La Ley y la Gracia

El Antiguo Pacto que vino por medio de Moisés estaba basado en la ley, el Nuevo Pacto que ha venido por medio de Yeshua está basado en la gracia y la verdad.

“Porque la ley fue dada por medio de Moisés; la gracia y la verdad fueron hechas realidad por medio de Jesucristo.”
Juan 1:17

Pablo nos enseñó que ya no estamos bajo la ley, es decir, no vivimos según el Antiguo Pacto, ahora estamos bajo la gracia que ha venido a través del Nuevo Pacto.

“pues no estáis bajo la ley sino bajo la gracia.”
Romanos 6:14

Cuando hablamos de la Ley y de la Gracia, estamos hablando de lo antiguo y de lo nuevo, de la noche y del día, de las sombras y de la luz, de la esclavitud y de la libertad, de la condenación y de la salvación, de la muerte y de la vida.

“Porque ciertamente, queda anulado el mandamiento anterior por ser débil e inútil (pues la ley nada hizo perfecto), y se introduce una mejor esperanza, mediante la cual nos acercamos a Dios.”
Hebreos 7:18 y 19

Muchos intentan agradar a Dios guardando la Ley, muchos quieren acercarse a Dios a través de su obediencia a la Ley y quieren usar la Ley para perfeccionar sus vidas, sin embargo, como hemos leído, la ley nada hizo perfecto y ahora nos acercamos a Dios por una mejor esperanza, ésta mejor esperanza ha venido gracias al Nuevo Pacto, que es un Pacto mejor.

“por eso, Jesús ha venido a ser fiador de un mejor pacto.”
Hebreos 7:22

“Pero ahora Él ha obtenido un ministerio tanto mejor, por cuanto es también el mediador de un mejor pacto, establecido sobre mejores promesas.”
Hebreos 8:6

Entonces ¿para qué vino la Ley? Para mostrarnos que somos pecadores, para mostrarnos que no somos tan justos, ni tan santos, ni tan buenos, como muchas veces pensamos.

“Ahora bien, sabemos que cuanto dice la ley, lo dice a los que están bajo la ley, para que toda boca se calle y todo el mundo sea hecho responsable ante Dios; porque por las obras de la ley ningún ser humano será justificado delante de Él; pues por medio de la ley viene el conocimiento del pecado.”
Romanos 3:19 y 20

La Ley hace que toda boca se calle y todo el mundo sea consciente de su pecado. Por la Ley vino el conocimiento del pecado. La ley muestra que el hombre está perdido.

“Algunos, desviándose de estas cosas, se han apartado hacia una vana palabrería, queriendo ser maestros de la ley, aunque no entienden lo que dicen ni las cosas acerca de las cuales hacen declaraciones categóricas. Pero nosotros sabemos que la ley es buena, si uno la usa legítimamente, reconociendo esto: que la ley no ha sido instituida para el justo, sino para los transgresores y rebeldes, para los impíos y pecadores, para los irreverentes y profanos, para los parricidas y matricidas, para los homicidas, para los inmorales, homosexuales, secuestradores, mentirosos, los que juran en falso, y para cualquier otra cosa que es contraria a la sana doctrina”
I Timoteo 1:6-10

La Ley es para que el pecador entienda que está perdido, que necesita un Salvador.

“Entonces, ¿para qué fue dada la ley? Fue añadida a causa de las transgresiones, HASTA QUE viniera la descendencia a la cual había sido hecha la promesa, ley que fue promulgada mediante ángeles por mano de un mediador. Ahora bien, un mediador no es de una parte solamente, ya que Dios es uno solo. ¿Es entonces la ley contraria a las promesas de Dios? ¡De ningún modo! Porque si se hubiera dado una ley capaz de impartir vida, entonces la justicia ciertamente hubiera dependido de la ley. Pero la Escritura lo encerró todo bajo pecado, para que la promesa que es por la fe en Jesucristo fuera dada a todos los que creen. Y antes de venir la fe, estábamos encerrados bajo la ley, confinados para la fe que había de ser revelada. De manera que la ley ha venido a ser nuestro ayo para conducirnos a Cristo, a fin de que seamos justificados por la fe. Pero ahora que ha venido la fe, ya no estamos bajo ayo, pues todos sois hijos de Dios mediante la fe en Cristo Jesús.”
Gálatas 3:19-26

