Introducción

Si yo no hubiera tenido ningún sueño o no hubiera conocido a ninguna persona a la que Dios ha hablado en sueños, todavía seguiría creyendo que Dios se comunica con nosotros por medio de los sueños y visiones. La creencia de que Dios habla en sueños no viene del hombre, viene de Dios mismo, en las Escrituras encontramos una gran cantidad de casos donde Dios se manifiesta y da a conocer sus planes y propósitos en sueños y en visiones nocturnas.

Es triste ver el estado general de la iglesia, existe demasiada incredulidad, demasiada crítica, demasiado “listillo” y demasiados “espiritualoides”. La iglesia ha ido perdiendo su poder y su gloria a lo largo de los siglos, pero gracias a Dios que El está restaurando todas las cosas. Estamos experimentando, en estos días, un derramamiento del Espíritu Santo como nunca antes, los días en que vivimos son días de restauración, son días proféticos, días de gloria, la incredulidad no va a prevalecer en medio de nosotros, la falta de poder va a desaparecer por el nuevo mover que Dios está llevando a cabo en todos los que le buscan con el corazón.

Dios es real, no lo olvidemos, el mundo espiritual es real, la Palabra de Dios es real, el poder de Dios es real, su amor es real, su gracia es real, sus promesas son reales . . . los sueños son reales.

En este libro vamos a estar viendo lo que la Biblia enseña y lo que Dios dice acerca de los sueños y las visiones nocturnas. El hombre ha visto en los sueños un mensaje divino a lo largo de su existencia en la tierra y ha intentado dar explicación a las imágenes y escenas recibidas en los sueños usando su limitado conocimiento y su propia sabiduría, de hecho, si vamos a cualquier librería secular encontramos un gran número de libros que nos hablan de los sueños, existen varios diccionarios que explican la forma “correcta” de interpretar los diferentes tipos de sueños . . . pero todo esto surge de la gran imaginación del ser humano y de estudios realizados por psicólogos, no obstante, este libro no tiene nada que ver con el tipo de literatura que acabo de citar, todo lo que vemos en los sueños debe ser interpretado a la luz de las Escrituras y si el simbolismo que aparece en nuestros sueños no está explicado en las Escrituras tendremos que orar pidiendo sabiduría para poder interpretar lo que hayamos visto, sólo Dios nos puede dar la capacidad y la sabiduría para descifrar el mensaje que se esconde detrás de todo sueño y visión. Las visiones y los sueños son de Dios por tanto, sólo El puede darles su correcta interpretación y sentido.

“Ellos le dijeron: Hemos tenido un sueño, y no hay quien lo interprete. Entonces les dijo José: ¿No son de Dios las interpretaciones? . . .”
Génesis 40:8

“Y dijo Faraón a José: Yo he tenido un sueño, y no hay quien lo interprete; mas he oído decir de ti, que oyes sueños para interpretarlos. Respondió José a Faraón, diciendo: No está en mí; Dios será el que dé respuesta propicia a Faraón.”
Génesis 41:15-16

Dios habla en sueños . . . no sólo porque lo he experimentado en mi propia vida sino porque en su Palabra queda claramente establecido este hecho, por tanto, estemos atentos porque Dios puede venir en cualquier momento y hablarnos a través de esta forma sobrenatural y maravillosa llamada sueños.

CAPÍTULO 1