Él quitó los pecados de . . . ¡TODOS!

¡Cuánto nos cuesta entender el gran amor de Dios para TODOS los hombres! ¡Cuánto nos cuesta entender la maravillosa obra de Dios! ¡Cuánto nos cuesta entender la Grandeza del Nuevo Pacto!

Ayer le hice una pregunta a un hermano: “¿Quitó Jesús los pecados del mundo?” Como no me contestó, me gustaría compartir la respuesta con todos y la respuesta es un rotundo ¡SÍ!

Jesús fue el Cordero de Dios, fue el sacrificio perfecto, final y definitivo.

“He aquí el Cordero de Dios, que quita el pecado del MUNDO.”
Juan 1:29

“pero ahora, en la consumación de los siglos, se presentó una vez para siempre por el sacrificio de sí mismo para QUITAR DE EN MEDIO EL PECADO.”
Hebreos 9:26

La Escritura NO dice que Jesús quitó los pecados de algunos, el Cordero de Dios quitó los pecados del MUNDO.

“Todos nosotros nos descarriamos como ovejas, cada cual se apartó por su camino; mas el Señor cargó en él el pecado de TODOS NOSOTROS.”
Isaías 53:6

Cuando Jesús ofreció su vida como sacrificio por el pecado, se sentó a la diestra de Dios porque su obra había sido consumada.

“pero Cristo, habiendo ofrecido una vez para siempre un solo sacrificio por los pecados, se ha sentado a la diestra de Dios”
Hebreos 10:12

En la Cruz, Cristo se hizo pecado para salvar a TODOS los pecadores, se hizo maldición para liberar a TODOS los que estábamos bajo maldición, murió en una Cruz para que nosotros ser perdonados, y resucitó para que pudiésemos tener una vida nueva y una vida en abundancia.

Jesús quitó el pecado del MUNDO, por tanto, el mundo NO va ser condenado por los pecados que comete, ¡Sorpresa! El mundo solamente va a ser condenado por un pecado: NO ACEPTAR A JESUCRISTO.

“el que NO cree, ya ha sido condenado, porque NO ha creído en el nombre del unigénito Hijo de Dios.”
Juan 3:18

El Espíritu Santo convencerá al mundo de pecado, pero ¿de qué pecado está hablando Jesús? ¿De la mentira? ¿De la envidia? ¿Del orgullo? ¡NOOO! Veamos:

“Y cuando El venga, convencerá / redargüirá al mundo de pecado, de justicia y de juicio; de pecado porque NO CREEN EN MÍ”
Juan 16:8 y 9

Recordemos que Jesús murió por los pecadores, es decir, POR TODOS NOSOTROS (porque no hay ni un justo):

“Porque mientras aún éramos débiles, a su tiempo Cristo murió por los impíos . . . Dios demuestra su amor para con nosotros, en que siendo aún pecadores, Cristo murió por nosotros.”
Romanos 5:6 y 8

Jesús llevó el pecado y nuestro castigo, por eso, Dios NO castiga a los hombres cuando pecan porque nuestro castigó cayó sobre su Hijo, sin embargo, todavía hay muchos creyentes que piensan que Dios sigue reteniendo los pecados de los hombres y sigue castigándolos por ellos, esto es una barbaridad.

“El mismo es la propiciación por nuestros pecados, y no sólo por los nuestros, sino también por los del MUNDO ENTERO.”
I Juan 2:2

¿Cómo el hombre se pierde? Rechazando a Jesucristo.

¿Cómo el hombre se salva? Creyendo en Jesucristo.

“para que TODO AQUEL QUE EN ÉL CREE, no se pierda, mas tenga vida eterna.”
Juan 3:16

“no me avergüenzo del evangelio, porque es poder de Dios para salvación a TODO AQUEL QUE CREE”
Romanos 1:16

“en él es justificado TODO AQUEL QUE CREE.”
Hechos 13:39

El Evangelio NO es para todo aquel que obra, ES PARA TODO AQUEL QUE CREE.

“mas al que NO obra, sino CREE en aquel que justifica al impío, su FE le es contada por justicia.”
Romanos 4:5

“porque el fin de la ley es Cristo, para justicia A TODO AQUEL QUE CREE.”
Romanos 10:4

¿Por qué un grupo de judíos fueron desgajados del Olivo? ¡Porque NO creyeron en Jesucristo! De esta forma lo expresa Pablo:

“por su incredulidad fueron desgajadas, pero tú por la fe estás en pie.”
Romanos 11:20

La Salvación no depende de lo que yo haga, depende de lo que Cristo hizo por nosotros. Él es el Salvador, lo único que hacemos nosotros es recibir el regalo que Dios nos ha hecho: su Hijo Jesucristo. Para recibir un regalo NO tienes que trabajar porque si tienes que hacer algo para recibir un regalo, entonces NO es un regalo, nuestra fe es la mano que recibe de Dios, la fe recibe lo que Él nos ha dado y Él nos ha dado a su Hijo y con Él nos ha dado la vida y nos ha dado todo.

