Los Hijos de Israel

En un principio a los Judíos se los conocía con el nombre de “Hebreos”, “Hijos de Israel” y/o “Israelitas”. La primera vez que aparece la palabra “hebreo” (ivrí) es en el libro de Génesis refiriéndose a Abraham:

“Y uno de los que escaparon vino y se lo hizo saber a Abram el hebreo . . .”

Génesis 14:13a

Abraham no era Judío ni Israelita, era Hebreo.

José también es llamado Hebreo – ivrí -:

“Y estaba allí con nosotros un joven hebreo, un siervo del capitán de la guardia . . .”

Génesis 41:12

El mismo Jonás afirma que es hebreo:

“Soy hebreo, y temo al SEÑOR Dios del cielo . . .”

Jonás 1:9

Dios es llamado el “Dios de los Hebreos” – Adonai Elohei haIvrim:

“Y ellos escucharán tu voz; y tú irás con los ancianos de Israel al rey de Egipto, y le diréis: "El SEÑOR, el Dios de los hebreos, nos ha salido al encuentro . . .”

Éxodo 3:18

La palabra “hebreo” puede venir:        

-De uno de los antepasados de Abraham llamado Hever (Ge. 10:21).

-Del verbo AVAR cuyo significado es “pasar” o “cruzar” (Gn. 15:17).

-De la palabra EVER que significa “del otro lado” pudiendo ser una referencia a la procedencia de Abraham, “del otro lado del Éufrates” (Jos. 24:2 y 3), también puede ser una referencia a la separación que se produjo cuando Dios le llamó y tuvo que dejarlo todo.

Es curioso que la palabra “Judío” (yehudí) no aparece en toda la Torá (el Pentateuco). En las Escrituras podemos observar que los judíos eran:

1.Los que pertenecían a la tribu de Judá - YEHUDÁ - cuarto hijo del patriarca Jacob.

Posteriormente también fueron llamados Judíos (yehudím) los que pertenecían al Reino del Sur, cuando muere el rey Salomón el Pueblo de Israel se divide en 2 reinos:

-el Reino del Sur, compuesto por la tribu de Judá y la tribu de Benjamín, también conocido como Reino de Judá. Su capital era Jerusalén.

-el Reino del Norte, compuesto por las otras 10 tribus y conocido como Reino de Israel. Su capital era Samaria.

Cuando el Reino del Norte (Israel) fue llevado cautivo por Asiria (722 a.C.), el Reino de Judá siguió viviendo en la tierra de Israel convirtiéndose en el representante de todo el Pueblo de Israel (II Re. 17:18), aunque el Reino de Judá fue llevado cautivo a Babilonia (586 a.C.), después de aproximadamente 70 años pudieron regresar, a partir de ese momento el término Judío sería sinónimo de Israelita o Hijo de Israel.

Mardoqueo es llamado judío (yehudí) porque era de la tribu de Benjamín (del Reino de Judá):

“Había en Susa residencia real un varón judíocuyo nombre era Mardoqueo hijo de Jair, hijo de Simei, hijo de Cis, del linaje de Benjamín . . .”

Ester 2:5

2.Los habitantes de Judea.

En los tiempos de Yeshua, Israel estaba dividido en 4 regiones: Galilea, Samaria, Judea y Perea, a los habitantes de Galilea se les llamaba Galileos, a los habitantes de Samaria, Samaritanos, y a los habitantes de Judea . . . Judíos.

“Después de esto, Yeshua andaba por Galilea, pues no quería andar por Judea porque los judíos procuraban matarle.”

Juan 7:1

En este versículo los “judíosson los vivían en Judea, no está hablando de los judíos en general. De hecho si leemos todo el pasaje podemos ver que el término “los judíos” siempre se refiere a los habitantes de Judea.

“Por eso los judíos le buscaban en la fiesta y decían: ¿Dónde está ése? Y había mucha murmuración entre la gente acerca de El. Unos decían: Él es bueno. Otros decían: No, al contrario, extravía a la gente. Sin embargo, nadie hablaba abiertamente de El por miedo a los judíos.”

Juan 7:11-13

En estos versículos vemos que hay dos grupos de personas: la gente y los judíos. Los judíos en este pasaje sabemos que son los que vivían en Judea, pero debemos entender que la gente a la que se hace referencia en estos versículos también eran judíos ya que estaban en Jerusalén (Judea) para la Fiesta de los Tabernáculos.

Por tanto, Abraham fue el primer hebreo, los primeros Israelitas fueron los hijos de Jacob (Israel) y los primeros Judíos fueron los hijos de Judá. Todos los judíos eran Israelitas, pero NO todos los Israelitas eran judíos.

Hoy en día, todo este contexto que acabamos de ver no se tiene en cuenta y los términos “Hebreo”, “Judío” e “Israelita” son usados con el mismo significado y sentido.

¿QUIÉN ES JUDIO SEGÚN LA LEY JUDIA?

Actualmente “Judío” es la persona que cumple con una de las siguientes condiciones:

-Primera condición: Nacer de un madre judía (por nacimiento).

