Hablando con Pablo II

PASARON UNOS DÍAS Y VOLVÍ A SENTARME CON NUESTRO HERMANO PABLO . . . ESTO FUE LO QUE ME ENSEÑÓ:

Shalom querido Pablo, ¡qué bendición poder hablar contigo de nuevo! La última vez me estuviste hablando de la Ley y de la Gracia y fue tremendo todo lo que me enseñaste, la verdad es que todavía estoy entendiendo lo que me dijiste. Ahora comprendo lo que nuestro hermano Pedro dijo de ti:

“como también nuestro amado hermano Pablo, según la sabiduría que le ha sido dada, os ha escrito, casi en todas sus epístolas, hablando en ellas de estas cosas; entre las cuales hay algunas difíciles de entender”
II Pedro 3:15 y 16

Es cierto Pablo, hay cosas difíciles de entender, volviendo un poco al tema de la Ley de Moisés, si la Ley no puede salvarnos, ni puede justificarnos, ni puede santificarnos, ni puede perfeccionarnos, ni puede darnos vida, entonces ¿Cómo podemos ser salvos, ser justificados, ser santificados, ser perfeccionados?

“. . . lo que la ley no pudo hacer, ya que era débil por causa de la carne, Dios lo hizo . . .”
Romanos 8:3

Entonces todo lo que la Ley no pudo hacer, Dios mismo lo hizo, ¡gloria a Dios!, la Ley no puede hacer nada porque nosotros no podemos guardarla, pero esto es algo que me cuesta entender porque, muchas veces, se enseña que la Ley puede vivificarnos.

“Porque si se hubiera dado una ley capaz de impartir vida, entonces la justicia ciertamente hubiera dependido de la ley.”
Gálatas 3:21

Entonces la Ley no fue capaz de dar vida y entonces ¿qué trajo?

“y este mandamiento, que era para vida, a mí me resultó para muerte . . .”
Romanos 7:10

Claro, por eso, Jesús hablando con los religiosos que pensaban que guardaban la Ley les dijo:

“Examináis las Escrituras porque vosotros pensáis que en ellas tenéis vida eterna”
Juan 5:39

Seguramente, tu apreciado Rabino Gamaliel te había enseñado que estudiando y escudriñando las Escrituras podías obtener la vida, pero, según lo que me acabas de decir, lo que se suponía que tenía que darte vida, te mató. Entonces, ¿qué o quién puede darnos vida?

“la letra mata, mas el espíritu vivifica.”
II Corintios 3:6

Claro la Letra mata, mas es el Espíritu el que nos da vida, ahora acabo de recordar lo que dijo Jesús:

“El espíritu es el que da vida”
Juan 6:63

Además Jesús nos dijo algo maravilloso:

“. . . yo he venido para que tengan vida, y para que la tengan en abundancia.”
Juan 10:10b

Qué bueno, Jesús no vino para que tengamos una nueva religión basada en los mandamientos de la Ley, Él vino para darnos una nueva vida, ¿qué me puedes decir de todo esto Pablo?

“Y él os dio vida a vosotros, cuando estabais muertos en vuestros delitos y pecados”
Efesios 2:1

¡Él nos ha dado VIDA! Una vida en abundancia, una vida espiritual y eterna, esto es algo maravilloso, lo que Adán y Eva perdieron, ahora en Jesucristo lo hemos recuperado, pero Pablo, algunos dicen que no debemos tocar ciertas cosas, ni comer ciertas cosas, ni decir ciertas cosas, ¿esto tiene algún valor espiritual?

“si habéis muerto con Cristo en cuanto a los rudimentos del mundo, ¿por qué, como si vivieseis en el mundo, os sometéis a preceptos tales como: No manejes, ni gustes, ni aun toques (en conformidad a mandamientos y doctrinas de hombres), cosas que todas se destruyen con el uso? Tales cosas tienen a la verdad cierta reputación de sabiduría en culto voluntario, en humildad y en duro trato del cuerpo; pero no tienen valor alguno contra los apetitos de la carne.”
Colosenses 2:20-23

¡Interesante! Cuando los hombres se abstienen de comer ciertas cosas, de hacer ciertas cosas y se auto imponen ciertas normas, los hombres pueden considerar a esas persona como espirituales, pero tú afirmas que todo eso NO tiene valor alguno contra los apetitos de la carne, por tanto, no importa lo que se propongan y lo que hagan, siempre serán derrotados por sus deseos carnales. ¡Muy interesante!

Entonces Pablo, Jesús nos vino a traer vida, pero aparte de esta vida abundante, ¿qué más nos ha dado?