“la paga del pecado es muerte, pero la DÁDIVA (REGALO) de Dios es vida eterna en Cristo Jesús Señor nuestro.”
Romanos 6:23

Muchos añaden al mensaje del Evangelio las obras de la Ley y lo pervierten diciendo esto o algo parecido:

Arrepentíos, Oh pecadores, abandonad el pecado, haced obras dignas de arrepentimiento, caminad en santidad y ENTONCES seréis salvos

Esto NO es el Evangelio, esto es lo que la Religión lleva metiendo en nuestras cabezas desde que nacemos y quiero recordarte que el diablo está detrás de TODAS LAS RELIGIONES.

Pablo nos dice muy claramente que somos salvos por la gracia y que la salvación es un regalo que recibimos por medio de la fe, no solamente eso, mediante la fe somos hijos de Dios y por la fe tenemos paz para con Dios, es triste ver como creyentes están siendo atados por su propia teología y el mensaje que predican NO son las Buenas Noticias, es el mensaje que el diablo susurró a Adán y Eva y cuyo eco lo venimos oyendo en todos los “Templos” hechos con las manos de los hombres.

Conoce el Bien y conoce el Mal, haz el bien y evita el mal y entonces serás como Dios, serás santo, justo, bueno y perfecto como Él.

¿Cómo una persona conoce el bien y el mal? A través de la Ley y muchos están viviendo una vida de: “Haz esto y no hagas aquello, toca esto y no toques aquello, mira esto y no mires aquello, etc” ¿Cómo puedes vivir este tipo de vida y afirmar al mismo tiempo que Cristo NO ha venido a traer una Religión? Pablo llama a esta vida “ESCLAVITUD”, ¿Por qué? Porque todas estas demandas NO se pueden cumplir, por eso, encontramos a muchos cristianos viviendo en depresión, desilusionados y frustrados, tienen unas expectativas que NO se pueden alcanzar, debemos entender que nunca podremos cumplir la Ley como Dios demanda y exige (perfectamente y totalmente), nunca podremos agradarle a través de nuestras obras (siempre nos equivocaremos y pecaremos), PERO hay una cosa que sí le agrada: LA FE . . . creyendo en Él, creyendo en Su Hijo, creyendo que por medio de Él hemos sido aceptados, amados, lavados, perdonados, justificados, santificados, bendecidos . . . esta es la obra de Dios:

“¿Qué debemos hacer para poner en práctica las obras de Dios? Respondió Jesús y les dijo: Esta es la obra de Dios: que creáis en el que Él ha enviado.”
Juan 6:28 y 29

Un grupo de judíos le dicen a Jesús: “¿Qué debemos hacer . . .?”, la respuesta de Jesús fue contundente: “CREED EN MI.” ¡AleluYah!

“Esta es la obra de Dios: que creáis en el que Él ha enviado.”

La vida de un creyentes no está basada en la Ley, ni en la obras, ni en las buenas acciones, ni en los sacrificios, pero las Religiones sí están basadas en todo lo que acabo de mencionar, nuestra vida está basada en Cristo y en la fe, vivimos por fe en el Hijo y por le fe del Hijo de Dios.

Entonces hermano Juan ¿qué quiere decir que debemos andar como él anduvo.

“El que dice que permanece en él, debe andar como él anduvo.”
I Juan 2:6

¿Jesús huía de los pecadores o comía con ellos? Cuándo veía a una prostituta ¿se escondía de ella? ¿Permitía que le tocasen los leprosos? ¿Jesús amaba a los niños? ¿Jesús dio de comer al hambriento? ¿Condenó a los adúlteros? Pues hermanos, ANDEMOS COMO ÉL . . . Levantemos a los caídos, fortalezcamos a los débiles, demos reposo a los cansados, ayudemos a los pobres y necesitados, proclamemos el amor de Dios a los perdidos, andemos en confianza, andemos en humildad, andemos en paz, andemos en el Espíritu, andemos en fe y hagamos todo lo que nuestro Padre Celestial nos diga que hagamos . . . esto es andar como Él anduvo . . . resumiendo: ANDEMOS EN AMOR.

“porque en Cristo Jesús ni la circuncisión vale algo, ni la incircuncisión, sino la fe que obra por el amor.”
Gálatas 5:6

PERO lo que hacemos surge de nuestra relación con Dios, de la obra maravillosa que ÉL está llevando a cabo en nuestros corazones y en nuestras vidas . . . los árboles NO se esfuerzan para dar fruto, lo único que necesitan es agua y luz, Cristo es nuestra luz y nuestra agua, estando con Él, nuestras vidas darán fruto a su tiempo, un fruto de justicia, un fruto para su gloria.

Si tú quieres agradar a Dios con tus obras, es decir, en la carne, ¡adelante! Ora más, ayuna más, lee más, predica más y después me cuentas, PERO hay una vida de reposo para los que hemos creído (Heb. 4:3), hay una vida de paz donde podemos disfrutar de la presencia de nuestro Dios y de lo que Él nos ha dado gratuitamente. “Entonces Juan, ¿Debemos esforzarnos?” CLARO QUE SÍ, PERO EN LA GRACIA.

“Tú, pues, hijo mío, esfuérzate en la gracia que es en Cristo Jesús.”
II Timoteo 2:1