-Segunda condición: Convertirse al Judaísmo (por conversión).

Esta doble “identidad” de judío ha producido mucha confusión, por eso un judío que cumpla la primera condición puede ser ateo sin dejar de ser judío y una persona que haya podido nacer de una madre no-judía puede llegar a ser judío abrazando el Judaísmo, cuando dicha persona lleva a cabo su conversión (guiur) pasa a formar parte del Pueblo Judío. La conversión al Judaísmo NO se fomenta dentro del Judaísmo sino todo lo contrario, ya que los rabinos afirman que para ser justo delante de Dios y tener parte en el OLÁM HABÁ (el Mundo Venidero) no hace falta ser judío. Algunos rabinos han enseñado que a los que quieran convertirse se les debe echar con una mano, pero darles la bienvenida con la otra. Los rabinos tratan de disuadir a cualquier persona que quiera convertirse al Judaísmo poniendo a prueba de esta forma la verdadera motivación y determinación de dicha persona.

Si un hombre quiere formar parte del Pueblo Judío (convertirse) debe:

-Buscar un rabino ortodoxo cualificado para que le acompañe, guie y supervise en su proceso de conversión.

-Involucrarse en la comunidad judía: yendo a la sinagoga, celebrando las fiestas con otros judíos, etc

-Familiarizarse con las leyes judías (Halajá).

-Presentarse ante un Bet Din (tribunal de justicia) compuesto de 3 rabinos para demostrar que está preparado.

-Circuncidarse - BRIT MILÁ -.

-Inmersión – TEVILÁ - en un baño ritual – MIKVÉ -.

-Hacer un juramento.

-Escoger un nombre hebreo.

-Celebrar una fiesta (esto es opcional).

Después de todos estos pasos, los rabinos del Bet Din (Tribunal Rabínico) firman un certificado oficial reconociendo la nueva identidad judía del converso.

LA SIETE LEYES RABINICAS

Como he dicho anteriormente los rabinos afirman que no se requiere una conversión para tener parte en el Mundo Venidero, lo único que se necesita, según ellos, es cumplir las Siete Leyes de los hijos de Noé – Sheva Mitsvot Benei Noaj, que son consideradas leyes universales. Cumpliendo estas leyes nos convertimos en los “piadosos entre las naciones del mundo”. Los rabinos enseñan que estas leyes fueron dadas a Adán y posteriormente a Noé y a sus hijos.

Las Siete Leyes Noájidas, como se suelen llamar, aparecen en el Talmud y están compuestas de 6 mandamientos negativos (prohibiciones) y 1 mandamiento positivo:

-No adorar ídolos.

-No blasfemar.

-No cometer asesinato.

-No llevar a cabo ningún tipo de inmoralidad sexual (fornicación, incesto, adulterio . . .)

-No robar.

-No comer carne de un animal con vida.

-Establecer tribunales de justicia.

Si estás pensando leer la historia de Noé para ver cuando el Eterno les dio estas 7 leyes, te voy a ahorrar un poco de tiempo porque el Eterno NO dio estas 7 leyes a Noé ni a sus hijos, ellos solamente recibieron 3 leyes o mandamientos:

-Fructificad y multiplicaos, y llenad la tierra. Gn. 9:1 y 7

-Carne con su vida, que es su sangre, no comeréis. Gn. 9:4

-El que derramare sangre de hombre, por el hombre su sangre será derramada. Gn. 9:6

Podemos comprobar que de las 7 leyes Noájidas, seis han sido sacadas de la Torá y solamente una de ellas (No asesinarás) la encontramos dirigida a Noé y a sus hijos.

Según estas 7 leyes Noájidas los que creemos en la Deidad de Yeshua somos idolatras y blasfemos (primera y segunda ley), es decir, cuando oramos a Yeshua, cuando le adoramos, cuando le llamamos Eterno, estamos quebrantando las 2 primeras leyes. Lamentablemente, muchos de los que se acercan a las Raíces hebreas de nuestra fe, comienzan a negar la Deidad de Yeshua y haciéndose “sabios” delante de los rabinos ortodoxos, se hacen necios delante del Eterno.

“¿Acaso tenemos que agradar a los hombres? Si tratara de agradar a los hombres, ya no sería siervo del Mesías.”

Gálatas 1:10

¿DOS LEYES O UNA SOLA LEY?

Los rabinos enseñan que hay dos tipos de leyes:

-         Leyes para los judíos.

-         Leyes para los gentiles.

Maimónides afirmó que:

Un gentil que se dedica al estudio de la Torá, se hace merecedor de la pena de muerte. Solamente debe dedicarse el gentil a estudiar de la Torá aquello que refiere a los Siete Preceptos Universales. Así mismo, un gentil que hace shabbat incluso en cualquier otro día de la semana, si lo propone como Shabbat se hace merecedor de la pena de muerte . . .”

