La Carta a los Gálatas

Pablo dirige su carta a creyentes gentiles.

“Pero en aquel tiempo, cuando no conocíais a Dios, erais siervos de aquellos que por naturaleza no son dioses.
Gálatas 4:8

El apóstol Pablo está preocupado por las congregaciones de Galacia porque los Gálatas:

  • Habían comenzado a seguir un evangelio diferente (1:6).
  • Deseaban estar bajo la ley de Moisés (4:21).
  • Procuraban justificarse circuncidándose y guardando la Ley de Moisés (5:3 y 4).
  • Estaban siendo excluidos del Pueblo de Dios si no guardaban la Ley de Moisés (4:17).
  • Se estaban separando del Mesías (5:4).
  • Estaban siendo estorbados para no obedecer a la verdad (5:7).

Pablo estaba tan sorprendido por todo esto que llegó a pensar que los Gálatas estaban bajo la influencia de un hechizo.

“¡Oh gálatas insensatos! ¿Quién os hechizó, para no obedecer a la Verdad . . .”
Gálatas 3:1

Como los Gálatas estaban siendo influenciados por un grupo de creyentes circuncidados que enseñaba la circuncisión y la observancia de la Ley de Moisés (Torat Moshé) para ser justificados, Pablo se propone en esta carta demostrar que por la Ley de Moisés ningún hombre es justificado.

Es curioso lo que estaban haciendo a los creyentes:

“. . . quieren excluiros a fin de que mostréis celo por ellos.”
Gálatas 4:17

Si los Gálatas se circuncidan y guardan la Torá, NO serían excluidos del Pueblo de Dios, pero si no se circuncidan ni guardan la Torá de Moisés, los Gálatas serían excluidos, el apóstol Pablo les expone un caso similar que él mismo vivió.

“Porque antes de venir algunos de parte de Jacobo, él (hablando de Pedro) comía con los gentiles, pero cuando vinieron, empezó a retraerse y apartarse, porque temía a los de la circuncisión. Y el resto de los judíos se le unió en su hipocresía, de tal manera que aun Bernabé fue arrastrado por la hipocresía de ellos. Pero cuando vi que no andaban con rectitud en cuanto a la verdad del evangelio, dije a Pedro delante de todos: Si tú, siendo judío, vives como los gentiles y no como los judíos, ¿por qué obligas a los gentiles a vivir como judíos?”
Gálatas 2:12-14

Pedro comía con los gentiles (v.12) y vivía como ellos (v. 14), pero cuando viene un grupo de creyentes judíos, Pedro, BernabeBernabé y algunos hermanos más, se retraen y se apartan de la comunión con los gentiles, siendo de esta manera, excluidos (los gentiles). Pablo les habla de esto porque los que perturbaban a los Gálatas querían precisamente hacer lo mismo “excluirlos”. Es algo sorprendente que Pedro olvidara tan pronto lo que Dios le había enseñado acerca de los gentiles:

“Lo que Dios ha limpiado, no lo llames tú impuro.”
Hechos 10:15

La circuncisión era una de las cosas externas que separaban a los gentiles y a los judíos (también las leyes de Kashrut /dietéticas) y esta separación había sido abolida/destruida.

“Porque El mismo es nuestra paz, quien de ambos pueblos hizo uno, derribando la pared intermedia de separación, aboliendo en su carne la enemistad, la ley de los mandamientos expresados en ordenanzas . . .”
Efesios 2:14 y 15

Por eso Pablo afirmó:

“. . . si yo reedifico lo que en otro tiempo destruí, yo mismo resulto transgresor.”
Gálatas 2:18

Pablo nos dice aquí que si él predicase lo mismo que solía predicar (entre otras cosas: la circuncisión, el guardar la Ley de Moisés y la justificación por las obras de la Ley), estaría siendo un transgresor ya que ahora él ha recibido por revelación de Yeshua (Gal. 1:12 / I Co. 11:23; 15:3) el mensaje que predica, el mensaje del Evangelio: la salvación y justificación por la fe de Yeshua.

Ahora no hay judío ni gentil espiritualmente hablando, todos somos hermanos y todos somos uno en Yeshua.

