preposición "para" indica propósito y finalidad, según el pasaje que acabo de citar Dios habla a los hombres para "quitar al hombre de su obra y apartar del varón la soberbia.". Por eso la mayoría de los sueños que he tenido han estado relacionados conmigo y el mensaje que Dios me ha mostrado en ellos ha sido un mensaje de corrección.

El corazón del rey Nabucodonosor estaba lleno de orgullo y soberbia, se había acomodado en su reinado y se creía que todo estaba bajo su control ¡Qué equivocado estaba! pero él no se daba cuenta de su triste situación espiritual hasta que un buen día Dios le dio un sueño:

"Yo Nabucodonosor estaba tranquilo en mi casa, y floreciendo en mi palacio. Vi un sueño que me espantó, y tendido en cama, las imaginaciones y visiones de mi cabeza me turbaron . . ."
Daniel 4:4-5

El sueño y la interpretación despertaron a Nabucodonosor del letargo espiritual en el que se encontraba, Nabucodonosor entendió que Dios es el que gobierna todo el universo y que todas las cosas están bajo el control de Dios. Nabucodonosor aprendió la lección y por eso pudo declarar:

"Ahora yo Nabucodonosor alabo, engrandezco y glorifico al Rey del cielo, porque todas sus obras son verdaderas, y sus caminos justos; y él puede humillar a los que andan con soberbia."
Daniel 4:37

El sueño apartó de la soberbia y del orgullo a Nabucodonosor exactamente como una de las razones que hemos visto por la que Dios nos habla:

"Sin embargo, en una o en dos maneras habla Dios . . . Por sueño, en visión nocturna . . . para quitar al hombre de su obra, y apartar del varón la soberbia."
Job 33:14a y 17

¡Dios nos da sueños para despertarnos!  Dios usa los sueños para mostrarnos situaciones que de otra manera no podríamos ver ni aceptar, es interesante el pasaje que encontramos en el libro de Job:

"Cuando digo: Me consolará mi lecho, mi cama atenuará mis quejas; Entonces me asustas con sueños, y me aterras con visiones."
Job 7:13-14

En muchas ocasiones los sueños que Dios nos da nos van a asustar, esto es muy importante porque si éstos no tuvieran un fuerte impacto en nuestras vidas, posiblemente no les haríamos mucho caso, esto fue lo que le sucedió a Jacob:

"Y despertó Jacob de su sueño, y dijo: Ciertamente el Señor está en este lugar, y yo no lo sabía. Y tuvo miedo, y dijo: ¡Cuán terrible es este lugar! No es otra cosa que casa de Dios, y puerta del cielo."
Génesis 28:16-17

¡El rey Nabucodonosor tuvo un sueño que no le dejaba dormir! Nabucodonosor estaba  muy perturbado y preocupado por el gran impacto e impresión que los sueños habían dejado en su espíritu.

"En el segundo año del reinado de Nabucodonosor, tuvo Nabucodonosor sueños, y se perturbó su espíritu, y se le fue el sueño. Hizo llamar el rey a magos, astrólogos, encantadores y caldeos, para que le explicasen sus sueños. Vinieron, pues, y se presentaron delante del rey. Y el rey les dijo: He tenido un sueño, y mi espíritu se ha turbado por saber el sueño."
Daniel 2:1-3

El sueño que tuvo José le dejó impactado y con temor, Nabucodonosor se quedó perplejo ante las numerosas visiones y sueños que tuvo, de igual forma cuando Dios nos habla en sueños vamos a ser impactados, turbados y asombrados.

Dios nos sacude, Dios nos quebranta, Dios nos corrige, Dios rompe nuestras estructuras y tradiciones, Dios cambia formas de pensar, Dios nos transforma, Dios nos restaura, Dios nos avisa de peligros . . . por medio de los sueños y visiones nocturnas.


Sueños carnales y Sueños espirituales

Debemos entender que no todos los sueños que tenemos son de Dios, hay algunos sueños que son meramente el producto de nuestra imaginación y pensamientos junto a una serie de vivencias que hayamos podido experimentar en el pasado.

