La Torá en las Escrituras

“La Torá que el hombre aprende en
este mundo sólo es vanidad comparada
con la Torá del Mesías.”
Midrash Kohelet Rabbah 11

LA TORÁ EN EL TANAJ (A.T.)

La base para interpretar correctamente el Brit Jadashá (N.T.), está en todas las enseñanzas del Tanaj (A.T.). Las Escrituras nos hacen sabios para poder alcanzar la salvación en Yeshua (II Ti. 3:15), de hecho, el propósito principal de la Torá del Antiguo Pacto (Torat Moshé – La Ley de Moisés) es llevarnos a Yeshua (Gl. 3:24 / Ro. 10:4) y nos lleva a Yeshua mostrándonos que somos pecadores al NO poder guardar la Ley.

El propio Yeshua afirmó que las Escrituras daban testimonio de él:

“Examináis las Escrituras porque vosotros pensáis que en ellas tenéis vida eterna; y ellas son las que dan testimonio de mí . . .”
Juan 5:39

Aunque nuestra relación con la Torá de Moisés ha cambiado, como veremos en este estudio, debemos leerla, estudiarla y aprender todo lo que nos quiere enseñar en estos tiempos, debemos recordar que toda Escritura (el Tanaj / A.T.) es inspirada por Dios:

“Toda Escritura es inspirada por Dios y útil para enseñar, para reprender, para corregir, para instruir en justicia . . .”
II Timoteo 3:16


LA TORÁ EN EL BRIT JADASHÁ (N.T.)

“Así que la ley (gr. NOMOS) es santa, y el mandamiento es santo, justo y bueno.”
Romanos 7:12

“Porque sabemos que la ley (gr. NOMOS) es espiritual, pero yo soy carnal, vendido a la esclavitud del pecado.”
Romanos 7:14

“Toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia, a fin de que el hombre de Dios sea perfecto, enteramente preparado para toda buena obra.”
II Timoteo 3:16 y 17


YESHUA Y LA TORÁ

Yeshua amaba la Torá, él nunca quebrantó el espíritu de la Torá¹ porque él NO pecó, Yeshua tuvo que guardar todos los mandamientos de Dios para poder ser el cordero sin mancha y sin contaminación que quitaría el pecado del mundo.

“No penséis que he venido para abolir la TORÁ o los profetas; no he venido para abolir, sino para cumplir. Porque en verdad os digo que hasta que pasen el cielo y la tierra, no se perderá ni la letra más pequeña ni una tilde de la TORÁ hasta que toda se cumpla. Cualquiera, pues, que anule uno solo de estos mandamientos, aun de los más pequeños, y así lo enseñe a otros, será llamado muy pequeño en el reino de los cielos; pero cualquiera que los guarde y los enseñe, éste será llamado grande en el reino de los cielos.”
Mateo 5:17-19

La expresión “cumplir la Torá” en la época de Yeshua significaba (entre otras cosas) interpretar la Torá de una forma correcta, por eso cuando alguien interpretaba mal la Torá le decían que estaba destruyendo la Torá. La mujer samaritana sabía que una de las funciones del Mesías sería enseñarnos todas las cosas.

“Le dijo la mujer: Sé que ha de venir el Mesías, llamado el Cristo; cuando él venga nos declarará todas las cosas. Yeshua le dijo: Yo soy, el que habla contigo.”
Juan 4:25 y 26

Uno de los problemas que enfrentó nuestro Maestro y Señor Yeshua era que algunos grupos dentro del Judaísmo consideraban lo que enseñaban los rabinos, del mismo peso que la propia Palabra de Dios (Torá Escrita), dichas enseñanzas rabínicas (Torá Oral) en ocasiones ponían sobre el Pueblo una carga que ni el pueblo ni ellos mismos podían llevar e incluso estas enseñanzas erróneas e interpretaciones incorrectas anulaban y destruían la propia Torá Escrita como podemos ver en Mateo:

“Y respondiendo El, les dijo: ¿Por qué también vosotros quebrantáis el mandamiento de Dios a causa de vuestra tradición? Porque Dios dijo: "HONRA A tu PADRE Y A tu MADRE," y: "QUIEN HABLE MAL DE su PADRE O DE su MADRE, QUE MUERA." Pero vosotros decís: "Cualquiera que diga a su padre o a su madre: 'Es ofrenda a Dios todo lo mío con que pudieras ser ayudado', no necesitará más honrar a su padre o a su madre." Y así invalidasteis la palabra de Dios por causa de vuestra tradición . . . ENSEÑANDO COMO DOCTRINAS PRECEPTOS DE HOMBRES."”
Mateo 15:3-6 y 9b