“os dio vida juntamente con él, perdonándoos todos los pecados, anulando el acta de los decretos que había contra nosotros, que nos era contraria, quitándola de en medio y clavándola en la cruz”
Colosenses 2:13-14

Espera un momento Pablo porque ahora mismo me gustaría saltar de alegría . . . ¿me dices que Jesús perdonó TODOS mis pecados en la Cruz? ¿Pasados, presentes y futuros? ¿De verdad que he sido perdonado de todos mis pecados? ¡Gloria a Dios! Pero, ¿quién te enseñó a ti este mensaje que predicas? Es que, hermano, parece demasiado bueno para ser verdad . . .

“. . . a mediodía, yendo por el camino, vi una luz del cielo que sobrepasaba el resplandor del sol, la cual me rodeó a mí y a los que iban conmigo. Y habiendo caído todos nosotros en tierra, oí una voz que me hablaba, y decía en lengua hebrea: Saulo, Saulo, ¿por qué me persigues? Dura cosa te es dar coces contra el aguijón. Yo entonces dije: ¿Quién eres, Señor? Y el Señor dijo: Yo soy Jesús, a quien tú persigues. Pero levántate, y ponte sobre tus pies; porque para esto he aparecido a ti, para ponerte por ministro y testigo de las cosas que has visto, y de aquellas en que me apareceré a ti, librándote de tu pueblo, y de los gentiles, a quienes ahora te envío, para que abras sus ojos, para que se conviertan de las tinieblas a la luz, y de la potestad de Satanás a Dios; para que reciban, por la fe que es en mí, perdón de pecados y herencia entre los santificados.”
Hechos 26:13-18

Ya veo, Jesús mismo te dijo que por medio de la fe en Él, recibiremos perdón de pecados, no por medio de la Ley, no por medio de las obras, por medio de la fe en Jesús, recibimos el perdón, ahora acabo de recordar que este mensaje es el que predicó Pedro en casa de Cornelio:

“todos los que en él creyeren, recibirán perdón de pecados por su nombre.”
Hechos 10:43

¡Ah! se me había olvidado que el mismo Señor Jesús dijo que todos nuestros pecados serían perdonados en la Cruz:

“todo pecado y blasfemia será perdonado a los hombres”
Mateo 12:31

No me di cuenta de lo que Jesús estaba diciéndonos aquí porque yo ponía mi atención en lo que Jesús NO perdonaría: la blasfemia contra el Espíritu. Sin embargo, Jesús mismo afirma que todo pecado sería perdonado a los hombres, ahora entiendo que todos mis pecados fueron perdonados en la Cruz, cuando Jesús habló, la Cruz estaba en el futuro, por eso, él dijo: “todo pecado SERÁ perdonado”.

Entonces, Pablo, todos los que estamos en Cristo, tenemos el perdón de pecados ¿verdad?

“en quien tenemos redención por su sangre, el perdón de pecados según las riquezas de su gracia”
Efesios 1:7

“en quien tenemos redención por su sangre, el perdón de pecados.”
Colosenses 1:14

Supongo que cuando repites las cosas es porque es muy importante lo que nos estás diciendo. Sin embargo, algunos dicen que Dios nos perdonará nuestros pecados, pero según lo que tú afirmas, ya tenemos el perdón de todos nuestros pecados, Dios ya nos perdonó, ¿es esto cierto?

“Dios también os perdonó a vosotros en Cristo”
Efesios 4:32

“De la manera que Cristo os perdonó, así también hacedlo vosotros.”
Colosenses 3:13

Entonces, Dios nos perdonó todos nuestros pecados, en Cristo tenemos el perdón de pecados, ahora NO hay pecado que nos pueda condenar porque TODOS han sido perdonados, ya no hay castigo para nuestros pecados porque el castigo de mi paz fue sobre Él en la cruz, ¿te he entendido bien Pablo?

“Cristo nos redimió de la maldición de la ley”
Gálatas 3:13

“Por consiguiente, no hay ahora condenación para los que están en Cristo Jesús.”
Romanos 8:1

Creía que te había entendido mal, pero me alegro que ahora pueda entender mejor el perdón que es, precisamente, una de las muchas bendiciones que encontramos en el Nuevo Pacto en la sangre de Cristo, como leemos en Jeremías:

“todos me conocerán, desde el más pequeño de ellos hasta el más grande, dice el Señor; porque perdonaré la maldad de ellos, y no me acordaré más de su pecado.”
Jeremías 31:34

¿Dios ahora no recuerda nuestro pecado? ¿Dios no toma en cuenta nuestro pecado en el Nuevo Pacto? Ya no hay maldición, ya no hay castigo . . . por favor, Pablo, aclárame un poco más todo esto porque me parece que esto sí que son MUY buenas noticias.

“ya habéis sido lavados, ya habéis sido santificados, ya habéis sido justificados en el nombre del Señor Jesús, y por el Espíritu de nuestro Dios.”
I Corintios 6:11

Amén, Pablo, hemos sido perdonados, hemos sido lavados por la preciosa sangre del Cordero, hemos sido justificados poniendo nuestra fe en Él, hemos sido santificados en Su Nombre y por el Espíritu Santo, déjame Pablo que salte de alegría un poco más. ¡Esto es tremendo!