"Porque de la mucha ocupación viene el sueño, y de la multitud de las palabras la voz del necio."
Eclesiastés 5:3

A estos sueños los denomino "sueños carnales" porque no tienen ningún significado espiritual y son inspirados por nuestros propios temores, deseos, fantasías y ocupaciones, la Biblia los llama "sueños vanos" en Zacarías 10:2.

Los sueños carnales tienen las siguientes características:

  • Carecen de un mensaje. Debemos tener en cuenta que muchos sueños se producen para que no nos despertemos y nuestro cuerpo pueda descansar lo suficiente, por ejemplo, en muchas ocasiones cuando por la mañana suena el despertador en el sueño que estábamos teniendo el teléfono empieza a sonar, esto sucede para que sigamos durmiendo, el sonido del despertador real se convierte en una llamada telefónica dentro del sueño, también puede suceder que estemos durmiendo al lado de una ventana con mucha corriente y por lo tanto, en nuestro sueño empecemos a sentir frío, también puede suceder que nos enredemos con la sábana y tengamos un sueño en el que estamos atados, todos estos factores debemos considerarlos cuando queremos saber si un sueño es carnal o espiritual.

 

  • No contienen un simbolismo bíblico. En la Biblia aparece una serie de símbolos que representan diferentes realidades, cuando un sueño es de Dios encontraremos dentro del sueño símbolos que aparecen en las Escrituras, podríamos decir que existe un lenguaje simbólico que podemos entender si conocemos la Palabra de Dios, esto es una gran ventaja que nosotros los cristianos tenemos a la hora de interpretar un sueño lleno de símbolos. Hablaré de este lenguaje simbólico en el capítulo cinco.

 

  • Se olvidan con gran facilidad. La excepción sería cuando tenemos una pesadilla cuyo recuerdo dura bastante más que cualquier simple sueño carnal.

 

  • Prácticamente no causan ningún tipo de impacto en nuestras vidas.

 

  • Carecen de fruto. Los sueños carnales no afectan para nada nuestras vidas, no producen fruto espiritual.

En Isaías encontramos este tipo de sueños:

"Y les sucederá como el que tiene hambre y sueña, y le parece que come, pero cuando despierta, su estómago está vacío; o como el que tiene sed y sueña, y le parece que bebe, pero cuando despierta, se halla cansado y sediento . . ."
Isaías 29:8

Nuestros sentimientos, emociones, deseos, temores, ocupaciones . . . pueden hacernos soñar, pero estos sueños no son inspirados por Dios ni tienen un significado espiritual, son cien por cien carnales.

Los sueños espirituales tienen las siguientes características:

  • Sabes en tu corazón que hay un mensaje en el sueño. Algunas veces el mensaje será claro, sin embargo, en otras ocasiones será un mensaje escondido que requerirá un tiempo de espera, oración y búsqueda para poder entender el propósito y el mensaje del sueño.

 

  • Pueden contener símbolos bíblicos. No todos los sueños de Dios contienen símbolos, hay veces que al despertarnos lo único que recordamos es una frase que contiene un mensaje claro y específico para nuestras vidas, en este tipo de sueño no suele haber símbolos porque lo importante es ese mensaje que hemos recibido por medio de la frase que podemos recordar cuando nos despertamos.

 

  • No se olvidan con facilidad, su recuerdo perdura durante mucho tiempo.

 

  • Tienen un impacto muy fuerte en nuestras vidas. Cuando soñamos con algo que jamás hubiéramos podido imaginar, causa un gran impacto en nuestras vidas, las sensaciones que produce un sueño espiritual son más intensas.

 

  • Llevan mucho fruto. Estos sueños afectan nuestra vida, nos aportan algo positivo y espiritual.

De igual forma que no todos los sueños son espirituales, no todos los sueños espirituales que tenemos provienen de Dios. Yo creo que hay sueños que provienen del diablo, esto puede sorprender a muchos, pero estoy convencido de que el diablo no duerme cuando dormimos ni descansa cuando descansamos. El diablo va a intentar atacarnos incluso cuando estamos soñando, el diablo quiere asustarnos con pesadillas, quiere atemorizarnos con sueños feos, quiere robarnos la paz y el gozo por medio de espantosas visiones nocturnas, por eso, es muy importante que oremos antes de acostarnos para que Dios nos guarde y proteja mientras dormimos y soñamos. Si nos acostamos con temor en nuestros corazones de que algo malo nos va a suceder, ese temor puede abrir una puerta para que el diablo pueda atacarnos en sueños, es muy importante no dar lugar al diablo en nuestras vidas, el temor es espiritual y el diablo es lo que más usa para paralizarnos y atormentarnos. Si tenemos una buena relación con Dios y entendemos nuestra identidad como creyentes, te puedo garantizar que el diablo no va a poder influenciar tus sueños.