Es importante que entendamos que la confrontación entre Yeshua y los diferentes grupos existentes dentro del Judaísmo pluralista de su época solamente se producía cuando las interpretaciones y las tradiciones que eran enseñadas y transmitidas al Pueblo anulaban la Torá Escrita, en muchas ocasiones nuestro Señor Yeshua apoyo las enseñanzas y las interpretaciones de un determinado grupo cuando dichas enseñanzas e interpretaciones eran correctas. Cuando Yeshua dijo:

“Llevad mi yugo sobre vosotros, y aprended de mí, que soy manso y humilde de corazón; y hallaréis descanso para vuestras almas; porque mi yugo es fácil, y ligera mi carga.”
Mateo 11:29 y 30

El yugo de los fariseos, es decir, su forma de interpretar y aplicar la Torá, era un yugo compuesto de la Torá Escrita más la Torá Oral con todas las interpretaciones, tradiciones y costumbres, era un yugo imposible de llevar (Mt. 23:4). Los rabinos añadían prohibiciones a las prohibiciones (guezerót) y mandamientos a los mandamientos (takanót).


YESHUA Y EL NUEVO PACTO

“He aquí, vienen días--declara el SEÑOR-- en que haré con la casa de Israel y con la casa de Judá un nuevo pacto, no como el pacto que hice con sus padres el día que los tomé de la mano para sacarlos de la tierra de Egipto, mi pacto que ellos rompieron, aunque fui un esposo para ellos--declara el SEÑOR; porque este es el pacto que haré con la casa de Israel después de aquellos días--declara el SEÑOR--. Pondré mi ley dentro de ellos, y sobre sus corazones la escribiré; y yo seré su Dios y ellos serán mi pueblo.”
Jeremías 31:31-33

“De igual manera, después que hubo cenado, tomó la copa, diciendo: Esta copa es el nuevo pacto en mi sangre, que por vosotros se derrama.”
Lucas 22:20

Nuestro Señor Yeshua ha hecho un Nuevo Pacto con toda la Casa de Israel, la sangre derramada de este Pacto ya no sería más la de animales que no podían quitar el pecado (He. 10:4), sino la de Yeshua HaMashiaj, el Cordero de Dios que quita el pecado del mundo (Jn. 1:29 / He. 9:26). El orden sacerdotal ya no sería según el orden de Aarón, ahora nuestro Sumo Sacerdote es según el orden de Melquisedec (He. 5:10; 7:17), dicho Sumo Sacerdote permanece para siempre y no tiene sucesores ya que él, Yeshua, no puede morir (He. 7:23 y 24). En este Nuevo Pacto, la Ley de Dios ya no estaría escrita en tablas de piedra, ahora la Ley de Dios estaría escrita en tablas de carne, en nuestro corazón (He. 10:16) y la presencia de Su Espíritu moraría en los corazones de todos los participantes en este Nuevo Pacto.

“He aquí, vienen días--declara el SEÑOR-- en que haré con la casa de Israel y con la casa de Judá un nuevo pacto, no como el pacto que hice con sus padres el día que los tomé de la mano para sacarlos de la tierra de Egipto, mi pacto que ellos rompieron, aunque fui un esposo para ellos--declara el SEÑOR; porque este es el pacto que haré con la casa de Israel después de aquellos días--declara el SEÑOR--. Pondré mi ley dentro de ellos, y sobre sus corazones la escribiré; y yo seré su Dios y ellos serán mi pueblo.”
Jeremías 31:31-33

Bajo este Nuevo y Mejor Pacto la presencia de Dios NO mora dentro de un templo hecho con manos de hombres, el velo del Lugar Santísimo fue rasgado indicando que la presencia de Dios ahora moraría dentro del corazón de Su Pueblo, el actual Templo de Dios, ahora no se requieren más sacrificios por el pecado ya que la sangre de Yeshua ha sido derramada (el que Dios permitiera la destrucción del Templo confirma mis afirmaciones), ahora la circuncisión que realmente importa NO es la de la carne, es la del corazón (Gl. 5:6), la que nuestro Mesías lleva a cabo en el corazón de todos los que creemos.

