¡Completamente Perdonados!

“. . . por medio de ÉL se os anuncia PERDÓN DE PECADOS, y que de todo aquello de que por la ley de Moisés no pudisteis ser justificados, en ÉL es justificado TODO AQUEL QUE CREE.”
Hechos 13:38 y 39

“En ÉL tenemos redención mediante su sangre, el PERDÓN de nuestros pecados según las riquezas de su gracia”
Efesios 1:7

“en quien tenemos redención: el PERDÓN de los pecados.”
Colosenses 1:14

Creo que muchos NO hemos entendido lo que realmente quiere decir “ser perdonados de TODOS nuestros pecados” y aunque muchos afirmen y enseñen lo contrario, la realidad es que hemos sido perdonados de TODOS nuestros pecados: pasados, presentes y futuros. Cuando entendemos esta verdad, somos verdaderamente libres.

“Todos nosotros nos descarriamos como ovejas, cada cual se apartó por su camino; mas el SEÑOR cargó en ÉL el pecado de TODOS nosotros.”
Isaías 53:6

Fuimos perdonados cuando Jesús cargó y llevó nuestros pecados, nuestra maldición, nuestro dolor, nuestras enfermedades y cuando el castigo de nuestra paz fue sobre ÉL. Por tanto, cuando una persona pone su confianza en la obra del Mesías, no es perdonada en ese instante, ya fue perdonada hace unos 2.000 años. Jesús en la cruz llevó y quitó el pecado de TODO el mundo.

“De cierto os digo que TODOS los pecados serán perdonados a los hijos de los hombres, y las blasfemias cualesquiera que sean”
Marcos 3:28

¿Cuándo se cumplió esta palabra? Cuando Jesús murió en la cruz, cuando Jesús cargó con el pecado del mundo.

“He aquí el Cordero de Dios, que quita el pecado DEL MUNDO.”
Juan 1:29

¿Cuándo Jesús quitó el pecado del mundo? Cuando lo llevó en la cruz.

Cuando comparamos la sangre de los animales con la sangre preciosa del Mesías, vemos que la sangre de los animales NO quitaba el pecado, ya que si lo hubiera podido quitar, no habría hecho falta que siguiesen ofreciendo sacrificios, la sangre de los animales solamente cubría los pecados, y no solamente eso, los sacrificios servían para recordar que eran pecadores, sin embargo, la sangre del Mesías quitó el pecado de todo el mundo.

“Dios estaba en Cristo reconciliando consigo AL MUNDO, no tomándoles en cuenta a los hombres sus pecados”
II Corintios 5:19

“Y ÉL es la propiciación por nuestros pecados; y NO solamente por los nuestros, sino también por los de TODO EL MUNDO.”
I Juan 2:2

A través del sacrificio de Jesús muriendo por TODOS los hombres y quitando los pecados del MUNDO, las exigencias de la Ley fueron cumplidas (el alma que pecare, esa morirá) y la ira de Dios en contra de los hombres pecadores fue apartada.

“Pero Dios demuestra su amor para con nosotros, en que siendo aún pecadores, Cristo murió por nosotros.”
Romanos 5:8

Jesús pudo ser la propiciación por los pecados de TODOS los hombres porque ÉL murió por TODOS y llevó el pecado de TODOS, por tanto, el hombre NO es condenado por sus pecados, el hombre es condenado por NO CREER en Jesús.

“Porque Dios no envió a su Hijo al mundo para juzgar al mundo, sino para que EL MUNDO sea salvo por ÉL. El que cree en ÉL no es condenado; pero EL QUE NO CREE, ya ha sido condenado, PORQUE NO HA CREÍDO en el nombre del unigénito Hijo de Dios.”
Juan 3:17 y 18

“Y cuando el Espíritu Santo venga, convencerá al mundo de pecado, de justicia y de juicio; de pecado, PORQUE NO CREEN EN MÍ; de justicia, porque yo voy al Padre y no me veréis más; y de juicio, porque el príncipe de este mundo ha sido juzgado.”
Juan 16:8-11

La gente NO va al infierno porque peca, la gente va al infierno por NO creer en Jesús y en lo que Él ha hecho por ellos. Si la gente fuese al infierno porque peca, entonces todos iríamos porque todos pecamos.

Debemos entender que . . .

. . . fuimos amados siendo pecadores:

“Porque de tal manera amó Dios al mundo”
Juan 3:16

. . . fuimos reconciliados siendo pecadores:

“Porque si SIENDO ENEMIGOS, FUIMOS reconciliados con Dios por la muerte de su Hijo, mucho más, estando reconciliados, seremos salvos por su vida.”
Romanos 5:10

. . . fuimos perdonados siendo pecadores:

“Y cuando estabais muertos en vuestros delitos y en la incircuncisión de vuestra carne, os dio (tiempo pasado) vida juntamente con El, habiéndonos perdonado (tiempo pasado) todos los delitos . . .”
Colosenses 2:13

Es triste comprobar que aunque TODOS los hombres han sido perdonados, NO todos reciben el perdón que tenemos en Cristo, no todos ponen su fe y su confianza en Jesús y en lo que Él ha hecho por todos nosotros.