“Porque todos los que fuisteis bautizados en el Mesías, del Mesías os habéis revestido. No hay judío ni griego; no hay esclavo ni libre; no hay hombre ni mujer; porque todos sois uno en Yeshua HaMashiaj.”
Gálatas 3:27 y 28

Pablo muestra que por la obras de la ley NADIE será justificado:

“. . . sabiendo que el hombre no es justificado por las obras de la ley, sino mediante la fe en Yeshua HaMashiaj, también nosotros hemos creído en Yeshua HaMashiaj, para que seamos justificados por la fe en el Mesías, y no por las obras de la ley . . .”
Gálatas 2:16

Cuando afirma que somos justificados mediante y por la fe en el Mesías, en griego dice “la fe DEL Mesías”. Tanto la palabra griega como la palabra hebrea para “fe” tienen también el significado de “fidelidad”, por tanto, Pablo nos dice que somos justificados por la fidelidad del Mesías, es decir, no somos salvos por lo que podamos hacer (obras de la ley), somos salvos por lo que Yeshua hizo, por su fidelidad.

“. . . puesto que por las obras de la ley nadie será justificado.”
Gálatas 2:16
Posiblemente Pablo esté haciendo referencia al Tanaj:

“. . . porque no es justo delante de ti ningún viviente.”
Salmo 143:2

Lo misma enseñanza la encontramos en el libro de Romanos:

“. . . porque por las obras de la ley ningún ser humano será justificado delante de ElÉl; pues por medio de la ley viene el conocimiento del pecado.”
Romanos 3:20

Por medio de la Ley no somos justificados, por medio de la Ley sabemos que somos pecadores y conocemos lo que es el pecado.

“. . . yo no hubiera llegado a conocer el pecado si no hubiera sido por medio de la ley; porque yo no hubiera sabido lo que es la codicia, si la ley no hubiera dicho: NO CODICIARAS.”
Romanos 7:7

El argumento de Pablo continúa en el libro de Gálatas, afirmando que como nadie se puede justificar guardando la Torá de Moisés, todos estamos bajo pecado y maldición.

“Porque todos los que son de las obras de la ley están bajo maldición, pues escrito está: MALDITO TODO EL QUE NO PERMANECE EN TODAS LAS COSAS ESCRITAS EN EL LIBRO DE LA LEY, PARA HACERLAS.”
Gálatas 3:10

La referencia de este argumento en el Tanaj la encontramos en el libro de Deuteronomio:

"Maldito el que no confirme las palabras de esta ley, poniéndolas por obra." Y todo el pueblo dirá: "Amén."
Deuteronomio 27:26

Este versículo nos muestra que toda persona que no guarda la ley está bajo maldición.

En el libro de Romanos podemos leer:

“. . . porque ya hemos denunciado que tanto judíos como griegos están todos bajo pecado . . .”
Romanos 3:9

Todos hemos quebrantado la Ley porque todos hemos pecado y como hemos pecado estamos bajo maldición.

Pablo nos dice que solamente seremos justificados por medio de la fe en la fidelidad y en la obra DE Yeshua.

“Y que nadie es justificado ante Dios por la ley es evidente, porque EL JUSTO VIVIRA POR LA FE.”
Gálatas 3:11

Pablo vuelve a usar el Tanaj para demostrar su declaración:

“. . . mas el justo por su fe vivirá.”
Habacuc 2:4

Muchos del Pueblo de Israel NO alcanzaron la justicia porque iban tras ella por medio de las obras de la Ley, en vez de seguir las pisadas de nuestro Padre Abraham, el creyente, prefirieron seguir enfatizando las obras de la Ley procurando establecer su propia justicia través de ellas.

“. . . mas Israel, que iba tras una ley de justicia, no la alcanzó. ¿Por qué? Porque iban tras ella no por fe, sino como por obras de la ley, pues tropezaron en la piedra de tropiezo . . .”
Romanos 9:31 y 32


“Pues desconociendo la justicia de Dios y procurando establecer la suya propia, no se sometieron a la justicia de Dios. Porque el Mesías es el fin de la ley para justicia a todo aquel que cree.”
Romanos 10:3 y 4

La justicia de Dios es para “todo aquel que cree”, NO para todo aquel que obra.