“Porque no es judío el que lo es exteriormente, ni la circuncisión es la externa, en la carne; sino que es judío el que lo es interiormente, y la circuncisión es la del corazón, por el Espíritu . . .”
Romanos 2:28 y 29

“. . . en El también fuisteis circuncidados con una circuncisión no hecha por manos . . .”
Colosenses 2:11

“. . . porque nosotros somos la verdadera circuncisión, que adoramos en el Espíritu de Dios y nos gloriamos en Yeshua HaMashiaj, no poniendo la confianza en la carne . . .”
Filipenses 3:3

Bajo el Antiguo Pacto, el pecado era expiado, cubierto, PERO NO DESAPARECÍA, ahora nuestro pecado es perdonado y quitado de nuestras vidas, el Señor NO recuerda nuestros pecados:

“Y no tendrán que enseñar más cada uno a su prójimo y cada cual a su hermano, diciendo: "Conoce al SEÑOR", porque todos me conocerán, desde el más pequeño de ellos hasta el más grande--declara el SEÑOR-- pues perdonaré su maldad, y no recordaré más su pecado.”
Jeremías 31:34

Por eso en el libro dirigido a los hebreos podemos leer:

“Pero ahora Él ha obtenido un ministerio tanto mejor, por cuanto es también el mediador de un mejor pacto, establecido sobre mejores promesas.”
Hebreos 8:6

Ahora en Yeshua hemos sido justificados, esto quiere decir que hemos sido perdonados y absueltos de toda culpa, la justificación sólo puede venir a través de Yeshua. Cuando la Biblia dice que NO hay ninguno justo (Ro. 3:10) nos está mostrando que TODOS hemos pecado y que TODOS somos culpables (Ro. 3:9).

“Dos hombres subieron al templo a orar: uno era fariseo, y el otro publicano. El fariseo, puesto en pie, oraba consigo mismo de esta manera: Dios, te doy gracias porque no soy como los otros hombres, ladrones, injustos, adúlteros, ni aun como este publicano; ayuno dos veces a la semana, doy diezmos de todo lo que gano. Mas el publicano, estando lejos, no quería ni aun alzar los ojos al cielo, sino que se golpeaba el pecho, diciendo: Dios, sé propicio a mí, pecador. Os digo que éste descendió a su casa justificado antes que el otro”
Lucas 18:10-14

El Fariseo guardaba la letra de la Torá, pero NO fue justificado (Gl. 2:16), son justificados los que reconocen su condición de pecadores (su culpabilidad) y creen en el sacrificio perfecto de Yeshua.

“. . . si quieres entrar en la vida, guarda los mandamientos. Le dijo: ¿Cuáles? Y Yeshua dijo: No matarás. No adulterarás. No hurtarás. No dirás falso testimonio. Honra a tu padre y a tu madre; y, Amarás a tu prójimo como a ti mismo. El joven le dijo: Todo esto lo he guardado desde mi juventud. ¿Qué más me falta? Yeshua le dijo: Si quieres ser perfecto, anda, vende lo que tienes, y dalo a los pobres, y tendrás tesoro en el cielo; y ven y sígueme. Oyendo el joven esta palabra, se fue triste, porque tenía muchas posesiones.”
Mateo 19:17-22

En este caso tenemos un joven que guardaba desde su juventud los mandamientos de Dios, pero en el momento que Yeshua le dice que tenía que dejar las riquezas del mundo y seguirle, se fue triste porque tenía muchas posesiones y no quería perderlas. Este joven creía que guardaba la Torá, pero NO lo hacía, por eso, NO fue justificado. Después Yeshua dijo:

“De cierto os digo, que difícilmente entrará un rico en el reino de los cielos . . . cualquiera que haya dejado casas, o hermanos, o hermanas, o padre, o madre, o mujer, o hijos, o tierras, por mi nombre, recibirá cien veces más, y heredará la vida eterna.”
Mateo 19:23 y 29

El apóstol Pablo nos dice que hay hombres que aunque tienen la letra de la Ley y están circuncidados, son transgresores de la Ley.

