Justicia sin Ley y sin Obras

La vida de David está llena de acción, de altibajos, de luces y de sombras . . . Él mismo afirmó “mi pecado está siempre delante de mí” y él mismo dijo “en pecado me concibió mi madre”. Él nació con una mancha y esa mancha lo ensució a lo largo de su vida, pero lo más curioso es ver el gran amor que el Eterno sentía por su hijo David, Dios se deleitaba en las alabanzas que David componía, no hay duda: David era un hombre conforme al corazón de Dios. Sin embargo, este hombre que amaba tanto a Dios y la Torá, cometió pecados MUY graves y algunos con consecuencias terribles, veamos algunos ejemplos:

---Cuando David estaba huyendo de Saúl, se fue a Nob, la ciudad de los sacerdotes, cuando Ahimelec se encuentra con David esto fue lo que ocurrió:

“Entonces llegó David a Nob, al sacerdote Ahimelec; y Ahimelec vino tembloroso al encuentro de David, y le dijo: ¿Por qué estás solo y no hay nadie contigo? Y David respondió al sacerdote Ahimelec: El rey me ha encomendado cierto asunto y me ha dicho: "Que no sepa nadie acerca del asunto por el cual te envío y que te he encomendado; y yo he citado a los jóvenes a cierto lugar."
I Samuel 21:1 y 2

David no tuvo ningún problema para mentirle al sacerdote, el sacerdote Ahimelec le dio de comer a David y a sus hombres y le dio la espada de Goliat, si David hubiese sido sincero del motivo de su visita, Ahimelec hubiese tratado de otra forma a David. La mentira de David le costó la vida a Ahimelec, a 85 sacerdotes y a toda la ciudad de Nob: hombres, mujeres y sus niños:

“No culpe el rey de nada a su siervo ni a ninguno de la casa de mi padre, porque tu siervo no sabe nada de todo este asunto. Pero el rey dijo: Ciertamente morirás, Ahimelec, tú y toda la casa de tu padre. Y el rey dijo a los guardias que le asistían: Volveos y dad muerte a los sacerdotes del SEÑOR, porque la mano de ellos también está con David, y porque sabían que él estaba huyendo y no me lo revelaron. Pero los siervos del rey no quisieron levantar la mano para atacar a los sacerdotes del SEÑOR. Entonces el rey dijo a Doeg: Vuélvete y ataca a los sacerdotes. Y Doeg edomita, se volvió y atacó a los sacerdotes, y mató aquel día a ochenta y cinco hombres que vestían el efod de lino. Y a Nob, ciudad de los sacerdotes, la hirió a filo de espada, tanto a hombres como a mujeres, tanto a niños como a niños de pecho; también hirió a filo de espada bueyes, asnos y ovejas.”
I Samuel 22:15-19

Más adelante vemos como David reconoce que todo lo que sucedió fue por su culpa y su pecado:

“Entonces David dijo a Abiatar: Yo sabía aquel día, cuando Doeg edomita estaba allí, que de seguro se lo haría saber a Saúl. He causado la muerte de todas las personas en la casa de tu padre.”
I Samuel 22:22

David mintió y su mentira causó la muerte de “todas las personas de la ciudad de los sacerdotes”.

---Después vemos a David huyendo de Saúl y dirigiéndose al rey de Gat, cuando los siervos del rey ven a David esto es lo que dice:

“¿No es éste David, el rey de la tierra? ¿No cantaban de él en las danzas, diciendo: "Saúl mató a sus miles, y David a sus diez miles"?”
I Samuel 21:11

David era bastante conocido entre sus enemigos, los filisteos, y de nuevo, cuando David oye estas palabras, vuelve a mentir, pero esta vez no con palabras, con sus acciones, veamos lo que se le ocurrió a este gran hombre de Dios:

“David tomó en serio estas palabras y temió grandemente a Aquis, rey de Gat. Y se fingió demente ante sus ojos y actuaba como loco en medio de ellos; escribía garabatos en las puertas de la entrada y dejaba que su saliva le corriera por la barba.”
I Samuel 21:12 y 13

¿Te imaginas a David, un hombre conforme al corazón de Dios, haciendo grafitis y llevando su barba de “aquella manera”?

No acaba aquí la cosa porque David hacía la guerra contra los enemigos de Israel: los los gesuritas, los gezritas y los amalecitas.

“Y subieron David y sus hombres e hicieron incursiones contra los gesuritas, los gezritas y los amalecitas; porque ellos eran los habitantes de la tierra desde tiempos antiguos, según se va a Shur, hasta la tierra de Egipto. David atacaba el territorio, y no dejaba con vida hombre ni mujer, y se llevaba las ovejas, el ganado, los asnos, los camellos y la ropa. Entonces regresaba y venía a Aquis.”
I Samuel 27:18 y 19

Cuando regresaba de estas incursiones, Aquis, el rey de Gat, le preguntaba y David le mentía diciendo:

“Y Aquis decía: ¿Dónde atacasteis hoy? Y David respondía: Contra el Neguev de Judá, contra el Neguev de Jerameel y contra el Neguev de los ceneos. David no dejaba con vida hombre ni mujer para traer a Gat, diciendo: No sea que nos descubran, diciendo: "Así ha hecho David, y así ha sido su costumbre todo el tiempo que ha morado en el territorio de los filisteos."
I Samuel 27:10 y 11

David le hacía creer al rey de Gat que peleaba contra Israel, cuando en realidad, NO lo hacía.

