Por el camino que yo fui NO vayas tú

En la noche de Yom Kipúr, un Rabino dirigió a los que estaban en la sinagoga palabras de ética y moral relacionadas con el gran Día del Juicio. Entre otros temas instó a la gente a abandonar sus malos hábitos para re-conectarse con Dios y al final de su exposición alegó:

Y si ustedes objetasen que también yo, eventualmente, puedo estar en el camino equivocado, les responderé con el siguiente ejemplo: Un hombre estaba perdido en el bosque, solitario, hasta que se cruzó con otro hombre a quien le preguntó cómo podía salir de allí. Éste hombre le respondió: “Cómo se sale de aquí no lo sé, pues también yo estoy perdido, pero una cosa sí puedo decirte: Por el camino que yo fui hasta ahora, no vayas tú.