“Y si el que es físicamente incircunciso guarda la ley, ¿no te juzgará a ti, que aunque tienes la letra de la ley y eres circuncidado, eres transgresor de la ley?”
Romanos 2:27

El mensaje del Evangelio es MUY claro:

SIN YESHUA
NO HAY PERDÓN
NO HAY SALVACION,
NO HAY JUSTIFICACION,
NO HAY SANTIFICACIÓN
Y NO HAY VIDA ETERNA

“El que cree en Él no es condenado; pero el que no cree, ya ha sido condenado, porque no ha creído en el nombre del unigénito Hijo de Dios.”
Juan 3:18

“Yeshua le dijo: Yo soy el camino, y la verdad, y la vida; nadie viene al Padre sino por mí.”
Juan 14:6

“Y en ningún otro hay salvación, porque no hay otro nombre bajo el cielo dado a los hombres, en el cual podamos ser salvos.”
Hechos 4:12

“El que tiene al Hijo tiene la vida, y el que no tiene al Hijo de Dios, no tiene la vida.”
I Juan 5:12


LIBERTAD PARA GUARDARLA Y PARA NO GUARDARLA

Muchos mesiánicos afirman que el Nuevo Pacto es en realidad un Pacto Renovado, ya que la palabra en hebreo admite las dos traducciones: “nuevo” o “renovado”, sin embargo, yo creo que, en este caso, la traducción correcta sería “Nuevo Pacto” (Brit Jadashá).

“He aquí, vienen días--declara el SEÑOR-- en que haré con la casa de Israel y con la casa de Judá un nuevo pacto, no como el pacto que hice con sus padres el día que los tomé de la mano para sacarlos de la tierra de Egipto, mi pacto que ellos rompieron, aunque fui un esposo para ellos--declara el SEÑOR . . .”
Jeremías 31:31 y 32

Si tuviesen razón los que afirman que se trata de un Pacto Renovado, este versículo NO diría: “no como el Pacto que hice con sus padres”, esta declaración nos indica que el Pacto es diferente, no es ninguna renovación lo que encontramos aquí, encontramos algo nuevo, algo diferente “no como el Pacto que hice”. Por tanto, el Pacto Nuevo que hizo Yeshua (Mc. 14:24 / Lc. 22:20), el Pacto prometido, es un Pacto diferente y es un Pacto mejor. La Ley del Nuevo Pacto que guardamos ahora es la Ley del Amor.

“Pero ahora Él ha obtenido un ministerio tanto mejor, por cuanto es también el mediador de un mejor pacto, establecido sobre mejores promesas.”
Hebreos 8:6

El apóstol Pablo nos enseñó que ahora en Yeshua tenemos libertad si queremos guardar partes de la Torat Moshé (Torá de Moisés), es decir, los que comen beicon para desayunar no deben juzgar a los que NO lo comen y los que NO lo comen no deben juzgar a los que lo comen (Col. 2:16), lo que acabo de decir es una barbaridad si creemos que la Torá de Moisés está vigente, pero quiero enfatizar que la Torá NO está vigente para los que hemos creido en Yeshua. A la Torá vigente, el apóstol Pablo la llama: TORAT MASHIAJ – La Torá del Mesías (I Co. 9:21 y Gl. 6:2).

“Uno tiene fe en que puede comer de todo, pero el que es débil sólo come legumbres. El que come no menosprecie al que no come, y el que no come no juzgue al que come, porque Dios lo ha aceptado . . . El que guarda cierto día, para el Señor lo guarda; y el que come, para el Señor come, pues da gracias a Dios; y el que no come, para el Señor se abstiene, y da gracias a Dios . . . Yo sé, y estoy convencido en el Señor Yeshua, de que nada es inmundo en sí mismo; pero para el que estima que algo es inmundo, para él lo es. . . . Porque el reino de Dios no es comida ni bebida, sino justicia y paz y gozo en el Espíritu Santo.”
Romanos 14:2, 3, 6, 14 y 17

“Comed de todo lo que se vende en la carnicería sin preguntar nada por motivos de conciencia . . .”
I Corintios 10:25

El propio Pablo afirmó que NO estaba bajo la Torá de Moisés, pero él mismo cumplió la Torá (pero NO para salvación ni por obligación sino por voluntad propia con la libertad que tenemos en Yeshua y para poder llevar el mensaje del Evangelio a sus “hermanos” judíos). Pablo no solamente enseñó que los creyentes NO están bajo la Ley, él mismo afirmó que NO estaba bajo la Ley.

“¿Pecaremos, porque no estamos bajo la ley, sino bajo la gracia? En ninguna manera.”
Romanos 6:15

“A los judíos me hice como judío, para ganar a los judíos; a los que están bajo la ley, como bajo la ley (aunque yo no estoy bajo la ley) para ganar a los que están bajo la ley . . .”
I Corintios 9:20

Pablo, con la libertad que él mismo enseña, afirma que no está bajo la Ley (la Torá), sin embargo, en otros partes podemos leer que él guarda la Ley y las tradiciones de nuestros Padres.