Mishné Torá - Hiljot Melajim 10:9

Estas afirmaciones de Maimónides son una auténtica barbaridad y por supuesto NO tienen ninguna base bíblica. En la Torá podemos leer que hay una sola Ley/Torá tanto para el judío como para el extranjero (gentil):

"Una sola ley (TORÁ) habrá, una sola ordenanza (MISHPÁT), para vosotros y para el extranjero (GUER) que reside con vosotros."

Números 15:16

En la Torá encontramos que los extranjeros debían también oír y aprender de la Torá para que pudiesen temer al Eterno y guardar sus Palabras.

“Harás congregar al pueblo, varones y mujeres y niños, y tus extranjeros (GUER) que estuvieren en tus ciudades, para que oigan y aprendan, y teman al SEÑOR vuestro Dios, y cuiden de cumplir todas las palabras de esta ley (DIVRÉI HATORÁ) . . .”

Deuteronomio 31:12

Maimónides también declaró que el Shabat es solamente para los judíos y que todo gentil que guarda el Shabat se hace merecedor de la pena de muerte, sin embargo, Yeshua, nuestro Rabino, dijo:

“El día de reposo (el Shabat) se hizo para el hombre, y no el hombre para el día de reposo (el Shabat).”

Marcos 2:27

Cuando guardamos el Shabat estamos disfrutando del regalo que el Eterno ha dado a todos los hombres y además estamos cumpliendo uno de los 10 mandamientos.

“Y a los extranjeros que se alleguen al SEÑOR para servirle, y para amar el nombre del SEÑOR, para ser sus siervos, a todos los que guardan el Shabat sin profanarlo, y se mantienen firmes en mi pacto, yo los traeré a mi santo monte, y los alegraré en mi casa de oración. Sus holocaustos y sus sacrificios serán aceptos sobre mi altar; porque mi casa será llamada casa de oración para todos los pueblos.”

Isaías 56:6 y 7

Los extranjeros que guardaban el Shabat iban a ser bendecidos y recompensados por el Todopoderoso.

Seis días trabajarás, y harás toda tu obra; mas el séptimo día es reposo para el SEÑOR tu Dios; no hagas en él obra alguna, tú, ni tu hijo, ni tu hija, ni tu siervo, ni tu criada, ni tu bestia, ni tu extranjero – GUER - que está dentro de tus puertas.”

Éxodo 20:9 y 10

ANTES . . . NO . . . ¿Y AHORA?

Debemos entender algo muy importante: todos los que hemos recibido a Yeshua HaMashiaj y hemos decidido tomar su yugo, un yugo fácil de llevar, hemos sido hechos Hijos de Dios, Hijos de la Promesa, Hijos de Israel, ahora formamos parte del Israel de Dios.

“Recordad, pues, que en otro tiempo vosotros los gentiles en la carne, llamados incircuncisión por la tal llamada circuncisión, hecha por manos en la carne, recordad que en ese tiempo estabais separados de Cristo, excluidos de la ciudadanía de Israel, extraños a los pactos de la promesa, sin tener esperanza, y sin Dios en el mundo. Pero ahora en Yeshua HaMashiaj - Cristo Jesús, vosotros, que en otro tiempo estabais lejos, habéis sido acercados por la sangre del Mesías. Porque El mismo es nuestra paz, quien de ambos pueblos hizo uno, derribando la pared intermedia de separación . . .”

Efesios 2:11-14

 

“Sabéis que cuando erais gentiles, se os extraviaba llevándoos, como se os llevaba, a los ídolos mudos.”

I Corintios 12:2

Pablo nos dice que “los gentiles en la carne” debemos recordar que en un pasado estábamos separados del Mesías, habíamos sido excluidos de la ciudadanía de Israel, éramos extraños a los pactos, no teníamos esperanza y no teníamos a Dios, pero ahora, ¡Baruj HaShem! Somos parte de Su Pueblo, somos parte de su Familia, somos sus hijos amados, somos hijos de Israel.

Hemos sido injertados en el Israel de Dios – el Olivo (Jer. 11:16), ahora somos participantes de la rica savia del Olivo, somos participantes de la Torá, de la gloria, de los pactos, de las promesas, de las bendiciones, de la salvación.

Los que hemos creído en Yeshua somos hijos de Avraham Avinu (nuestro Padre Abraham):

“Porque no todos los descendientes de Israel son Israel; ni son todos hijos por ser descendientes de Abraham . . . Esto es, no son los hijos de la carne los que son hijos de Dios, sino que los hijos de la promesa son considerados como descendientes.”

Romanos 9:6-8

 

“Por consiguiente, sabed que los que son de fe, éstos son hijos de Abraham.”

Gálatas 3:7

Si somos de fe, somos hijos de Abraham y Abraham era . . . HEBREO . . . por tanto nosotros podemos afirmar juntamente con Pablo lo siguiente:

“¿Son ellos hebreos? Yo también. ¿Son israelitas? Yo también. ¿Son descendientes de Abraham? Yo también. ¿Son servidores del Mesías? . . .Yo más.”

II Corintios 11:22 y 23a

Somos Hebreos . . .

somos Israelitas . . .

somos descendientes de Abraham . . .

y somos servidores de Yeshua.