Aprende inglés con nuestro curso de inglés online ENGLISH4UALL, tenemos lecciones, canciones, tests, listenings, dictados, juegos, documentales y mucho más . . . http://english4uall.com

Las Lenguas: Don, Lenguaje y Señal

Cuando recibimos el bautismo en el Espíritu Santo, Dios nos da un lenguaje nuevo para comunicarnos con nuestro Padre Celestial de una forma sobrenatural, un lenguaje de oración, intercesión, alabanza y adoración. Este nuevo lenguaje es diferente al Don de lenguas. Todos los cristianos podemos hablar en lenguas, pero NO todos podemos tener el Don de lenguas.

“¿Son todos apóstoles? ¿son todos profetas? ¿todos maestros? ¿hacen todos milagros?¿Tienen todos dones de sanidad? ¿hablan todos lenguas? ¿interpretan todos?Procurad, pues, los dones mejores. Mas yo os muestro un camino aun más excelente.”

I Corintios 12:29-31

La respuesta que esperaba el apóstol Pablo a todas sus preguntas era un NO, por eso NO todos somos apóstoles, NO todos somos profetas, NO todos somos maestros, NO todos tenemos dones de sanidades, NO todos hacemos milagros, NO todos tenemos el Don de lenguas . . . PERO todos podemos hablar en lenguas como un nuevo lenguaje que Dios nos da cuando recibimos el bautismo en el Espíritu Santo.

Yeshua dijo que los que creemos en ÉL hablaríamos en lenguas en SU nombre.

“Y estas señales seguirán a los que creen: En mi nombre echarán fuera demonios; hablarán nuevas lenguas . . .”

Marcos 16:17

En Hechos podemos ver, que cuando los creyentes recibían el bautismo en el Espíritu Santo, empezaban a hablar en lenguas.

“Mientras aún hablaba Pedro estas palabras, el Espíritu Santo cayó sobre todos los que oían el discurso.Y los fieles de la circuncisión que habían venido con Pedro se quedaron atónitos de que también sobre los gentiles se derramase el don del Espíritu Santo.Porque los oían que hablaban en lenguas, y que magnificaban a Dios.”

Hechos 10:44-46

 

“Y habiéndoles impuesto Pablo las manos, vino sobre ellos el Espíritu Santo; y hablaban en lenguas, y profetizaban.”

Hechos 19:6

¿Por qué Yeshua no hablaba en lenguas?

Porque El conocía la voluntad del Padre en todo momento, por eso sus oraciones eran perfectas. Nosotros necesitamos hablar en lenguas porque, muchas veces, no sabemos cómo orar de una forma eficaz y nuestras oraciones se mezclan con nuestros propios deseos.

“Y de igual manera el Espíritu nos ayuda en nuestra debilidad; pues qué hemos de pedir como conviene, no lo sabemos, pero el Espíritu mismo intercede por nosotros con gemidos indecibles.”

Romanos 8:26

Pablo hablaba mucho en lenguas, yo creo que esa fue la clave en su vida y en su ministerio. Hablaba más en lenguas que los Corintios y debemos tener en cuenta que los Corintios hablaban mucho en lenguas.

“Doy gracias a Dios que hablo en lenguas más que todos vosotros . . .”

I Corintios 14:18

La Biblia nos dice que cuando hablamos en lenguas recibimos edificación, algo sucede en nuestras vidas cuando hablamos en lenguas, algo positivo. Si queremos edificar la vida de otras personas, primeramente necesitamos edificarnos a nosotros mismos, por eso es importante hablar en lenguas.

“El que habla en lengua extraña, a sí mismo se edifica . . .”

I Corintios 14:4a

“Pero vosotros, amados, edificándoos sobre vuestra santísima fe, orando en el Espíritu Santo . . .”

Judas 1:20

El versículo anterior nos muestra, una vez más, que cuando oramos en el Espíritu Santo recibimos edificación:

“. . . edificándoos . . . orando en el Espíritu Santo . . .”

Edifiquemos nuestras vidas orando en el Espíritu Santo, es decir, orando en lenguas.

Pablo sabía muy bien que si hablaba en lenguas su propio espíritu oraba y era edificado, PERO su entendimiento (parte de su alma) quedaba sin fruto.

“. . . si yo oro en lengua desconocida, mi espíritu ora, pero mi entendimiento queda sin fruto.”

I Corintios 14:14

Por eso, Pablo nos dice que cuando hablemos en lenguas, pidamos en oración poder interpretarlas para que nuestro entendimiento no quede sin fruto.

“. . . el que habla en lengua extraña, pida en oración poder interpretarla.”

I Corintios 14:13

Por tanto, Pablo acaba diciéndonos lo que él mismo hacía y lo que nosotros también debemos hacer:

“¿Qué, pues? Oraré con el espíritu, pero oraré también con el entendimiento; cantaré con el espíritu, pero cantaré también con el entendimiento.”

I Corintios 14:15

Pablo llama a la oración en lenguas “Orar con el espíritu”. Cuando Pablo se ponía a orar, primeramente oraba con el espíritu (en lenguas) y después oraba con el entendimiento (las lenguas que acababa de orar en su propio idioma), la prioridad en la vida de Pablo era el orar y el cantar en lenguas. Orar en lenguas debería ser nuestra prioridad cuando nos ponemos a orar.