“. . . la justicia de Dios por medio de la fe en Yeshua HaMashiaj, para todos los que creen; porque no hay distinción . . .”
Romanos 3:22

Pablo no buscaba su propia justicia por la Ley, buscaba la justicia de Dios que viene por la fe de Yeshua.

“Y aún más, yo estimo como pérdida todas las cosas en vista del incomparable valor de conocer a Yeshua HaMashiaj, mi Señor, por quien lo he perdido todo, y lo considero como basura a fin de ganar al Mesías, y ser hallado en El, no teniendo mi propia justicia derivada de la ley, sino la que es por la fe en el Mesías, la justicia que procede de Dios sobre la base de la fe . . .”
Filipenses 3:8 y 9

En el capítulo 3, Pablo afirma que la Ley de Moisés y la Fe del Nuevo Pacto son dos cosas totalmente distintas:

“Sin embargo, la ley no es de fe; al contrario, EL QUE LAS HACE, VIVIRA POR ELLAS.”
Gálatas 3:12

Otra vez Pablo nos cita el Tanaj para apoyar y confirmar sus argumentos:

“Por tanto, guardaréis mis estatutos y mis leyes, por los cuales el hombre vivirá si los cumple . . .”
Levítico 18:5

Si guardamos la ley, viviremos por ella, pero si no la guardamos, recibiremos la maldición de la Ley: la muerte. Con todos estos versículos y referencias, Pablo nos muestra que como Israel no ha guardado la Ley, no ha podido recibir vida, él mismo afirma de sí mismo que “este mandamiento, que era para vida, a mí me resultó para muerte” (Ro. 7:10), por tanto, el único medio para recibir vida, ya que no podemos guardar la Torá para ser justificados, es por medio de la Fe en la fidelidad y en la obra del Mesías.

“El Mesías nos redimió de la maldición de la ley . . . a fin de que en Yeshua HaMashiaj la bendición de Abraham viniera a los gentiles, para que recibiéramos la promesa del Espíritu mediante la fe.”
Gálatas 3:13 y 14

La Ley NO pudo darnos vida, no pudo traer salvación ni justificación por causa de nuestra debilidad, de nuestra falta de poder para cumplirla.

“Pues lo que la ley no pudo hacer, ya que era débil por causa de la carne, Dios lo hizo: enviando a su propio Hijo . . .”
Romanos 8:3

Si la Ley de Moisés hubiese podido justificar, Yeshua habría muerto en vano.

“. . . si la justicia viene por medio de la ley, entonces el Mesías murió en vano.”
Gálatas 2:21

Una vez más, en el libro de Romanos vemos la confirmación de todo lo que estamos viendo:

“. . . siendo justificados gratuitamente por su gracia por medio de la redención que es en Yeshua HaMashiaj . . .”
Romanos 3:24

El pecado y la maldición de la Ley fue llevada por Yeshua en la cruz, él llevó los pecados de todos haciéndose maldición por nosotros.

“. . . habiéndose hecho maldición por nosotros (porque escrito está: MALDITO TODO EL QUE CUELGA DE UN MADERO) . . .”
Gálatas 3:13

Pablo les advierte a los Gálatas que querían circuncidarse que si se circuncidaban estaban obligados a guardar toda la Ley y como él mismo demuestra, la Ley NO se puede guardar.

“Y otra vez testifico a todo hombre que se circuncida, que está obligado a cumplir toda la ley.”
Gálatas 5:3

Pablo afirma algo muy interesante: ni siquiera los que querían que los Gálatas se circuncidaran, guardaban la Ley.

“Porque ni aun los mismos que son circuncidados guardan la ley, mas ellos desean haceros circuncidar para gloriarse en vuestra carne.”
Gálatas 6:13

El apóstol Pablo nos muestra también en esta carta que ahora los creyentes somos hijos de Abraham y si somos hijos, también somos herederos según la promesa.

“Y si sois del Mesías, entonces sois descendencia de Abraham, herederos según la promesa.”
Gálatas 3:29

“Por tanto, ya no eres siervo, sino hijo; y si hijo, también heredero por medio de Dios.”
Gálatas 4:7

Pablo afirma que la Ley de Moisés NO puede invalidar el Pacto que Dios hizo con Abraham, por tanto NO puede anular la promesa.

