Date prisa y bájate de la Higuera

“Y sucedió que un varón llamado Zaqueo, que era jefe de los publicanos, y rico, procuraba ver quién era Jesús; pero no podía a causa de la multitud, pues era pequeño de estatura. Y corriendo delante, subió a un árbol sicómoro para verle; porque había de pasar por allí. Cuando Jesús llegó a aquel lugar, mirando hacia arriba, le vio, y le dijo: Zaqueo, date prisa, desciende, porque hoy es necesario que pose yo en tu casa.”
Lucas 19:2-5

El Sicómoro es un árbol perteneciente a la misma familia de la higuera, de hecho, es llamado “la higuera africana”, este pequeño detalle es importante por lo que veremos a continuación.

En el Judaísmo se enseña que “el Árbol del Conocimiento del Bien y del Mal” es la HIGUERA, de hecho, cuando Adán y Eva participan del fruto del “Árbol del Conocimiento del Bien y del Mal”, cubren su desnudez con "hojas de higuera", se vistieron con el mismo árbol que causó su caída:

“Entonces fueron abiertos los ojos de ambos, y conocieron que estaban desnudos; y cosieron HOJAS DE HIGUERA y se hicieron delantales.”
Génesis 3:7

En el Huerto del Edén se mencionan dos árboles: el Árbol de la Vida y el Árbol del Conocimiento del Bien y del Mal, ¿Qué simbolizan estos árboles? El Árbol del Conocimiento del Bien y del Mal nos muestra lo que está BIEN para hacerlo y nos muestra lo que está MAL para evitarlo, sin embargo, el Árbol de la Vida produce VIDA . . . por tanto, ¿Qué representan estos dos árboles? El Árbol del Conocimiento del Bien y del Mal representa LA LEY y el Árbol de la Vida representa a JESÚS.

Cuando Adán y Eva participaron de la HIGUERA, lo primero que sucede es que son conscientes de su desnudez y de su pecado, de igual forma, por medio de la LEY, viene el conocimiento del pecado:

“porque por medio de la ley es el conocimiento del pecado.”
Romanos 3:20

Cuando Adán y Eva participaron de la HIGUERA, el pecado comienza a aumentar en este mundo, de igual forma, cuando viene la LEY el pecado aumenta:

“la ley se introdujo para que el pecado abundase”
Romanos 5:20

Cuando Adán y Eva participaron de la Higuera, murieron espiritualmente y posteriormente, murieron físicamente, de igual forma, la Letra de la LEY mata:

“porque la letra mata”
II Corintios 3:6

Satanás se sirvió de un mandamiento para matar a Adán y Eva, Satanás usó el mandamiento de “no comer” para matarles, de igual forma, el pecado se sirve del mandamiento para matarnos.

“Y hallé que el mismo mandamiento que era para vida, a mí me resultó para muerte; porque el pecado, tomando ocasión por el mandamiento, me engañó, y por él me mató.”
Romanos 7:10 y 11

¿Todavía sigues teniendo alguna duda de que la Higuera representa la Ley? Y ¿Qué les dijo Satanás? El diablo les dijo que a través del conocimiento del Bien y del Mal serían como Dios, ¿No es eso lo que enseñan las Religiones? ¿No es eso lo que nos dicen muchos que guardan la Ley? ¿No afirman que serán como Dios: que serán santos, justos y rectos? Sin embargo, tenemos el Árbol de la Vida, JESUCRISTO:

“En él estaba la VIDA, y la VIDA era la luz de los hombres.”
Juan 1:4

“Jesús le dijo: Yo soy el camino, y la verdad, y la VIDA”
Juan 14:6

“Le dijo Jesús: Yo soy la resurrección y la VIDA”
Juan 11:25

“Después me mostró un río limpio de AGUA DE VIDA, resplandeciente como cristal, que salía del trono de Dios y DEL CORDERO.”
Apocalipsis 22:1

“El que cree en mí, como dice la Escritura, de su interior correrán ríos de agua viva.”
Juan 7:38

Y volvemos ahora a la historia de Zaqueo, Zaqueo un hombre pecador, jefe de los cobradores de impuestos, un hombre despreciado y odiado por colaborar con los romanos, quiere ver a Jesús y para poder verle, se subió a una higuera, cuando Jesús lo ve, le dice “DE PRISA BÁJATE DE LA HIGUERA porque quiero quedarme en tu casa”.

¿Estamos intentando cubrir nuestra desnudez con las hojas de la Higuera? ¿Creemos que participando del Árbol del Conocimiento del Bien y del Mal seremos buenos como Dios, santos como Dios, justos como Dios y rectos como Dios? ¿Nos hemos subido a la Higuera para poder ver a Jesús? ¿Intentamos ver a Jesús por medio de nuestra obediencia a la Ley y nuestras obras? ¡No hay vida en la Higuera! ¡No hay vida en la Ley! No podremos ser como Dios y agradarle subiéndonos a la Higuera y queriendo llegar a lo más alto. Jesús nos está diciendo que dejemos de cubrirnos con las hojas de la Higuera, que dejemos de subirnos a la Higuera porque ÉL quiere entrar en nuestra casa, Jesús sigue llamando a la puerta de muchos corazones que se encuentran subidos a la Higuera y que están cubriendo su desnudez con sus hojas.