Diferencias entre hablar en lenguas y el Don de lenguas

- Cuando hablamos en lenguas NO hablamos a los hombres, hablamos a Dios, por eso estas lenguas NO requieren interpretación (el don de interpretación de lenguas). Dios nos entiende cuando oramos en lenguas ¿verdad?

“Porque el que habla en lenguas no habla a los hombres, sino a Dios; pues nadie le entiende, aunque por el Espíritu habla misterios.”

I Corintios 14:2

- Cuando fluimos con el Don de lenguas NO hablamos a Dios, hablamos a los hombres, por eso estas lenguas necesitan ser interpretadas. Podemos afirmar que el Don de lenguas es un don incompleto, ya que requiere de otro don para su uso en la iglesia (el don de interpretación de lenguas).

“Si habla alguno en lengua extraña, sea esto por dos, o a lo más tres, y por turno; y uno interprete. Y si no hay intérprete, calle en la iglesia, y hable para sí mismo y para Dios.”

I Corintios 14:27 y 28

- Nosotros somos los que iniciamos las lenguas que hablamos. Pablo dijo: “(YO) Oraré con el espíritu y (YO) cantaré con el espíritu”. Debemos recordar que cuando hablamos en lenguas es nuestro espíritu quien ora. Nosotros podemos orar cuando queramos en lenguas, con la rapidez que queramos y lo alto que queramos.

“Porque si YO oro en lengua desconocida, MI espíritu ora . . .”

I Corintios 14:14

- En el Don de lenguas es el Espíritu Santo quien toma la iniciativa, el Don de lenguas no es iniciado cuando el hombre quiere.

“Pero todas estas cosas las hace uno y el mismo Espíritu, repartiendo a cada uno en particular como él quiere.”

I Corintios 12:11

Hay diferentes niveles cuando hablamos en lenguas. Yo he notado que cuanto más hablo en lenguas, más palabras uso.

Cuando un cristiano recibe el bautismo en el Espíritu Santo normalmente empieza a hablar con unas lenguas sencillas, solamente usando una vocal o dos y un par de consonantes, pero cuanto más ora, más vocales y consonantes empieza a usar y sus palabras empiezan a sonar como un idioma, un idioma celestial, un lenguaje espiritual, un lenguaje maravilloso.

Hay otro nivel dentro de las lenguas que hablamos como podemos ver en Hechos:

“Y fueron todos llenos del Espíritu Santo, y comenzaron a hablar en otras lenguas, según el Espíritu les daba que hablasen.Moraban entonces en Jerusalén judíos, varones piadosos, de todas las naciones bajo el cielo.Y hecho este estruendo, se juntó la multitud; y estaban confusos, porque cada uno les oía hablar en su propia lengua.”

Hechos 2:4-6

Cuando empezaron a hablar en lenguas los que estaban alrededor pudieron entender lo que estaban diciendo. Está manifestación NO era el Don de lenguas, era el lenguaje espiritual que Dios da con el bautismo en el Espíritu Santo, pero en un nivel diferente (tercer nivel).

Tenemos que orar en lenguas y lo bueno es que la Biblia nos dice que nosotros podemos interpretar nuestras propias lenguas.

“Por lo cual, el que habla en lengua extraña, pida en oración poder interpretarla.”

I Corintios 14:13

Aquí Pablo no se refiere al Don de interpretación de lenguas (que NO todos tenemos), aquí Pablo se refiere a la habilidad que Dios nos da en respuesta a nuestro deseo y oración por entender lo que hablamos en lenguas cuando estamos dirigiéndonos a ÉL.

El uso correcto del Don de lenguas y del Don de interpretación de lenguas lo encontramos un poco más adelante:

“Si habla alguno en lengua extraña, sea esto por dos, o a lo más tres, y por turno; y uno interprete.Y si no hay intérprete, calle en la iglesia, y hable para sí mismo y para Dios.”

I Corintios 14:27-28

Nuestra mente se queja cuando hablamos en lenguas, nuestra mente siempre quiere estar al control de todo y cuando hablamos en lenguas para nuestra mente es una pérdida de tiempo. Los demonios tampoco quieren que hablemos en lenguas porque saben que hay mucho poder en las palabras que decimos cuando hablamos en lenguas y además no soportan no poder entender lo que estamos orando. Si nuestras palabras tienen poder, cuanto más poder tienen las palabras que el Espíritu Santo pone en nuestros corazones cuando hablamos en lenguas. ¡AleluYah! Por eso Pablo dijo:

“Doy gracias a Dios que hablo en lenguas . . .”

I Corintios 14:18a

Pablo también expresó su deseo cuando dijo:

“Así que, quisiera que todos vosotros hablaseis en lenguas . . .”