Aquis confiaba en David y llegó a defenderlo diciendo:

“Aquis llamó a David y le dijo: Vive el SEÑOR que tú has sido recto; tu salir y tu entrar en el ejército conmigo son agradables a mis ojos, pues no he hallado mal en ti desde el día en que te pasaste a mí hasta hoy.”
I Samuel 29:6

---En otra ocasión, David cuando se suponía que tenía que estar en la guerra con sus hombres, está en su casa durmiendo, cuando se levanta de la siesta, se fue a pasear por la terraza de su palacio y vio a una mujer bañándose, no voy a dar muchos detalles de esta historia porque es bastante conocida, pero al final, tenemos: un adulterio, un embarazo no deseado, un asesinato, un bebe muerto y los hijos de David y el propio David pagando las consecuencias de su pecado (no me extraña que hayan hecho tantas películas de David). Todo esto que hizo David fue malo a los ojos del Eterno:

“Pero lo que David había hecho fue malo a los ojos del SEÑOR.”
II Samuel 11:27

El Seño envió al profeta Natán para confrontar a David y el mismo David afirma que debía morir:

“. . . ciertamente el hombre que hizo esto merece morir; y debe pagar cuatro veces por la cordera, porque hizo esto y no tuvo compasión. Entonces Natán dijo a David: Tú eres aquel hombre.”
II Samuel 12:5-7

David despreció la Palabra del Señor adulterando y matando:

“¿Por qué has despreciado la palabra del SEÑOR haciendo lo malo a sus ojos? Has matado a espada a Urías hitita, y has tomado a su mujer para que sea mujer tuya . . .”
II Samuel 12:9

David tenía que morir, su pecado fue muy grave, no hay perdón en la Ley para una persona adultera, no hay perdón en la Ley para una persona que asesina, no hay sacrificios en la Torá que puedan cubrir este tipo de pecados, pero David NO murió, David experimentó la gracia de Dios, David experimentó la misericordia y el amor de Dios en su vida.

A pesar de todo lo que hizo David, fue el escogido de Dios, fue el amado del Eterno, David tenía un corazón para Dios a pesar de su pecado y a pesar de no guardar la Torá, su Torá amada.

Según la Ley, David NO era justo, según la Ley, David tenía que morir, pero Dios le justificó, fue declarado justo, fue perdonado por la gracia, por el amor y por la misericordia de Dios.

“Como también David habla de la bendición que viene sobre el hombre a quien Dios atribuye justicia aparte de las obras: BIENAVENTURADOS AQUELLOS CUYAS INIQUIDADES HAN SIDO PERDONADAS, Y CUYOS PECADOS HAN SIDO CUBIERTOS. BIENAVENTURADO EL HOMBRE CUYO PECADO EL SEÑOR NO TOMARA EN CUENTA.”
Romanos 4:6-8

¡Oh inmenso amor, inmensa gracia, inmensa misericordia!

Nuestro Dios justificando a los impíos y no tomándoles en cuenta sus pecados.

“mas al que no trabaja, pero cree en aquel que justifica al impío, su fe se le cuenta por justicia.”
Romanos 4:5

Esa gracia que Noé experimentó, que Abraham experimentó, que David experimentó y que tantas mujeres y hombres de Dios experimentaron, ahora está disponible PARA TODOS LOS HOMBRES.

“Dios estaba en Cristo reconciliando al mundo consigo mismo, no tomando en cuenta a los hombres sus transgresiones, y nos ha encomendado a nosotros la palabra de la reconciliación.”
II Corintios 5:19

Ahora, por medio de Yeshua, tenemos libre entrada a esta gracia preciosa y maravillosa.

“Por tanto, habiendo sido justificados por la fe, tenemos paz para con Dios por medio de nuestro Señor Jesucristo, por medio de quien también hemos obtenido entrada por la fe a esta gracia en la cual estamos firmes, y nos gloriamos en la esperanza de la gloria de Dios.”
Romanos 5:1 y 2

Termino este pequeño estudio dando un detalle final: cuando el rey David se arrepintió de su pecado, el profeta Natán le dijo . . .

“EL SEÑOR ha remitido tu pecado; no morirás.”
II Samuel 12:13

La palabra “remitir” en español quiere decir “enviar”, en hebreo esta palabra – AVAR – admite varias traducciones: cruzar, pasar, trasladar, atravesar, transferir, adelantar . . .

El Todopoderoso transfirió el pecado de David, el pecado de David fue remitido, fue enviado . . . ¿Dónde fue transferido? ¿Dónde fue remitido? ¿Dónde fue enviado? . . . A la cruz. ¿Por qué? Porque Dios NO nos perdona porque nos arrepentimos, nos perdona cuando hay derramamiento de sangre:

“sin derramamiento de sangre NO hay perdón.”
Hebreos 9:22

David fue un hombre conforme al corazón de Dios, NO por guardar la Ley, fue un hombre conforme al corazón de Dios porque le amó con todo su corazón y confió en la misericordia de Dios, Dios le declaró justo y no le inculpó de pecado.

Ahora los creyentes en Yeshua somos justos, somos santos, estamos limpios, NO porque NO pecamos, somos todo esto y mucho más, por medio de la sangre preciosa del Mesías . . .

“Pero por la gracia de Dios soy lo que soy; y su gracia no ha sido en vano para conmigo, antes he trabajado más que todos ellos; pero no yo, sino la gracia de Dios conmigo.”
I Corintios 15:10

Pablo NO era lo que era por la Ley ni por sus obras, Pablo era lo que era por el poder de la gracia de Dios obrando en su vida.

“Bienaventurado aquel cuya transgresión ha sido perdonada, y cubierto su pecado. Bienaventurado el hombre a quien EL SEÑOR no culpa de iniquidad . . .”
Salmo 32:1 y 2