En la Higuera hay esfuerzo, trabajo, obras . . . pero en Cristo hay reposo, descanso, gracia . . . ¡DE PRISA, BAJATE DE LA HIGUERA!

"Todos los que vieron esto se quejaban: ""Miren la clase de hombre con quien se hospeda Jesús. ¡Zaqueo es un pecador!"
Lucas 19:7 y 8

Los religiosos veían a un miserable pecador, Jesús veía a Zaqueo como un hombre amado de Dios y ahora sucede algo que los religiosos NO pudieron, ni pueden entender . . . y es lo que sucede en la vida de una persona cuando recibe el amor de Dios en Cristo, cuando una persona se siente aceptada y amada, cuando el corazón es transformado por la gracia y el amor de Dios.

"Entonces Zaqueo se levantó de la mesa y le dijo al Señor: -Mira, Señor, voy a dar a los pobres la mitad de todo lo que tengo, y si he engañado a alguien, le pagaré cuatro veces más."
Lucas 19:7 y 8

La respuesta de una persona que ha tenido un encuentro con Jesús, de una persona que ha entendido el amor de Dios, de una persona que sabe que su Dios la acepta y la ama es LA GRATITUD Y LA OBEDIENCIA. Esto es lo que cuesta entender a muchos. Muchos dicen: “Demos más Ley y más mandamientos para que la gente obedezca”, los que dicen esto no han entendido nada o no quieren entender, la Ley NO puede justificar, ni santificar, ni perfeccionar, ni dar vida, la Ley nos muestra nuestra condición pecaminosa, la Higuera nos muestra que estamos desnudos y que somos miserables, dejemos de refugiarnos y escondernos en la Higuera, Jesús sigue llamando a nuestra puerta para que le conozcamos y tengamos una relación con Él basada en la fe, en la gracia y en el amor, cuando Jesús viene a nuestra casa, se acabó el obrar, se acabó el buscar guardar mandamientos, se acabó la vida del Antiguo Pacto, la vida de la ley, ahora podemos tener una nueva vida, el Señor Jesús quiere cenar con cada uno de nosotros, pero no puede cenar mientras que nosotros estemos intentando subir a la Higuera, mientras que nosotros pensemos que nos tenemos que ganar su amor y su bendición, mientras que pensemos que su sangre no nos ha limpiado completamente, que su sacrificio no sirvió, que el Nuevo Pacto es una simple renovación del Antiguo.

Israel bajo la Ley es comparada con un higuera sin frutos, PERO Israel bajo la Gracia es comparada con un Olivo y nosotros, los gentiles, NO hemos sido injertados en una higuera, hemos sido injertados en el Olivo, en el ISRAEL DE DIOS.

Cuando Jesús vino a Israel, todos se encontraban bajo pecado y bajo maldición, los líderes del Pueblo decían que guardaban la Ley y se creían justos, pero Jesús les muestra que están subidos en una higuera con muchas hojas, pero SIN NINGÚN FRUTO; muchas palabras, mucho arrepentimiento, muchos ayunos, muchos sacrificios, muchos diezmos, muchas oraciones, muchos cultos PERO ISRAEL BAJO LA LEY NO TENÍA FRUTO, SOLAMENTE TENÍA HOJAS, por eso, cuando Jesús maldice la Higuera estaba mostrándoles que:

VIVIR BAJO LA LEY ES VIVIR BAJO MALDICIÓN,

VIVIR BAJO LA LEY ES INTENTAR CUBRIR NUESTRA DESNUDEZ CON HOJAS DE HIGUERA,

VIVIR BAJO LA LEY ES VIVIR SUBIDOS A LA HIGUERA INTENTANDO MANTENERNOS CON NUESTRO ESFUERZO, SACRIFICIO Y OBRAS,

VIVIR BAJO LA LEY NO PRODUCE FRUTOS.

“Tenía un hombre una higuera plantada en su viña, y vino a buscar fruto en ella, y NO lo halló.”
Lucas 13:6

Dios quiere tener una relación con cada uno de nosotros, quiere entrar en nuestra casa con nosotros para que descansemos y disfrutemos de su Presencia, de Su amor, de Su amistad, de sus Palabras y de todo lo que Él nos ha dado y nos quiere dar GRATUITAMENTE . . .

“date prisa, desciende,
porque hoy es necesario
que pose yo en tu casa.”
Lucas 19:5

“si alguno oye mi voz y abre la puerta,
entraré a él, y cenaré con él, y él conmigo.”
Apocalipsis 3:20