Mateo 24:1-3

El discurso final de Jesús lo tenemos en Mateo 24, Marcos 13 y Lucas 21. Este discurso fue dado unos días antes de que Jesús fuese crucificado (Mt. 26:1 y 2).

“Cuando Jesús salió del templo y se iba, se acercaron sus discípulos para mostrarle los edificios del templo. Respondiendo él, les dijo: ¿Veis todo esto? De cierto os digo, que no quedará aquí piedra sobre piedra, que no sea derribada.”
Mateo 24:1 y 2

Esta profecía se cumplió en el 70 d.C., el historiador judío Flavio Josefo nos dice que:

“. . . uno de los soldados, sin esperar ninguna orden y sin miedo por la envergadura de la hazaña, impulsado por un cierto ímpetu divino, cogió un tizón encendido y, levantado en alto por uno de sus compañeros, lo arrojó por una ventana dorada, que por el lado norte permitía entrar a las estancias que había alrededor del Templo. Cuando el fuego prendió, se alzó entre los judíos un grito acorde al desastre y corrieron en masa a apagarlo, sin preocuparse ya por su vida y sin escatimar fuerzas, dado que se estaba desmoronando el lugar que ellos antes habían custodiado . . . Mientras ardía el Templo, tuvo lugar por parte de los romanos el saqueo de todo lo que se encontraban y una incontable matanza de todo aquel con quien se topaban, pues no hubo compasión por la edad ni respeto por la dignidad, sino que fueron degollados, sin distinción, niños, ancianos, laicos y sacerdotes . . . Las llamas, que se extendían con intensidad, producían un fragor que se unía con los gemidos de los que caían.”
Las Guerras de los Judíos – Libro VI (70 d.C.)

Najmánides (el Rambán – Rabí Moisés Ben Najmán), hablando del capítulo 28 del libro de Deuteronomio, afirmó en su comentario de la Torá:

“Vespasiano y su hijo, Tito, llegaron con un enorme ejército y capturaron todas las ciudades fortificadas de Judea, oprimiendo con crueldad a los judíos. Se sabe que después de que derribaron las murallas de Jerusalén y el Templo, sólo quedó en pie el muro del Templo y los sitiados se comieron la carne de sus hijos e hijas. Y cuando por fin cayó el Santuario, se cumplió el versículo 63 de este capítulo: “Y seréis arrancados de la tierra.”.
El cumplimiento de las profecías de la Torá – Rabí Meir Simja Sokolovsky

Después de la destrucción del Templo, el Rabino Yehoshua Ben Janania se lamenta diciendo al Rabino Yojanan Ben Zacai:

“¡Ay de nosotros, porque el lugar en el que podíamos expiar nuestras transgresiones está en ruinas!”
Avot de Rabbi Natan 4

“Y estando él sentado en el monte de los Olivos, los discípulos se le acercaron aparte, diciendo: Dinos, ¿cuándo serán estas cosas, y qué señal habrá de tu venida, y del fin del siglo?”
Mateo 24:3

Los estudiosos de la Biblia NO se ponen de acuerdo identificando las preguntas que los discípulos hacen a Jesús, ¿Era una sola pregunta, pero dicha de tres formas distintas? ¿Eran tres preguntas que se referían a un mismo evento? ¿Eran tres preguntas que se referían a tres eventos distintos? ¿Era en realidad dos preguntas que se referían a dos eventos distintos? . . . A mí me gustaría añadir una pregunta más a este asunto ¿Sabían los discípulos realmente lo que estaban preguntando a Jesús? . . . Independientemente de nuestra interpretación a la hora de identificar las preguntas, algo que debe estar claro es que Jesús, en el capítulo 24 de Mateo, nos habla de la destrucción de Jerusalén y del Templo lo que sería el fin del siglo (esto se estudiará más adelante) y también nos habla de su Segunda Venida corporal y en gloria (futura). Sin embargo, las preguntas que encontramos en los pasajes paralelos de Marcos y de Lucas, son dirigidas exclusivamente hacia la destrucción del Templo como podemos comprobar:

“Y se sentó en el monte de los Olivos, frente al templo. Y Pedro, Jacobo, Juan y Andrés le preguntaron aparte: Dinos, ¿cuándo serán estas cosas? ¿Y qué señal habrá cuando todas estas cosas hayan de cumplirse?”
Marcos 13:3 y 4

“Y le preguntaron, diciendo: Maestro, ¿cuándo será esto? ¿y qué señal habrá cuando estas cosas estén para suceder?”
Lucas 21:7

Aunque Mateo no menciona los discípulos que se le acercaron aparte, en Marcos 13 sí tenemos los nombres de estos discípulos: Pedro, Jacobo, Juan y Andrés. Esta conversación es una conversación entre amigos, con los discípulos más cercanos a Jesús.

MATEO 24:4-8

© 2019 Ministerio Luz a las Naciones
Cookies make it easier for us to provide you with our services. With the usage of our services you permit us to use cookies.