“para que abras sus ojos, para que se conviertan de las tinieblas a la luz, y de la potestad de Satanás a Dios; para que reciban, por la fe que es en mí, perdón de pecados y herencia entre los santificados.”
Hechos 26:18

Algunos pueden pensar que si Dios ha perdonado a todos, entonces todos son salvos, pero esto NO ES CIERTO, para ser salvo hay que nacer de nuevo y para nacer de nuevo necesitamos poner nuestra fe y confianza en Jesús y recibir la vida de Dios que vivifica nuestro espíritu. Ser perdonado NO significa ser salvo.

“Mas a todos los que le recibieron, A LOS QUE CREEN en su nombre, les dio potestad de ser hechos hijos de Dios”
Juan 1:12

“Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que TODO AQUEL QUE EN ÉL CREE, no se pierda, mas tenga vida eterna.”
Juan 3:16

“Respondió Jesús y les dijo: Esta es la obra de Dios: que CREÁIS en el que ÉL ha enviado.”
Juan 6:29

“Hizo además Jesús muchas otras señales en presencia de sus discípulos, las cuales no están escritas en este libro. Pero éstas se han escrito PARA QUE CREÁIS que Jesús es el Cristo, el Hijo de Dios, y PARA QUE CREYENDO, tengáis vida en su nombre.
Juan 20:30 y 31

“CREE en el Señor Jesús, y serás salvo, tú y toda tu casa.”
Hechos 16:31

“pues todos sois hijos de Dios mediante la FE en Cristo Jesús.”
Gálatas 3:26

Jesús es llamado el Salvador del Mundo (Jn. 4:42 / I Jn. 4:14), pero NO todo el mundo es salvo, ¿por qué? ¿Por los pecados del mundo? ¡No! Los pecados del mundo fueron quitados, por tanto, los hombres se pierden porque NO reciben el regalo de la salvación, un regalo hecho a todos los hombres, un regalo que trae vida espiritual y eterna, un regalo que recibimos por medio de la fe en Jesús y en Su obra.

“la dádiva de Dios es vida eterna en Cristo Jesús Señor nuestro.”
Romanos 6:23

“Porque la gracia de Dios se ha manifestado, trayendo salvación a TODOS los hombres”
Tito 2:11

“Porque por gracia habéis sido salvados por medio de la fe, y esto no de vosotros, sino que es don de Dios”
Efesios 2:8

Jesús es el Salvador que nos ofrece la salvación, cuando nosotros ponemos nuestra fe en Él, somos hechos hijos de Dios, recibimos su presencia, su gracia, su perdón, su amor, su misericordia, su poder, su vida . . .

“¿Quién nos separará del amor de Cristo? ¿Tribulación, o angustia, o persecución, o hambre, o desnudez, o peligro, o espada? . . . Pero en todas estas cosas somos más que vencedores por medio de aquel que nos amó. Porque estoy convencido de que ni la muerte, ni la vida, ni ángeles, ni principados, ni lo presente, ni lo por venir, ni los poderes, ni lo alto, ni lo profundo, ni ninguna otra cosa creada nos podrá separar del amor de Dios que es en Cristo Jesús Señor nuestro.”
Romanos 8:35, 37-39

Si crees que tu pecado te puede separar de tu Dios, entonces NO has entendido el perdón completo y permanente que Dios nos ha dado. Nada ni nadie nos podrá separar del amor de Cristo, nada ni nadie nos podrá separar de nuestro Dios, hemos sido perdonados de TODOS NUESTROS PECADOS . . . y cuando pecamos tenemos un abogado que nos defiende:

“. . . y si alguno hubiere pecado, abogado tenemos para con el Padre, a Jesucristo el justo.”
I Juan 2:1b

Vivamos en la verdad y en la realidad de que nuestros pecados han sido perdonados, vivamos en gratitud por lo que ÉL ha hecho y por lo que Él nos ha dado . . .

“Os escribo a vosotros, hijos, porque vuestros pecados os han sido perdonados por su nombre.”
I Juan 2:12

Ahora Dios nos dice:

“NUNCA TE DEJARE NI TE DESAMPARARE”
Hebreos 13:5

Y Jesús nos dijo:

“Y yo rogaré al Padre, y Él os dará otro Consolador para que esté con vosotros PARA SIEMPRE”
Juan 14:16

Nota Final: No hay perdón fuera del sacrificio de Jesús, por mucho que algunos ayunen, clamen, confiesen, oren, decreten, o incluso, se arrepientan, el perdón solamente nos viene por medio de Jesús y de su sangre derramada, la Escritura NO dice: sin arrepentimiento NO hay perdón, sin humildad NO hay perdón, sin obediencia NO hay perdón, sin obras NO hay perdón; la Escritura es muy clara:

“En ÉL tenemos redención MEDIANTE SU SANGRE, el PERDÓN de nuestros pecados . . . ”
Efesios 1:7

“sin derramamiento de sangre NO hay PERDÓN.”
Hebreos 9:22