Pablo enseña que estábamos encerrados, estábamos confinados, la ley nos mantenía en esclavitud, era un “ayo” (paidagogos) que nos llevó al Mesías, pero una vez que la Ley ha hecho su obra en nuestras vidas (mostrarnos que necesitamos un Salvador y llevarnos a Él), YA NO ESTAMOS BAJO LA LEY.

“Pues lo que la ley no pudo hacer, ya que era débil por causa de la carne, Dios lo hizo . . .”
Romanos 8:3

¿Qué es lo que la Ley NO pudo hacer?

La Ley NO pudo perfeccionar a nadie ni quitar los pecados de nadie:

“Pues ya que la ley sólo tiene la sombra de los bienes futuros y no la forma misma de las cosas, nunca puede, por los mismos sacrificios que ellos ofrecen continuamente año tras año, hacer perfectos a los que se acercan. De otra manera, ¿no habrían cesado de ofrecerse, ya que los adoradores, una vez purificados, no tendrían ya más conciencia de pecado? Pero en esos sacrificios hay un recordatorio de pecados año tras año. Porque es imposible que la sangre de toros y de machos cabríos quite los pecados . . . Y ciertamente todo sacerdote está de pie, día tras día, ministrando y ofreciendo muchas veces los mismos sacrificios, que nunca pueden quitar los pecados . . .”
Hebreos 10:1-4 y 11

La Ley NO pudo justificar a nadie.

“sabiendo que el hombre no es justificado por las obras de la ley, sino mediante la fe en Cristo Jesús, también nosotros hemos creído en Cristo Jesús, para que seamos justificados por la fe en Cristo, y no por las obras de la ley; puesto que por las obras de la ley nadie será justificado . . . No hago nula la gracia de Dios, porque si la justicia viene por medio de la ley, entonces Cristo murió en vano.”
Gálatas 2:16 y 21

“Y que nadie es justificado ante Dios por la ley es evidente, porque EL JUSTO VIVIRA POR LA FE.”
Gálatas 3:11

La Ley NO pudo darnos vida:

“Examináis las Escrituras porque vosotros pensáis que en ellas tenéis vida eterna; y ellas son las que dan testimonio de mí; y no queréis venir a mí para que tengáis vida.”
Juan 5:39 y 40

“y este mandamiento, que era para vida, a mí me resultó para muerte . . .”
Romanos 7:10

“Porque si se hubiera dado una ley capaz de impartir vida, entonces la justicia ciertamente hubiera dependido de la ley.”
Gálatas 3:21

Nadie puede agradar a Dios guardando la Ley porque nadie la puede guardar completamente. Y si quebrantamos un punto de la ley, entonces nos hacemos culpable de quebrantar TODA LA LEY.

“Porque cualquiera que guarda toda la ley, pero tropieza en un punto, se ha hecho culpable de todos.”
Santiago 2:10

Pablo también nos dice:

“Y otra vez testifico a todo hombre que se circuncida, que está obligado a guardar toda la ley.”
Gálatas 5:3

La gente divide la Ley para justificar que hay partes que no se pueden cumplir, pero Dios NO divide la Ley, la Ley es una unidad y si quebrantamos un solo mandamiento, somos culpables de quebrantar la Ley.

Yeshua deja muy claro el nivel de santidad y justicia que debemos tener:

“Por tanto, sed vosotros perfectos como vuestro Padre celestial es perfecto.”
Mateo 5:48

Para nosotros esto es IMPOSIBLE y ese era el mensaje que Yeshua quiso transmitir, Yeshua vino a amplificar la Ley, Yeshua vino a mostrar el pecado a los que pensaban que estaban guardando la Ley y pensaban que estaban agradando a Dios a través de sus sacrificios, sus obras y su obediencia.