I Corintios 14:5

Debemos entender que cuando oramos en lenguas estamos orando la perfecta voluntad de Dios, la Biblia afirma que cuando hablamos en lenguas:

- Hablamos misterios a Dios – I Co. 14:2

- Recibimos edificación – I Co. 14:4

- Nuestro espíritu ora – I Co. 14:4

- Bendecimos y damos gracias a Dios – I Co. 14:16

Las lenguas como lenguaje espiritual las podemos dividir en tres niveles:

Nivel 1: Idioma de tartamudos. La persona que habla parece un tartamudo y usa una o dos vocales nada más.

“Porque mandamiento tras mandamiento, mandato sobre mandato, renglón tras renglón, línea sobre línea, un poquito allí, otro poquito allá; porque en lengua de tartamudos, y en extraña lengua hablará a este pueblo”

Isaías 28:10 y 11

El pasaje que acabo de mencionar, Pablo, inspirado por el Espíritu Santo, lo aplica a las lenguas como podemos comprobar en I Corintios 14:21:

“En la ley está escrito (Isaías 28:11): En otras lenguas y con otros labios hablaré a este pueblo . . .”

Nivel 2: Idioma desarrollado. Cuanto más tiempo pasemos hablando en lenguas más desarrollaremos dicho lenguaje espiritual, hablaremos con palabras más complejas.

Nivel 3: Idiomas existentes en la tierra, la persona que habla NO sabe exactamente en el idioma qué está hablando, pero podría ser entendido por otra que hablase dicho idioma. En este nivel las lenguas es una SEÑAL para los incrédulos (como sucedió en Hechos 2).

“Así que las lenguas son una señal, no para los que creen, sino para los incrédulos

I Co. 14:22

Es curioso que la palabra griega que se usa aquí – semeion - para señal, también signifique MILAGRO . . . esto nos indica que este tipo de lenguas ES UN MILAGRO. Las lenguas son algo sobrenatural, algo milagroso.

Algunos estudiosos afirman que el don de lenguas tiene dos usos diferentes: don de uso público y el don de lenguas de uso privado (un mismo don: dos usos), pero que se trata del mismo don. Esta postura es muy interesante incluso válida y aunque NO estoy de acuerdo con los términos que usa, básicamente es lo mismo que yo pienso pero usando otros términos.

Las Lenguas en Hechos capítulo 2

“Y de repente vino del cielo un estruendo como de un viento recio que soplaba, el cual llenó toda la casa donde estaban sentados;   y se les aparecieron lenguas repartidas, como de fuego, asentándose sobre cada uno de ellos. Y fueron todos llenos del Espíritu Santo, y comenzaron a hablar en otras lenguas, según el Espíritu les daba que hablasen. Moraban entonces en Jerusalén judíos, varones piadosos, de todas las naciones bajo el cielo. Y hecho este estruendo, se juntó la multitud; y estaban confusos, porque cada uno les oía hablar en su propia lengua. Y estaban atónitos y maravillados, diciendo: Mirad, ¿no son galileos todos estos que hablan? ¿Cómo, pues, les oímos nosotros hablar cada uno en nuestra lengua en la que hemos nacido? Partos, medos, elamitas, y los que habitamos en Mesopotamia, en Judea, en Capadocia, en el Ponto y en Asia, en Frigia y Panfilia, en Egipto y en las regiones de Africa más allá de Cirene, y romanos aquí residentes, tanto judíos como prosélitos, cretenses y árabes, les oímos hablar en nuestras lenguas las maravillas de Dios.”

Hechos 2:2-11

Debemos tener en cuenta que lo que sucedió en Hechos 2 fue algo MUY especial porque no solamente hablaron en idiomas conocidos (pero NO para ellos ya que hablaban según el Espíritu les daba que hablasen), sino que también había sobre sus cabezas unas lenguas de fuego y se escuchó un gran ruido . . . la explicación de Pedro es que esto es debido al derramamiento del Espíritu Santo . . . dicho derramamiento hizo posible que hablasen en lenguas no-conocidas para ellos mismos, pero conocidas para los que las oían, si lo que decían era alabanzas estaban hablando a Dios y NO a los hombres, esto se ceñiría al versículo que afirma que las lenguas no son para los hombres, tampoco podemos dudar que estas lenguas estaban edificando a los que las hablaban, por tanto estaban edificándose (también esto se ciñe a las lenguas como lenguaje) . . . lo único que marca una diferencia en esta situación, es que los que estaban presentes las estaban entendiendo . . . pero esto NO puede ser “el don de lenguas” porque el don requiere el don de interpretación de lenguas y aquí no hubo intérpretes y además la multitud que entendía lo que hablaban NO eran creyentes en Yeshua . . . por tanto . . . podemos hacer dos divisiones / clasificaciones válidas:


Primera clasificación:

- Don de lenguas.

- Hablar en lenguas como lenguaje con los tres niveles ya mencionados.

Segunda clasificación:

-  Don de lenguas.

-  Hablar en lenguas como lenguaje espiritual (niveles 1 y 2).

- Hablar en lenguas como señal-milagro a los incrédulos (ya que los incrédulos pueden entender el mensaje dicho por una persona que no tiene ni idea de lo que está diciendo, por eso es una señal de algo milagroso, si una persona que habla alemán habla alemán entonces no se produce nada milagroso).