Hay algunos versículos que nos pueden ayudar si tenemos problemas con el temor a la hora de dormir, aprende estos versículos, medita en ellos y deja que penetren en tu corazón y que  formen parte de tu vida:

"Yo me acosté y dormí, Y desperté, porque el Señor me sustentaba."
Salmo 3:5

"En paz me acostaré, y asimismo dormiré; Porque solo tú, Señor, me haces vivir confiado."
Salmo 4:8

"Él te librará del lazo del cazador, De la peste destructora. Con sus plumas te cubrirá, Y debajo de sus alas estarás seguro; Escudo y adarga es su verdad. No temerás el terror nocturno, Ni saeta que vuele de día, Ni pestilencia que ande en oscuridad, Ni mortandad que en medio del día destruya."
Salmo 91:3-6

"Cuando te acuestes, no tendrás temor, Sino que te acostarás, y tu sueño será grato."
Proverbios 3:24

"Porque no nos ha dado Dios espíritu de cobardía, sino de poder, de amor y de dominio propio."
II Timoteo 1:7


7 Consejos Útiles

Estos consejos los he aprendido y asimilado durante todos estos años de búsqueda espiritual en el mundo de los sueños, espero que verdaderamente sean útiles y puedan enriquecer tu vida espiritual.

 

  • No deseches ningún sueño.

Personalmente, me he tenido que arrepentir en más de una ocasión por haber desechado sueños que aparentemente eran un poco tontos, pero que a la larga, he llegado a comprender que tenían un mensaje vital para mi vida. Por eso mi primer consejo sería que no descartases un sueño que en un principio pueda parecer un poco tonto o sin sentido. ¿Qué pasaría si sueñas que una vaca sale de un río y se come a otra vaca? ¿Desecharías este sueño por no tener mucho sentido? Pues como ya sabrás este tipo de sueño es el que Dios le dio a Faraón.

 

  • Apunta o graba los sueños que tengas.

“En el primer año de Belsasar rey de Babilonia tuvo Daniel un sueño, y visiones de su cabeza mientras estaba en su lecho; luego escribió el sueño, y relató lo principal del asunto.”
Daniel 7:1

Muchas veces me he despertado con un sueño en mi mente y por no apuntarlo en ese instante, cuando ha pasado una hora no he podido acordarme ni siquiera de qué iba el sueño. Si apuntamos nuestros sueños nada más levantarnos, vamos a recordar datos que a lo largo del día podríamos olvidar.

Sería bueno tener un cuaderno donde apuntas los sueños que Dios te da, en este cuaderno podríamos apuntar:

-la fecha del sueño

-el contexto del sueño

-los personajes del sueño

-los símbolos del sueño (cantidades, colores, objetos, animales . . .)

-las acciones del sueño

-los lugares del sueño

-lo más significativo del sueño

-la sensación que el sueño te dejó cuando despertaste

También sería bueno anotar cualquier información que consideremos importante y que nos pueda ayudar a la hora de interpretar el sueño.

  • Ora por cada sueño.

Es muy importante que sepamos si un sueño es de Dios, de nuestra carne o es un sueño producido por el diablo. Evidentemente si un sueño contradice lo que dice la Biblia ese sueño NO es de Dios.

En primer lugar, debemos orar para saber si el sueño que hemos tenido es de Dios y en segundo lugar, debemos orar para que entendamos el mensaje que Dios nos ha querido mostrar por medio de ese sueño.