Entonces, ¿no somos justificados por la Ley? ¿la justicia no viene por la Ley? ¿no viene por las obras de la Ley?

“por las obras de la ley ningún ser humano será justificado delante de Él”
Romanos 3:20

“si por la ley fuese la justicia, entonces por demás murió Cristo.”
Gálatas 2:21

“Por tanto, habiendo sido justificados por la fe, tenemos paz para con Dios por medio de nuestro Señor Jesucristo, por medio de quien también hemos obtenido entrada por la fe a esta gracia en la cual estamos firmes, y nos gloriamos en la esperanza de la gloria de Dios.”
Romanos 5:1 y 2

Me encanta cuando afirmas que ahora tenemos paz para con Dios, ya no hay miedo, ni temor, ni castigo, ni incertidumbre, ahora tenemos paz y tenemos entrada a la gracia de Dios por medio de la fe, también ahora he podido entender que si alguien hubiese podido guardar la Ley y hubiese sido justo, la muerte de Cristo no habría sido necesaria porque repitiendo lo que me acabas de decir: “si por la ley fuese la justicia, entonces por demás murió Cristo.

Entonces querido Pablo ¿Dios nos ve justos? ¿Dios nos ve santos? ¿Dios nos ve como sus hijos amados?

“no habéis recibido el espíritu de esclavitud para estar otra vez en temor, sino que habéis recibido el espíritu de adopción, por el cual clamamos: ¡Abba, Padre!”
Romanos 8:15

“Al que no conoció pecado, por nosotros lo hizo pecado, para que nosotros fuésemos hechos justicia de Dios en él.”
II Corintios 5:21

“Vestíos, pues, como escogidos de Dios, SANTOS y AMADOS, de entrañable misericordia, de benignidad, de humildad, de mansedumbre, de paciencia . . .”
Colosenses 3:12

Verdaderamente, ahora he comprendido que el Evangelio es realmente BUENAS NOTICIAS, ahora he entendido que la vida nueva que tenemos en Cristo en el Nuevo Pacto, NO tiene absolutamente nada que ver con la Ley, ni con las obras, ahora entiendo que hemos sido llamados a libertad, a vivir una vida compartida con nuestro Dios, una vida de fe, una vida de amor, una vida de perdón, una vida de paz, una vida de reposo . . . ¿Algo que añadir Pablo?

“por la ley ninguno se justifica para con Dios, es evidente, porque: El justo por la fe vivirá”
Gálatas 3:11

“en el evangelio la justicia de Dios se revela por fe y para fe, como está escrito: Mas el justo por la fe vivirá.”
Romanos 1:17

Amén Pablo, el justo vive por fe, vive creyendo y confiando en Dios y en todo lo que Él ha hecho por medio de su Hijo Jesucristo. Por eso, el mismo Jesús dijo que la obra de Dios es:

“que creáis en el que Él ha enviado.”
Juan 6:29

Entonces todo esto que me has comentado ¿quién lo puede experimentar?

“el evangelio es poder de Dios para salvación a todo aquel que cree; al judío primeramente, y también al griego.”
Romanos 1:16

Tanto judíos como gentiles, todo aquel que cree en Jesucristo, puede experimentar el poder de Dios trayendo salvación a su vida, fíjate que yo pensaba que los judíos se iban a salvar de otra forma:

“¿Es Dios solamente Dios de los judíos? ¿No es también Dios de los gentiles?”
Romanos 3:29

Claro Pablo, ¡qué tonterías digo!, tanto los judíos, como los gentiles seremos justificados por la fe en Jesucristo. ¿Verdad?

“Dios es uno, y él justificará por la fe a los de la circuncisión, y por medio de la fe a los de la incircuncisión.”
Romanos 3:30

Por eso, Jesús también dijo que:

“de tal manera amó Dios al mundo, que dio a su Hijo unigénito, para que todo aquel que cree en Él, no se pierda, mas tenga vida eterna.”
Juan 3:16

Bueno Pablo, esto ha sido una pasada, no sé si quieres decir algo más . . .

“por cuanto sois hijos, Dios envió a vuestros corazones el Espíritu de su Hijo, el cual clama: ¡Abba, Padre! Así que ya no eres esclavo, sino hijo; y si hijo, también heredero de Dios por medio de Cristo.”
Gálatas 4:6 y 7

Muchas gracias, querido hermano Pablo, por estas enseñanzas que traen tanta libertad a nuestras vidas.

“a libertad fuisteis llamados; solamente que no uséis la libertad como ocasión para la carne, sino servíos por amor los unos a los otros.”
Gálatas 5:13

¡¡¡Un Gran Amén!!!