Lo que nosotros NO podemos hacer, Dios lo hizo a través de la vida, del sacrificio y de la muerte de Yeshua.

“Porque por una ofrenda Él ha hecho perfectos para siempre a los que son santificados.”
Hebreos 10:14

Él nos hizo perfectos, Él nos justificó, Él nos santificó, Él nos dio vida.

A muchos judíos que pensaban que guardaban la ley porque no adulteraban, Yeshua les dice que . . .

“Habéis oído que se dijo: "NO COMETERAS ADULTERIO." Pero yo os digo que todo el que mire a una mujer para codiciarla ya cometió adulterio con ella en su corazón.”
Mateo 5:27 y 28

Yeshua les muestra que el mandamiento de la Torá abarcaba no solamente el adulterio externo, sino también el adulterio en el corazón.

Cuando se predica y se enseña la Ley y los mandamientos, estamos consiguiendo lo contrario de lo que queremos conseguir, es decir, estamos haciendo que el pecado aumente. La Ley NO se introdujo para que el pecado pudiese ser reducido, sino todo lo contrario.

“Y la ley se introdujo para que abundara la transgresión, pero donde el pecado abundó, sobreabundó la gracia”
Romanos 5:20

La ley despertaba pasiones pecaminosas:

“Porque mientras estábamos en la carne, las pasiones pecaminosas que eran por la ley obraban en nuestros miembros llevando fruto para muerte.”
Romanos 7:5 – Versión Reina Valera

“Porque mientras estábamos en la carne, las pasiones pecaminosas despertadas por la ley, actuaban en los miembros de nuestro cuerpo a fin de llevar fruto para muerte.”
Romanos 7:5 – La Biblia de las Américas

Por eso, Pablo nos dice lo siguiente:

“yo no hubiera llegado a conocer el pecado si no hubiera sido por medio de la ley; porque yo no hubiera sabido lo que es la codicia, si la ley no hubiera dicho: NO CODICIARAS. Pero el pecado, aprovechándose del mandamiento, produjo en mí toda clase de codicia; porque aparte de la ley el pecado está muerto.”
Romanos 7:7 y 8

Debemos entender que la Ley es la que da poder al pecado en nuestras vidas:

“El aguijón de la muerte es el pecado, y el poder del pecado es la ley . . .”
I Corintios 15:56

Por eso, hemos muerto a la Ley . . .

“Pues mediante la ley yo morí a la ley, a fin de vivir para Dios. Con Cristo he sido crucificado, y ya no soy yo el que vive, sino que Cristo vive en mí; y la vida que ahora vivo en la carne, la vivo por fe en el Hijo de Dios, el cual me amó y se entregó a sí mismo por mí.”
Gálatas 2:19 y 20

Y si hemos muerto con el Mesías ya no estamos obligados a someternos a leyes y mandamientos que NO tienen ningún valor para poder vivir como Dios quiere y manda:

“Si habéis muerto con Cristo a los principios elementales del mundo, ¿por qué, como si aún vivierais en el mundo, os sometéis a preceptos tales como: no manipules, no gustes, no toques (todos los cuales se refieren a cosas destinadas a perecer con el uso), según los preceptos y enseñanzas de los hombres? Tales cosas tienen a la verdad, la apariencia de sabiduría en una religión humana, en la humillación de sí mismo y en el trato severo del cuerpo, pero carecen de valor alguno contra los apetitos de la carne.”
Colosenses 2:20-23

Yeshua es el fin de la Ley, Pablo lo deja muy claro.

“Porque Cristo es el fin de la ley para justicia a todo aquel que cree.”
Romanos 10:4

El no sólo murió por nosotros, él vivió por nosotros y cumplió la Ley por nosotros.