 

  • Pide ayuda

Es bueno pedir ayuda a personas maduras en el Señor y que crean que Dios puede hablarnos en sueños, pero la mejor persona que puede interpretar tu sueño eres tú, por eso he escrito un libro llamado “Los Sueños que nos despiertan” para que el Espíritu Santo nos pueda capacitar y enseñar a entender este fascinante lenguaje que encontramos en los sueños. El problema que he encontrado cuando alguien me ha pedido que le ayude a interpretar un sueño es que yo no conozco el contexto de esa persona y también desconozco lo que algunos símbolos que no aparecen en la Biblia pueden significar para esa persona, algunas veces me han preguntado acerca de algún símbolo que han visto en un sueño, pero al no decirme el sueño completo no he podido darles una respuesta satisfactoria. Por ejemplo, si una persona me dice que ha visto un león en el sueño y me pregunta lo qué significa yo le tendría que dar tres respuestas: puede ser Yeshua, el león de la tribu de Judá (Ap. 5:5), puede ser el diablo que está como león rugiente (I P. 5:8) o podría ser el justo que está confiado como un león (Pr. 28:1). Por eso es muy importante que tengamos en cuenta todo el sueño y el contexto del soñador cuando estamos buscando la interpretación correcta, pero me gustaría enfatizar que la mejor persona para interpretar tu sueño eres tú.

 

  • Lo importante NO son los detalles

Lo que verdaderamente importa en todo sueño que el Señor nos da es el mensaje que Él nos quiere comunicar. No debemos intentar entender todos los detalles y todos los símbolos que aparecen en un sueño, habrá símbolos que no tendrán ningún significado específico y sólo aparecerán para ayudarnos a ver el mensaje que el Señor quiere mostrarnos.

 

  • Haz algo

Una vez que Dios nos ha dado un sueño espiritual y hemos entendido su mensaje es hora de que hagamos algo al respecto, Dios nos da sueños para que nos preparemos y podamos actuar según la interpretación que hayamos recibido.

Por todo lo que hemos visto hasta ahora podemos afirmar que siempre habrá tres etapas en el proceso de una plena comprensión de lo que Dios nos muestra en sueños:

•    La recepción del sueño.

•    La interpretación del sueño.

•    La aplicación del sueño.

El problema está en la segunda etapa y en la tercera, por tanto, en estas etapas tendremos que poner nuestra atención ya que si interpretamos mal el sueño también su aplicación será incorrecta y ese sueño no habrá servido para nada (sólo para aprender de nuestro error) si interpretamos bien el sueño pero nos equivocamos en su aplicación ese sueño tampoco habrá servido ya que no hicimos lo que se suponía que debíamos hacer.

Hace poco tiempo Dios me dio un sueño donde una amiga mía tenía relaciones sexuales con un hombre que no es cristiano, en un principio no le presté mucha atención, pero por ciertas situaciones descubrí que entre mi amiga y este hombre había una unión que no era buena y que debía ser quebrantada en el nombre de Jesús, gracias a Dios que no fue tarde cuando descubrí la interpretación y esa unión ya ha sido rota, ahora mi amiga es libre.

Me gustaría decir algo en este apartado, los sueños no traen condenación sobre nuestras vidas, los sueños no traen destrucción ni muerte, los sueños traen bendición y vida, aunque parezca un poco pesado permíteme citarte el pasaje que encontramos en el libro de Job:

“Sin embargo, en una o en dos maneras habla Dios; Pero el hombre no entiende. Por sueño, en visión nocturna, cuando el sueño cae sobre los hombres, cuando se adormecen sobre el lecho, entonces revela al oído de los hombres, y les señala su consejo, para quitar al hombre de su obra, y apartar del varón la soberbia. Detendrá su alma del sepulcro, y su vida de que perezca a espada.”
Job 33:14-18

Si sueñas que alguien de tu familia tiene un accidente ora para que eso no ocurra, intercede por esa persona, nuestras oraciones pueden traer cambios al destino de las personas por las que oramos, debemos orar hasta que sepamos con plena seguridad que Dios está al control y que lo que hemos visto en el sueño no sucederá.

 

  • Recuerda que todos estamos aprendiendo

Por supuesto que yo no tengo todas las respuestas y por supuesto que han venido personas a mí a la cuales lo único que les he podido decir es: “Orare por ti y por ese sueño.”, pero lo importante es que estamos aprendiendo, si has llegado hasta este capítulo es porque tienes interés y yo sé que Dios nos va a seguir enseñando más y más acerca de los sueños que Él nos da.

 

Un sueño no comprendido
es como una carta que no ha sido abierta.
El Talmud