Mis Comentarios de la Ley y de la Gracia - Segunda Parte

Durante muchos años yo estuve predicando un mensaje de Fe y de Obras, de Ley y de Gracia, de Antiguo Pacto y de Nuevo Pacto . . . yo he vivido entre dos Pactos durante muchos años, cuando hablo, sé de lo que hablo, ya que es lo que estuve enseñando durante más de 20 años . . .

Dios hizo posible que yo entendiera el Nuevo Pacto, la vida de la fe y de la gracia de una forma maravillosa, de la forma que Dios trata con sus hijos, tuve que desaprender muchas cosas y aprender muchas nuevas. En la mayoría de las Iglesias se predica una mezcla de Ley y de Gracia, de Antiguo Pacto y de Nuevo Pacto . . . por una parte se nos dice que somos hijos amados de Dios por la sangre de Cristo y por otra parte, se nos dice que estamos robando a Dios cuando no damos el diezmo, podría poner más ejemplos, pero creo que el punto está establecido.

Conozco a muchos que afirman que guardan la Ley, pero no se dan cuenta que la Ley ya no se aplica en nuestras vidas y que la Ley que creen que les ayuda a no pecar, es precisamente lo que les está llevando al pecado.

Yo no robo porque tengo un mandamiento, yo no robo porque el amor de Dios está en mi corazón, yo no tengo ídolos porque amo a Dios, yo no engaño a mi prójimo porque el Espíritu Santo me ayuda a ver a los demás con ojos de amor y misericordia, supongo que esto es difícil de entender si la vida de una persona gira en torno al conocimiento del Bien y del Mal: “Conoce el Bien para hacerlo y conoce el Mal para evitarlo”. Todas las religiones funcionan sobre la base del Árbol del Conocimiento del Bien y del Mal, pero nosotros los creyentes vivimos sobre la base del Árbol de la Vida, Jesucristo. Él viviendo en nosotros, transformando nuestros corazones y enseñándonos su perfecta voluntad y sus propósitos.

La Ley de Dios o la Ley de Moisés nunca fue un maestro, fue un esclavo, fue un ayo que nos llevó a Cristo, Cristo es nuestro Maestro y una vez en Él, ya no estamos bajo ayo.

“De manera que la ley ha venido a ser nuestro ayo para conducirnos a Cristo, a fin de que seamos justificados por la fe. Pero ahora que ha venido la fe, ya no estamos bajo ayo, pues todos sois hijos de Dios mediante la fe en Cristo Jesús.”
Gálatas 3:24-26

Lo que Pablo enseñó de la Ley iba en contra de lo que él mismo había aprendido y enseñado en el Judaísmo, en el Judaísmo se enseña que la vida está en la Ley, pero Pablo nos dice que la vida está en Jesucristo, sólo en Él.

“Pero Dios, que es rico en misericordia, por su gran amor con que nos amó, aun estando nosotros muertos en pecados, nos dio vida juntamente con Cristo (por gracia sois salvos), y juntamente con él nos resucitó”
Efesios 2:4-6

Juan dijo que si no tenemos al Hijo, no tenemos la Vida:

“Y este es el testimonio: que Dios nos ha dado vida eterna; y esta vida está en su Hijo. El que tiene al Hijo, tiene la vida; el que no tiene al Hijo de Dios no tiene la vida.”
I Juan 5:11 y 12

El Antiguo Pacto produce hijos para esclavitud porque está basado en la Ley que es un yugo de esclavitud:

“Decidme, los que queréis estar bajo la ley: ¿no habéis oído la ley? Porque está escrito que Abraham tuvo dos hijos; uno de la esclava, el otro de la libre. Pero el de la esclava nació según la carne; mas el de la libre, por la promesa. Lo cual es una alegoría, pues estas mujeres son LOS DOS PACTOS; el uno proviene del monte Sinaí, el cual da hijos para esclavitud; éste es Agar.”
Gálatas 4:21-24

Pablo lo dice muy claramente: el Pacto que proviene de Sinaí, da hijos para esclavitud y Pablo dice que echemos fuera a la esclava (Agar), el Antiguo Pacto:

“Mas ¿qué dice la Escritura? Echa fuera a la esclava y a su hijo, porque no heredará el hijo de la esclava con el hijo de la libre.”
Gálatas 4:30

Yo solía hacer una distinción entre las leyes ceremoniales, morales, civiles, dietéticas, etc etc etc pero dentro de los 10 mandamientos aparece guardar el Shabat ¿qué pasa con este mandamiento? Si lo cumplimos, entonces, no saldremos de nuestra casa en Shabat, ni trabajaremos, etc y si no lo cumplimos, estamos quebrantando uno de los 10 mandamientos, un mandamiento cuyo castigo al quebrantarlo era la MUERTE . . . ¿quién es el hombre para decir este mandamiento SÍ y este mandamiento NO, este es ceremonial y este es moral? ¿quién es el hombre para quitar cientos de mandamientos y para establecer unos pocos? Yo no veo en ninguna parte dicha distinción, lo que veo es que la Ley es una UNIDAD como ya mostré en la primera parte de mis comentarios.