“Pero cuando vino la plenitud del tiempo, Dios envió a su Hijo, nacido de mujer, nacido bajo la ley, a fin de que redimiera a los que estaban bajo la ley, para que recibiéramos la adopción de hijos.”
Gálatas 4:4 y 5

“Pues lo que la ley no pudo hacer, ya que era débil por causa de la carne, Dios lo hizo: enviando a su propio Hijo en semejanza de carne de pecado y como ofrenda por el pecado, condenó al pecado en la carne, para que el requisito de la ley se cumpliera en nosotros, que no andamos conforme a la carne, sino conforme al Espíritu.”
Romanos 8:3 y 4

Ahora vivimos de una forma distinta, hemos muerto a la Ley, somos libres de la Ley, para poder vivir en la novedad del Espíritu.

“¿Acaso ignoráis, hermanos (pues hablo a los que conocen la ley), que la ley tiene jurisdicción sobre una persona mientras vive? Pues la mujer casada está ligada por la ley a su marido mientras él vive; pero si su marido muere, queda libre de la ley en cuanto al marido. Así que, mientras vive su marido, será llamada adúltera si ella se une a otro hombre; pero si su marido muere, está libre de la ley, de modo que no es adúltera aunque se una a otro hombre. Por tanto, hermanos míos, también a vosotros se os hizo morir a la ley por medio del cuerpo de Cristo, para que seáis unidos a otro, a aquel que resucitó de entre los muertos, a fin de que llevemos fruto para Dios. Porque mientras estábamos en la carne, las pasiones pecaminosas despertadas por la ley, actuaban en los miembros de nuestro cuerpo a fin de llevar fruto para muerte. Pero ahora hemos quedado libres de la ley, habiendo muerto a lo que nos ataba, de modo que sirvamos en la novedad del Espíritu y no en el arcaísmo de la letra.”
Romanos 7:1-6

Pablo dice algo asombroso afirmando que la Escritura es algo arcaico. La palabra griega para “letra” es “gramma” en Juan 5:47, Yeshua la usa para referirse a los Escritos de Moisés y en II Timoteo 3:15 Pablo la usa para referirse a “las Escrituras”. Por eso, cuando Dios dijo que haría un Nuevo Pacto, Él “hizo anticuado al primero y lo que se hace anticuado y envejece, está a punto de desaparecer." Hebreos 8:13

Servimos a Dios de una forma distinta, siendo guiados por el Espíritu Santo.

“Pero si sois guiados por el Espíritu, no estáis bajo la ley.”
Gálatas 5:18

Vivimos por fe, servimos a Dios en la novedad del Espíritu, somos guiados por el Espíritu de Dios, su amor nos impulsa, su gracia nos enseña y su poder nos fortalece.

“Porque la gracia de Dios se ha manifestado, trayendo salvación a todos los hombres, enseñándonos, que negando la impiedad y los deseos mundanos, vivamos en este mundo sobria, justa y piadosamente, aguardando la esperanza bienaventurada y la manifestación de la gloria de nuestro gran Dios y Salvador Cristo Jesús, quien se dio a sí mismo por nosotros, para REDIMIRNOS DE TODA INIQUIDAD y PURIFICAR PARA SI UN PUEBLO PARA POSESION SUYA, celoso de buenas obras.”
Tito 2:11-14

“Por tanto, habiendo sido justificados por la fe, tenemos paz para con Dios por medio de nuestro Señor Jesucristo, por medio de quien también hemos obtenido entrada por la fe a esta gracia en la cual estamos firmes, y nos gloriamos en la esperanza de la gloria de Dios.”
Romanos 5:1 y 2

“Pues mediante la ley yo morí a la ley, a fin de vivir para Dios. Con Cristo he sido crucificado, y ya no soy yo el que vive, sino que Cristo vive en mí; y la vida que ahora vivo en la carne, la vivo por fe en el Hijo de Dios, el cual me amó y se entregó a sí mismo por mí. No hago nula la gracia de Dios, porque si la justicia viene por medio de la ley, entonces Cristo murió en vano.”
Gálatas 2:19-21