¿Cómo somos dirigidos bajo el Nuevo Pacto?

Bajo el Antiguo Pacto, Dios dirigía a Su Pueblo de diferentes formas: por las circunstancias, por la Voz del Profeta, por los ángeles, por visiones, por sueños . . . POR SUERTES.

Veamos:

“Y echará suertes Aarón sobre los dos machos cabríos, una suerte por el SEÑOR, y otra suerte para el macho cabrío expiatorio.”

Levítico 16:8

 

“Entonces habló el SEÑOR a Moisés, diciendo: . . . Pero la tierra se dividirá por suerte. Recibirán su heredad según los nombres de las tribus de sus padres.”

Números 26:52 y 55

 

“Y describiréis la tierra en siete partes, y me traeréis aquí la descripción. Y yo os echaré suertes aquí delante del SEÑOR nuestro Dios . . . Y Josué les echó suertes en Silo delante del SEÑOR, y allí Josué repartió la tierra a los hijos de Israel conforme a sus divisiones.””

Josué 18:6 y 10

 

“Y ahora esto es lo que haremos a Guibeá: subiremos contra la ciudad por sorteo . . .”

Jueces 20:9

 

“Así fueron divididos por suerte los unos y los otros; porque eran funcionarios del santuario y funcionarios de la casa de Dios, tanto los descendientes de Eleazar como los descendientes de Itamar.”

I Crónicas 24:5

 

“Y cada uno dijo a su compañero: Venid, echemos suertes para saber por causa de quién nos ha venido esta calamidad. Y echaron suertes, y cayó la suerte sobre Jonás.”

Jonás 1:7

La suerte se echaba, pero era Dios quien decidía según leemos aquí:

“La suerte se echa en el regazo, mas del SEÑOR viene toda decisión.”

Proverbios 16:33

La palabra hebrea en estos versículos es GORAL y según el diccionario Strong implica lo siguiente:

De una raíz que no se usa que significa ser áspero (como roca); propiamente guijarro, i.e. suerte (pequeñas piedras que se usan con ese propósito); figurativamente porción o destino (como determinado por suerte): adjudicar, heredad, parte, porción, sorteo, suerte, territorio.

Otro detalle que debemos tener en cuenta es que posiblemente (no estoy seguro, pero hay que tenerlo en cuenta) la expresión “echar suerte” en muchos pasajes del Antiguo Testamento se refiera al uso del Urim (luces) y el Tumim (perfecciones).

“Dijo luego a todo Israel: Vosotros estaréis a un lado, y yo y Jonatán mi hijo estaremos al otro lado. Y el pueblo respondió a Saúl: Haz lo que bien te pareciere. Entonces dijo Saúl a Yahveh Dios de Israel: Da suerte perfecta. Y la suerte cayó sobre Jonatán y Saúl, y el pueblo salió libre. Y Saúl dijo: Echad suertes entre mí y Jonatán mi hijo. Y la suerte cayó sobre Jonatán.”

I Samuel 14:40-42

El Rey Saúl usaba el Urim y el Tumim como podemos comprobar:

“Y consultó Saúl al Señor; pero el Señor no le respondió ni por sueños, ni por Urim, ni por profetas.”

I Samuel 28:6

Posiblemente el Urim y el Tumim eran dos piedrecitas que usaban los profetas para conocer la voluntad de Dios, estas piedras indicaban SÍ o indicaban NO, algunos creen que brillaban cuando la respuesta era SÍ, otros afirman que las tiraban al suelo y según cayesen era un SÍ o un NO, sin importar cómo funcionasen realmente, lo que sí está claro es que era un SÍ o un NO lo que respondían.

“Echaron suertes y la suerte cayó sobre Matías, y fue contado con los once apóstoles.”

Hechos 1:26

Cuando los 11 apóstoles eligieron el sustituto de Judas, echaron suertes, actuaron según el Antiguo Pacto porque todavía NO habían entendido plenamente que AHORA el Pacto vigente es el Nuevo Pacto en la sangre de Yeshua y ciertas cosas del Antiguo Pacto NO se aplican bajo el Nuevo. Muchos cristianos no se den cuenta de este hecho tan importante, es decir, hubo un cambio de Pactos, por eso, tuvo que haber un periodo de transición donde se definiría lo que estaría vigente y lo que NO estaría vigente a luz del Nuevo Pacto y del Espíritu Santo.

Ahora, bajo este mejor Pacto, el Espíritu de Dios vive en el corazón del creyente, por tanto, NO ECHAMOS SUERTES, ni miramos si llueve o si no llueve cuando tenemos que tomar un decisión . . . nosotros oímos la Voz del Pastor por medio de las Escrituras y de Su Espíritu que mora en nosotros y en algunas ocasiones especiales por medio de los dones del Espíritu, de los ángeles, de sueños, de visiones etc (digo etcétera porque NO quiero limitar a Dios).

“Mis ovejas oyen mi voz, y yo las conozco y me siguen . . .”

Juan 10:27

 

“Porque todos los que son guiados por el Espíritu de Dios, los tales son hijos de Dios.”

Romanos 8:14

Recomiendo la lectura del siguiente estudio:

10 LUCES QUE GUÍAN NUESTROS PASOS