El Niño y el Ladrón

El Rabino Zusia fue a visitar a su Rabino, el Rabino Dov Ber.

He oído, Rabino”, dijo Zusia, “que hay 10 principios en nuestra vida espiritual, pero todavía tengo que aprender cuáles son. Tengo la esperanza de que tú puedas enseñármelos.

El Rabino Dov Ber le dijo: “No puedo enseñártelos, pero sí puedo indicarte quiénes pueden hacerlo”.

¿Y quiénes son?”, preguntó el Rabino Zusia

Los 3 primeros principios puedes aprenderlos de un niño; los 7 siguientes de un ladrón”, el Rabino Dov Ber prosiguió: “De un niño puedes aprender 3 cosas: a estar alegre sin motivo alguno, a no perder el tiempo y a pedir lo que quieres en voz alta. Y de un ladrón puedes aprender 7 cosas: a hacer tu trabajo en secreto; si no acabas un tarea una noche, a reanudarla a la noche siguiente; a amar a tus colaboradores; a arriesgar tu vida por alcanzar tu objetivo; a estar preparado a cambiar cuanto tienes por la más mínima ganancia; a estar dispuesto a soportar penalidades físicas y a entregarte a tu trabajo sin pensar en hacer ninguna otra cosa.