¿Jesús guardó la ley? ¡Por supuesto que SÍ! De hecho, fue el único que la guardó de una forma perfecta delante del Padre, Jesús fue circuncidado, nunca comió cerdo, ni mariscos, celebró las Fiestas Bíblicas, guardó el Shabat . . . Pablo nos dice que Jesús nació bajo la Ley, es decir, él tenía que guardarla, pero cuando derrama su sangre, comienza un Nuevo Pacto y esto que parece sencillo todavía hay muchos que no lo entienden. Jesús NO vino a abolir la Ley, ¡por supuesto que NO! Él vino a guardarla porque vivió bajo el Antiguo Pacto donde la Ley era lo que estaba vigente. Sin embargo, ahora para los que hemos entrado en el Nuevo Pacto, la Ley y la vida bajo el Antiguo Pacto SE ACABÓ. Si la Ley de Moisés sigue vigente en el Nuevo Pacto, entonces Jesús NO puede ser nuestro Sacerdote delante del Padre porque NO es levita, por eso, la carta a los Hebreos nos dice:

“Porque cambiado el sacerdocio, necesario es que haya también cambio de ley”
Hebreos 7:12

El Nuevo Pacto es mejor, está basado sobre mejores promesas, en el Antiguo Pacto nadie podía conocer a Dios por medio de la Ley y si esto que digo NO es verdad, entonces los judíos son los que mejor conocen a Dios porque son los que mejor conocen la Ley de Moisés, pero lo que yo veo en la Escritura y en la vida real es que una persona puede conocer muy bien la Ley y NO conocer a su Dios cuando lo tiene caminando a su lado y esto es lo que sucedió y lo que tristemente sucede hoy en día. La Ley no se dio para conocer a Dios, se dio para conocer nuestra pecaminosidad.

Muchos que dicen que aman la Ley, tristemente no saben ni lo que dicen porque al preguntarles acerca de los mandamientos aplicables a nuestras vidas, no saben qué contestar y esto se debe a que, en muchas ocasiones, hemos aceptado algunas afirmaciones como verdades bíblicas cuando realmente NO lo son y si no conocemos la verdad, viviremos en esclavitud.

La Ley NO puede justificar, NI santificar, NI limpiar, NI vivificar . . . la Ley es un espejo que nos muestra nuestra suciedad, pero NO nos puede ayudar, no nos puede limpiar, la Ley nos muestra que necesitamos a Cristo y que necesitamos la misericordia de Dios.

A Dios no le sorprende la gente que dice que guarda la Ley porque la Ley NADIE la guarda, para aprobar la Ley hay que sacar un 10 de nota, pero el hombre saca un 3 y se alegra, saca un 6 y se alegra, pero para Dios ni el 3, ni el 6 es válido, porque Dios exige y demanda la PERFECCIÓN, exige un 10 . . . ¡Gracias a Dios, Jesús sacó un 10! Los que piensan que agradan a Dios porque guardan unos pocos mandamientos de la Ley, no han entendido la ley, ni saben lo que es, ni saben para qué fue dada la Ley.

¡Oh la nueva vida en Cristo!, una vida bajo la gracia, una vida de fe, de confianza, de paz, el poder tener comunión con Dios y conocerle de una forma personal, el poder recibir su amor, su gracia y su misericordia, el poder llamar a Dios “ABBA” y saber que hemos sido aceptados en el Amado y que él no se avergüenza de nosotros, sus hijos, esta vida no la cambió por nada en el mundo.

“Pero cuantas cosas eran para mí ganancia, las he estimado como pérdida por amor de Cristo. Y ciertamente, aun estimo todas las cosas como pérdida por la excelencia del conocimiento de Cristo Jesús, mi Señor, por amor del cual lo he perdido todo, y lo tengo por basura, para ganar a Cristo, y ser hallado en él, no teniendo mi propia justicia, QUE ES POR LA LEY, sino la que es por la fe de Cristo, la justicia que es de Dios por la fe”
Filipenses 3:7-9