Mateo 24:45-51

“¿Quién es, pues, el siervo fiel y prudente, al cual puso su señor sobre su casa para que les dé el alimento a tiempo? Bienaventurado aquel siervo al cual, cuando su señor venga, le halle haciendo así. De cierto os digo que sobre todos sus bienes le pondrá. Pero si aquel siervo malo dijere en su corazón: Mi señor tarda en venir; y comenzare a golpear a sus consiervos, y aun a comer y a beber con los borrachos, vendrá el señor de aquel siervo en día que éste no espera, y a la hora que no sabe, y lo castigará duramente, y pondrá su parte con los hipócritas; allí será el lloro y el crujir de dientes.”
Mateo 24:45-51

Con estos versículos finales de Mateo 24, Jesús vuelve a enfatizar lo que había dicho previamente poniendo el ejemplo de los días de Noé cuando el diluvio vino a la hora que nadie esperaba y poniendo el ejemplo del ladrón que viene a robar sin ningún tipo de aviso o advertencia, ahora Jesús, con esta parábola del siervo fiel y prudente, nos transmite el mismo mensaje:

“Velad porque no sabéis a qué hora ha de venir vuestro Señor . . . Por tanto, también vosotros estad preparados; porque el Hijo del Hombre vendrá a la hora que no pensáis . . . vendrá el señor de aquel siervo en día que éste no espera, y a la hora que no sabe . . .”
Mateo 24:42 y 44

Siento decir que NO hay señales que nos indiquen la segunda gloriosa venida de Jesús, las inundaciones y los terremotos NO son señales de su venida, ni las epidemias, ni el hambre en el mundo, ni los extraterrestres . . . ya que, como hemos visto, su venida gloriosa será SIN ningún tipo de aviso o advertencia. En el evangelio de Marcos podemos leer:

“Pero de aquel día y de la hora nadie sabe, ni aun los ángeles que están en el cielo, ni el Hijo, sino el Padre. Mirad, velad y orad; porque no sabéis cuándo será el tiempo. Es como el hombre que yéndose lejos, dejó su casa, y dio autoridad a sus siervos, y a cada uno su obra, y al portero mandó que velase. Velad, pues, porque no sabéis cuándo vendrá el señor de la casa; si al anochecer, o a la medianoche, o al canto del gallo, o a la mañana; para que cuando venga de repente, no os halle durmiendo. Y lo que a vosotros digo, a todos lo digo: Velad.”
Marcos 13:32-37

Hoy podría venir Jesús o mañana o dentro de cien años, estemos preparados, sigamos recibiendo de su amor y sigamos amándole, sigamos confiando en Él y sigamos viviendo el tipo de vida que a Él le agrada: UNA VIDA DE AMOR Y DE FE.

© 2019 Ministerio Luz a las Naciones
Cookies make it easier for us to provide you with our services. With the usage of our services you permit us to use cookies.