Pero YO os digo

“Oísteis que fue dicho: Ojo por ojo, y diente por diente. PERO YO OS DIGO: No resistáis al que es malo; antes, a cualquiera que te hiera en la mejilla derecha, vuélvele también la otra; y al que quiera ponerte a pleito y quitarte la túnica, déjale también la capa; y a cualquiera que te obligue a llevar carga por una milla, vé con él dos. Al que te pida, dale; y al que quiera tomar de ti prestado, no se lo rehúses.”
Mateo 5:38-42

Jesús NO puede estar contradiciendo la Ley de Moisés, ni la puede estar aboliendo porque Jesús nació bajo la Ley y vivía bajo el Antiguo Pacto, de hecho, Jesús mismo, en este contexto, declara que él NO ha venido a abolir la Ley:

“No penséis que he venido para abrogar la ley o los profetas”
Mateo 5:17a

Entonces, ¿cómo podemos interpretar las palabras de Jesús que acompañan a “pero yo os digo”? Veamos otro ejemplo:

“Oísteis que fue dicho: Amarás a tu prójimo y aborrecerás a tu enemigo. PERO YO OS DIGO: Amad a vuestros enemigos, bendecid a los que os maldicen, haced bien a los que os aborrecen, y orad por los que os ultrajan y os persiguen . . .”
Mateo 5:43 y 44

¿Dónde dice la Ley de Moisés que “aborrezcamos a nuestros enemigos”? ¡En ningún lugar! Los maestros de la Ley enseñaban que no había que amar a los enemigos, por tanto, aquí Jesús NO está contradiciendo la Ley de Moisés, Jesús está corrigiendo lo que los maestros de la Ley enseñaban acerca de la Ley de Moisés.

Ahora, volvamos a la primera cita que puse del “ojo por ojo”, en este caso, la Ley de Moisés SÍ menciona la llamada Ley del Talión, entonces ¿qué nos está enseñando Jesús? Jesús NO está anulando la Ley del Talión porque dicha Ley debía ser aplicada por las autoridades, es decir, el “ojo por ojo” bien aplicado, implicaba que el castigo debía estar a la altura del delito cometido, ni más castigo, ni menos castigo, “ojo por ojo, diente por diente”, sin embargo, una vez más, los maestros de la Ley lo llevaban al terreno personal y justificaban la venganza personal usando esta Ley.

“Y los jueces inquirirán bien; y si aquel testigo resultare falso, y hubiere acusado falsamente a su hermano, entonces haréis a él como él pensó hacer a su hermano; y quitarás el mal de en medio de ti. Y los que quedaren oirán y temerán, y no volverán a hacer más una maldad semejante en medio de ti. Y no le compadecerás; vida por vida, ojo por ojo, diente por diente, mano por mano, pie por pie.”
Deuteronomio 19:18-21

En este pasaje encontramos la correcta aplicación de la Ley del Talión aplicada por los jueces.

Jesús nos dice que si alguien nos hace daño, no debemos vengarnos, ni pagar el mal con el mal, debemos intentar siempre buscar la paz y evitar la violencia, algo muy interesante es que Jesús habla de una bofetada, NO está hablando de algo grave, NO está diciendo que si alguien quiere violar a tu esposa que le des también a tu hija, habla de ofensas menores, también nos habla de dejar la túnica y la capa y de llevar una carga dos millas, si respondemos en amor ante estos ataques personales y humillaciones, estamos caminando en amor y somos pacificadores.

Esta tradición de tomarse la justica por su cuenta citando la Ley del Talión es lo que los maestros de la Ley hacían y era lo que Jesús estaba corrigiendo, de hecho, él mismo dijo:

“invalidando la palabra de Dios con vuestra tradición que habéis transmitido. Y muchas cosas hacéis semejantes a estas.”
Mateo 7:13

“Así habéis invalidado el mandamiento de Dios por vuestra tradición.”
Mateo 15:6

Algo que debe quedar claro es que Jesús NO pudo contradecir la Ley de Moisés, lo que Jesús hizo fue mostrar el alcance de la Ley de Moisés y su correcta interpretación, la tradición de los ancianos ayudaba a los fariseos y escribas a creer que guardaban la Ley de Moisés y que eran justos, pero las palabras de Jesús dejaron muy claro que NO guardaban la Ley de Moisés.

“¿No os dio Moisés la ley y ninguno de vosotros cumple la ley?”
Juan 7:19

Con el “aborrecerás a tu enemigo” estaban añadiendo a la Ley, con el “ojo por ojo y diente por diente” la estaban mal interpretando y sacando fuera de su contexto.

En la época de Jesús cuando alguien era acusado a las autoridades, las autoridades le pedían la túnica a la persona acusada e investigada hasta que finalizase la investigación, cuando Jesús dice que si alguien te lleva a pleito, en esa cultura, era si alguien te acusa delante de las autoridades, no temas, y si te piden la túnica, entonces dales también la capa para que vean que no tienes miedo porque eres inocente y el tema de llevar la carga dos millas, los romanos podían pedir a un judío que llevase su carga durante una milla, muchos judíos veían esto como una humillación, sin embargo, Jesús dice cuando los romanos te pidan que lleves su carga una milla, llévasela dos, dad a los os pidan, bendecid a los que os maldicen, amad a vuestros enemigos, bendecid a los que os persiguen . . .

“Amad, pues, a vuestros enemigos, y haced bien, y prestad, no esperando de ello nada; y será vuestro galardón grande, y seréis hijos del Altísimo; porque él es benigno para con los ingratos y malos.”
Lucas 6:35

Pablo nos transmite el mismo mensaje:

“Si es posible, en cuanto dependa de vosotros, estad en paz con todos los hombres. No os venguéis vosotros mismos, amados míos, sino dejad lugar a la ira de Dios; porque escrito está: Mía es la venganza, yo pagaré, dice el Señor. Así que, si tu enemigo tuviere hambre, dale de comer; si tuviere sed, dale de beber; pues haciendo esto, ascuas de fuego amontonarás sobre su cabeza. No seas vencido de lo malo, sino vence con el bien el mal.”
Romanos 12:18-21

© 2019 Ministerio Luz a las Naciones
Cookies make it easier for us to provide you with our services. With the usage of our services you permit us to use cookies.