“No he cometido ningún delito, ni contra la ley de los judíos, ni contra el templo, ni contra el César.”
Hechos 25:8

“Hermanos, sin haber hecho yo nada contra nuestro pueblo ni contra las tradiciones de nuestros padres . . .”
Hechos 28:17

Pablo NO estaba sin Ley (Torá), estaba bajo una Torá, PERO era la Torat Mashiaj (la Ley del Mesías), no estaba sin Ley, tenía un Ley superior: la Ley del Amor.

“. . . a los que están sin ley, como si yo estuviera sin ley (no estando yo sin ley de Dios, sino bajo la ley de Cristo), para ganar a los que están sin ley.”
I Corintios 9:21

Entiendo que este tema es MUY delicado y complicado, pero si entendemos que ahora en Yeshua tenemos libertad, no debería ser causa de división cuando alguien decide guardar un mandamiento concreto o cuando alguien decide NO guardarlo.

“Para libertad fue que el Mesías nos hizo libres; por tanto, permaneced firmes, y no os sometáis otra vez al yugo de esclavitud . . . Porque vosotros, hermanos, a libertad fuisteis llamados . . .”
Gálatas 5:1 y 13a

“Mas tened cuidado, no sea que esta vuestra libertad de alguna manera se convierta en piedra de tropiezo para el débil.”
I Corintios 8:9

Muchos observantes de la Torá juzgan a los que no la guardan y muchos que no la guardan juzgan a los que la observan, tristemente los que juzgan (tanto los que la guardan como los que no) quebrantan la Ley que SÍ se aplica a todos, la Ley del Amor, y no entienden la libertad que tenemos en Yeshua.

“Porque en el Mesías Yeshua ni la circuncisión ni la incircuncisión significan nada, sino la fe que obra por amor . . . Porque vosotros, hermanos, a libertad fuisteis llamados; sólo que no uséis la libertad como pretexto para la carne, sino servíos por amor los unos a los otros. Porque toda la ley en una palabra se cumple en el precepto: AMARAS A TU PROJIMO COMO A TI MISMO.”
Gálatas 5:6, 13 y 14

“No debáis a nadie nada, sino el amaros unos a otros; porque el que ama a su prójimo, ha cumplido la ley. Porque esto: NO COMETERAS ADULTERIO, NO MATARAS, NO HURTARAS, NO CODICIARAS, y cualquier otro mandamiento, en estas palabras se resume: AMARAS A TU PROJIMO COMO A TI MISMO. El amor no hace mal al prójimo; por tanto, el amor es el cumplimiento de la ley.”
Romanos 13:8-10

“Porque este es el mensaje que habéis oído desde el principio: que nos amemos unos a otros . . . Y este es su mandamiento: Que creamos en el nombre de su Hijo Yeshua HaMashiaj, y nos amemos unos a otros como nos lo ha mandado.”
I Juan 3:11 y 23

“Maestro, ¿cuál es el gran mandamiento de la ley? Y Él le dijo: AMARAS AL SEÑOR TU DIOS CON TODO TU CORAZON, Y CON TODA TU ALMA, Y CON TODA TU MENTE. Este es el grande y el primer mandamiento. Y el segundo es semejante a éste: AMARAS A TU PROJIMO COMO A TI MISMO. De estos dos mandamientos dependen toda la ley y los profetas.”
Mateo 22:36-40

“Y he aquí, cierto maestro de la ley se levantó para probarle, diciendo: —Maestro, ¿haciendo qué cosa poseeré la vida eterna? Y él le dijo: —¿Qué está escrito en la ley? ¿Cómo lees? El le respondió diciendo: —Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, con toda tu alma, con todas tus fuerzas y con toda tu mente; y a tu prójimo como a ti mismo. Le dijo: —Has respondido bien. Haz esto y vivirás.”
Lucas 10:25-28

“Un mandamiento nuevo os doy: Que os améis unos a otros; como yo os he amado, que también os améis unos a otros.”
Juan 13:34

“Si guardareis mis mandamientos, permaneceréis en mi amor . . . Este es mi mandamiento: Que os améis unos a otros, como yo os he amado.”
Juan 15:10a y 12a


NOTAS DE ESTE CAPÍTULO:

1) Yeshua NO quebrantó el espíritu de la Torá, pero si la Letra de la Torá, Juan afirmó que Yeshua quebrantó el Shabat como podemos leer a continuación:

“Por esto los judíos aun más procuraban matarle, porque no sólo quebrantaba el día de reposo, sino que también decía que Dios era su propio Padre, haciéndose igual a Dios.”
Juan 5:18

Aunque Yeshua quebrantó el Shabat, él NO pecó, de igual forma que los sacerdotes ofreciendo sacrificios en Shabat NO eran culpables al profanarlo.

