¿Ovejas o Cabritos?

“Cuando el Hijo del Hombre venga en su gloria, y todos los santos ángeles con él, entonces se sentará en su trono de gloria, y serán reunidas delante de él todas las naciones; y apartará los unos de los otros, como aparta el pastor las ovejas de los cabritos. Y pondrá las ovejas a su derecha, y los cabritos a su izquierda.”
Mateo 25:31-33

El Hijo del Hombre apartará sus ovejas de los cabritos, las ovejas son las personas que han creído en el Señor Jesús y los cabritos son los que NO han creído en el Señor Jesús.

“pero vosotros no creéis, porque no sois de mis ovejas, como os he dicho. Mis ovejas oyen mi voz, y yo las conozco, y me siguen, y yo les doy vida eterna; y no perecerán jamás, ni nadie las arrebatará de mi mano.”
Juan 10:26-28

Las ovejas han aceptado el don de la justicia y el regalo de la vida eterna, las ovejas han amado a Jesús y han puesto su confianza en Él, las ovejas conocen Su voz, las ovejas son conocidas y amadas por Su buen Pastor, las ovejas tienen vida eterna y NO perecerán jamás.

“Yo soy el buen pastor; el buen pastor su vida da por las ovejas . . . Yo soy el buen pastor; y conozco mis ovejas, y las mías me conocen.”
Juan 10:11 y 14

Una vez que el Pastor pone sus ovejas a su derecha les dirá:

“Entonces el Rey dirá a los de su derecha: Venid, benditos de mi Padre, heredad el reino preparado para vosotros desde la fundación del mundo.”
Mateo 25:34

El Señor conocía a todas las personas que serían sus ovejas desde la fundación del mundo, el Señor tenía a sus ovejas en su corazón y preparó un lugar para ellas en el Reino de Dios. Las ovejas son benditas y lo que van a recibir, NO lo han ganado, ni obtenido por sus obras, lo han HEREDADO por la muerte de Jesucristo.

El Señor les sigue diciendo:

“Porque tuve hambre, y me disteis de comer; tuve sed, y me disteis de beber; fui forastero, y me recogisteis; estuve desnudo, y me cubristeis; enfermo, y me visitasteis; en la cárcel, y vinisteis a mí. Entonces los justos le responderán diciendo: Señor, ¿cuándo te vimos hambriento, y te sustentamos, o sediento, y te dimos de beber? ¿Y cuándo te vimos forastero, y te recogimos, o desnudo, y te cubrimos? ¿O cuándo te vimos enfermo, o en la cárcel, y vinimos a ti?”
Mateo 25:35-39

Los justos son sus ovejas y mostraban lo que eran por el fruto de justicia que manifestaban, el buen árbol da buen fruto, pero lo que me impresiona es que los justos NO eran conscientes de muchas de las cosas buenas que hacían, lo que hacían lo hacían por amor, desinteresadamente, no buscaban una recompensa, ni un reconocimiento.

“porque en Cristo Jesús ni la circuncisión vale algo, ni la incircuncisión, sino LA FE QUE OBRA POR EL AMOR.”
Gálatas 5:6

El Señor les explica:

“Y respondiendo el Rey, les dirá: De cierto os digo que en cuanto lo hicisteis a uno de estos mis hermanos más pequeños, a mí lo hicisteis.”
Mateo 25:40

Cuando bendecimos a nuestras hermanas y a nuestros hermanos en el Señor, estamos bendiciendo al propio Señor, pero cuando perseguimos a nuestras hermanas y hermanos, estamos persiguiendo el Señor, por eso, el Señor le dijo a Pablo:

“Saulo, Saulo, ¿por qué me persigues?”
Hechos 9:4

Cuando el Señor Jesús se dirige a los cabritos, a los que NO son sus ovejas por NO creer en Él, les dice:

“Entonces dirá también a los de la izquierda: Apartaos de mí, malditos, al fuego eterno preparado para el diablo y sus ángeles. Porque tuve hambre, y no me disteis de comer; tuve sed, y no me disteis de beber; fui forastero, y no me recogisteis; estuve desnudo, y no me cubristeis; enfermo, y en la cárcel, y no me visitasteis. Entonces también ellos le responderán diciendo: Señor, ¿cuándo te vimos hambriento, sediento, forastero, desnudo, enfermo, o en la cárcel, y no te servimos? Entonces les responderá diciendo: De cierto os digo que en cuanto no lo hicisteis a uno de estos más pequeños, tampoco a mí lo hicisteis. E irán éstos al castigo eterno, y los justos a la vida eterna.”
Mateo 25:41-46

Los cabritos son malditos por NO haber aceptado el don de la justicia y el regalo de la vida eterna, estos cabritos NO muestran amor porque el amor de Dios no habita en sus corazones, un árbol malo no puede dar frutos buenos. Las palabras de Jesús me recuerdan a la parábola del buen samaritano: ni el sacerdote, ni el levita (líderes religiosos) se pararon para socorrer al hombre que había sido herido y dejado medio muerto en el camino. Las palabras de Jesús también me recuerdan a los que dirán: “Señor, en tu nombre profetizamos, echamos fuera demonios e hicimos milagros”, sin embargo, Jesús les dirá: “Nunca os conocí” ¿Por qué? Porque NO son Sus ovejas, algunos que se llaman “cristianos” han usado y manipulado el nombre de Jesús, pero estos individuos NO son sus ovejas porque el Señor SÍ conoce sus ovejas, hay otros cabritos que son religiosos, PERO NO creen en el Señor Jesús, por tanto, no importa que alguien se llame “cristiano”, no importa si alguien es muy religioso, no importa si alguien es un gran pecador, EL QUE NO TIENE AL HIJO DE DIOS, NO TIENE PERDÓN, NO TIENE SALVACIÓN Y NO TIENE LA VIDA . . . y los que NO han creído en Jesucristo, ni han puesto su confianza en Él, son los cabritos que NO heredarán el Reino porque aunque se vistan de ovejas, por dentro son lobos rapaces.

“Señor, Señor, ¿no profetizamos en tu nombre, y en tu nombre echamos fuera demonios, y en tu nombre hicimos muchos milagros? Y entonces les declararé: NUNCA OS CONOCÍ; APARTAOS DE MÍ, HACEDORES DE MALDAD.”
Mateo 7:22 y 23