“La ley, que vino cuatrocientos treinta años más tarde, no invalida un pacto ratificado anteriormente por Dios, como para anular la promesa.”
Gálatas 3:17

Pablo nos habla del propósito de la Torá de Moisés y nos dice que dicha Ley es temporal.

“Entonces, ¿para qué fue dada la ley? Fue añadida a causa de las transgresiones, hasta que viniera la descendencia a la cual había sido hecha la promesa, ley que fue promulgada mediante ángeles por mano de un mediador.”
Gálatas 3:19

La Ley fue dada HASTA QUE viniera Yeshua. Antes de venir la Fe, estábamos encerrados bajo la Ley y confinados para la fe.

“Y antes de venir la fe, estábamos encerrados bajo la ley, confinados para la fe que había de ser revelada.”
Gálatas 3:23

Pablo nos sigue diciendo que la Ley era nuestro ayo, pero que ahora que ha venido la fe ya NO estamos bajo ayo (la Ley).

“De manera que la ley ha venido a ser nuestro ayo para conducirnos al Mesías, a fin de que seamos justificados por la fe. Pero ahora que ha venido la fe, ya no estamos bajo ayo, pues todos sois hijos de Dios mediante la fe en Yeshua HaMashiaj.”
Gálatas 3:24-26

La palabra “ayo” en griego es “paidagogos” se podría traducir por “tutor”, “guía” y/o “guardián” era la persona que llevaba al niño a la escuela, este “paidagogos” tenía un trabajo temporal, de igual forma, la Ley fue dada hasta que vino Yeshua, hasta que vino la fe.

“Digo, pues: Mientras el heredero es menor de edad, en nada es diferente del siervo, aunque sea el dueño de todo, sino que está bajo guardianes y tutores hasta la edad señalada por el padre.”
Gálatas 4:1 y 2

Hemos mencionado dos versículos muy interesantes y me gustaría enfatizar algo importante: la fe NO estaba presente en el Tanaj, ahora bien, muchos hombres y mujeres en el Tanaj tenían fe, esto es correcto, pero Pablo NO nos habla de la fe que encontramos en el Tanaj porque él mismo afirma:

Y antes de venir la fe . . . bajo el Antiguo Pacto

Pero ahora que ha venido la fe . . . bajo el Nuevo Pacto

¿De qué FE nos habla aquí el apóstol Pablo? . . .

. . . De la FE DE YESHUA, de la FE DEL MESÍAS.

“. . . todos sois hijos de Dios mediante la fe en Yeshua HaMashiaj.”
Gálatas 3:24-26

En griego dice “todos somos hijos de Dios mediante la fe DE Yeshua HaMashiaj”. Mediante la fe DE Yeshua hemos recibido la presencia y la unción Espíritu Santo.

“. . . a fin de que en Yeshua HaMashiaj la bendición de Abraham viniera a los gentiles, para que recibiéramos la promesa del Espíritu mediante la fe.”
Gálatas 3:14

La FE DE YESHUA es lo que ha marcado la diferencia entre el Antiguo Pacto y el Nuevo Pacto.

“. . . sabiendo que el hombre no es justificado por las obras de la ley, sino mediante la fe DE Yeshua HaMashiaj, también nosotros hemos creído en Yeshua HaMashiaj, para que seamos justificados por la fe DEL Mesías, y no por las obras de la ley . . .”
Gálatas 2:16

Dios ha provisto “algo mejor para nosotros” (Heb. 11:40) y es poder vivir por la fe DE Yeshua y con la presencia continua del Espíritu de Dios en nuestras vidas.

“Con el Mesías he sido crucificado, y ya no soy yo el que vive, sino que el Mesías vive en mí; y la vida que ahora vivo en la carne, la vivo por la fe DEL Hijo de Dios, el cual me amó y se entregó a sí mismo por mí.”
Gálatas 2:20

“Y antes de venir la fe, estábamos encerrados bajo la ley . . . Pero ahora que ha venido la fe, ya no estamos bajo ayo . . .”
Gálatas 3:23a y 25a