“¿O no habéis leído en la ley, que en los días de reposo los sacerdotes en el templo profanan el día de reposo y están sin culpa?”
Mateo 12:5

Debemos entender que “Guardar el Shabat” es una Ley de Dios dada a los hombres, PERO ni el Padre ni el Hijo están sujetos a dicha Ley, por eso Yeshua afirma:

“Hasta ahora mi Padre trabaja, y yo también trabajo. Por esto los judíos aun más procuraban matarle”
Juan 5:17 y 18a

Cuando estos judíos escucharon estas palabras de la boca de Yeshua, entendieron muy bien el mensaje y, por eso, “aun más” procuraban matarle (Jn. 5:18).

Si este grupo de judíos hubiera entendido que el Shabat fue hecho para el hombre, que Yeshua es el Señor del Shabat, que la vida de un hombre es más importante que un determinado mandamiento (incluso bíblico), que Yeshua quiere actos de misericordia (guemilut jasadim) y no sacrificios (observancia estricta y cerrada), NUNCA hubiesen condenado a un inocente.

“Pero si hubierais sabido lo que esto significa: "MISERICORDIA QUIERO Y NO SACRIFICIO", no hubierais condenado a los inocentes.”
Mateo 12:7


2) Tenemos que reconocer que en la actualidad muchas leyes de la Torá NO se pueden llevar a cabo, aparte de las relacionadas con el Templo, el Sacerdocio Levítico y los sacrificios (esto es algo bastante obvio), tenemos algunas más:

- Las mujeres solteras que no son vírgenes deben ser apedreadas (Dt. 22:20 y 21).

- Un padre, si así lo desea, puede vender a su propia hija (Dt. 21:7)

- No se puede salir a la calle en Shabat (Ex. 16:29).

- Si una persona trabaja en Shabat debe morir (Ex. 35:2).

- Los que blasfeman el nombre del Señor deben ser apedreados (Lv. 24:16).

- Los adúlteros deben ser ejecutados (Dt. 22:22).

- Los homosexuales deben morir (Lv. 20:13).

- Las hechiceras deben morir (Ex. 22:18).

- En caso de necesidad, un padre puede vender a su hija (Ex. 21:7).

- Si un hijo es terco y rebelde debe ser apedreado (Dt. 21:20 y 21).

- Si un hijo maldice a su padre o a su madre debe morir (Ex. 21:17).

- Si muere nuestro hermano y no ha tenido hijos, tenemos que casarnos con su esposa (Dt. 25:5).

- Si una mujer está con la regla, nadie puede tocarla (Lv. 15:19).

- Si una esposa agarra las “partes nobles” de un hombre que está golpeando a su marido, se debe cortar la mano de dicha esposa (Dt. 25:11 y 12).

Por tanto, aunque alguien quiera guardar todas las palabras del Libro de la Ley, la verdad es que . . . NO PUEDE.


3) Los sacerdotes, según la Torá, debían ser de la tribu de Leví, de la Casa de Aarón, sin embargo, Yeshua pertenecía a la tribu de Judá (He. 7:14), según la Torá de Moshé, Yeshua NO pudo ser sacerdote, pero se produjo un cambio de sacerdocio y un cambio de Ley como podemos leer en Hebreos:

“Porque cuando se cambia el sacerdocio, necesariamente ocurre también un cambio de la ley.”
Hebreos 7:12

4) Pedro declaró que ahora bajo el Nuevo Pacto la salvación NO depende de lo que podamos hacer, depende de lo que hizo Yeshua por nosotros (Hch. 15:11). Según Pedro hacer guardar a los gentiles la Ley de Moisés (Torat Moshé) sería “poner sobre el cuello de los discípulos un YUGO que ni nuestros padres ni nosotros hemos podido llevar” (Hch. 15:10). Por eso, la decisión de los apóstoles y los ancianos fue que los discípulos de Yeshua debían guardar cuatro cosas solamente debido a la convivencia entre gentiles creyentes y judíos creyentes (Hch. 15:29).