Capítulo 4

Aprendiendo de los sueños

En este capítulo me gustaría que viésemos algunos sueños que aparecen en la Biblia y algunos otros en los que de alguna manera yo he estado involucrado, el propósito es que vayamos entendiendo el lenguaje del Espíritu y que podamos ver algunas verdades con respecto a los sueños que muchas veces pasan desapercibidas.

El sueño de Abimelec

Génesis 20:1-7

“De allí partió Abraham a la tierra del Neguev, y acampó entre Cades y Shur, y habitó como forastero en Gerar.Y dijo Abraham de Sara su mujer: Es mi hermana. Y Abimelec rey de Gerar envió y tomó a Sara.Pero Dios vino a Abimelec en sueños de noche, y le dijo: He aquí, muerto eres, a causa de la mujer que has tomado, la cual es casada con marido.Mas Abimelec no se había llegado a ella, y dijo: Señor, ¿matarás también al inocente?¿No me dijo él: Mi hermana es; y ella también dijo: Es mi hermano? Con sencillez de mi corazón y con limpieza de mis manos he hecho esto.Y le dijo Dios en sueños: Yo también sé que con integridad de tu corazón has hecho esto; y yo también te detuve de pecar contra mí, y así no te permití que la tocases.Ahora, pues, devuelve la mujer a su marido; porque es profeta, y orará por ti, y vivirás. Y si no la devolvieres, sabe que de cierto morirás tú, y todos los tuyos.”

En este sueño Dios y Abimelec mantienen una conversación, Abimelec habría muerto juntamente con su familia si Dios no le hubiera avisado de lo que estaba pasando. Como este sueño carece de imágenes lo que realmente tuvo Abimelec fue una audición espiritual en la cual escuchó la palabra de Dios y pudo responder a ella.

El sueño de José

Génesis 37:9-11

“Soñó aun otro sueño, y lo contó a sus hermanos, diciendo: He aquí que he soñado otro sueño, y he aquí que el sol y la luna y once estrellas se inclinaban a mí.Y lo contó a su padre y a sus hermanos; y su padre le reprendió, y le dijo: ¿Qué sueño es este que soñaste? ¿Acaso vendremos yo y tu madre y tus hermanos a postrarnos en tierra ante ti?Y sus hermanos le tenían envidia, mas su padre meditaba en esto.”

José tenía diecisiete años cuando Dios le dio este sueño (Gé. 37:2). En este caso tenemos que el soñador y el intérprete son dos personas diferentes, José tuvo el sueño y su padre lo interpretó. El padre de José, Jacob, tendría que estar acostumbrado al lenguaje simbólico que tantas veces aparece en los sueños y las visiones porque cuando José cuenta el sueño, Jacob lo interpreta sin ninguna duda ni dificultad.

El primer sueño que vimos no requería ninguna interpretación ya que fue una conversación directa y clara, pero en este caso tenemos símbolos que debían ser interpretados: el sol, la luna y las estrellas.

Algo que llama la atención de este sueño es que la luna representa la madre de José y su madre ya estaba muerta, debido a esto, algunos rabinos afirman que un sueño puede contener algún dato que no corresponda con la realidad aunque sea un sueño espiritual de Dios.

Algo que también debemos resaltar es que el cumplimiento de este sueño no fue inmediato lo cual no fue una piedra de tropiezo para la vida de José sino una prueba de fe (tuvo que esperar veintidós años para verlo hecho una realidad), aunque este sueño no tuvo una inmediata realización, los sueños que veremos a continuación y que el mismo José interpretó tuvieron un corto tiempo de espera para su cumplimiento: tres días.

El sueño del copero y el panadero de faraón

Génesis 40:5-19

“Y ambos, el copero y el panadero del rey de Egipto, que estaban arrestados en la prisión, tuvieron un sueño, cada uno su propio sueño en una misma noche, cada uno con su propio significado.Vino a ellos José por la mañana, y los miró, y he aquí que estaban tristes.Y él preguntó a aquellos oficiales de Faraón, que estaban con él en la prisión de la casa de su señor, diciendo: ¿Por qué parecen hoy mal vuestros semblantes?Ellos le dijeron: Hemos tenido un sueño, y no hay quien lo interprete. Entonces les dijo José: ¿No son de Dios las interpretaciones? Contádmelo ahora. Entonces el jefe de los coperos contó su sueño a José, y le dijo: Yo soñaba que veía una vid delante de mí,y en la vid tres sarmientos; y ella como que brotaba, y arrojaba su flor, viniendo a madurar sus racimos de uvas.Y que la copa de Faraón estaba en mi mano, y tomaba yo las uvas y las exprimía en la copa de Faraón, y daba yo la copa en mano de Faraón.Y le dijo José: Esta es su interpretación: los tres sarmientos son tres días.Al cabo de tres días levantará Faraón tu cabeza, y te restituirá a tu puesto, y darás la copa a Faraón en su mano, como solías hacerlo cuando eras su copero.Acuérdate, pues, de mí cuando tengas ese bien, y te ruego que uses conmigo de misericordia, y hagas mención de mí a Faraón, y me saques de esta casa.Porque fui hurtado de la tierra de los hebreos; y tampoco he hecho aquí por qué me pusiesen en la cárcel. Viendo el jefe de los panaderos que había interpretado para bien, dijo a José: También yo soñé que veía tres canastillos blancos sobre mi cabeza.En el canastillo más alto había de toda clase de manjares de pastelería para Faraón; y las aves las comían del canastillo de sobre mi cabeza.Entonces respondió José, y dijo: Esta es su interpretación: Los tres canastillos tres días son.Al cabo de tres días quitará Faraón tu cabeza de sobre ti, y te hará colgar en la horca, y las aves comerán tu carne de sobre ti.”

El copero y el panadero del faraón tuvieron un sueño en una misma noche, es interesante que aunque eran sueños de Dios ninguno de los dos pudo entender el mensaje que había en ellos, por eso estaban tristes y necesitaban un intérprete. Normalmente cuando en nuestros sueños aparezcan símbolos vamos a necesitar oración, paciencia y, en algunas ocasiones, la ayuda de otras personas con madurez espiritual para poder interpretar esos símbolos. Cuando los símbolos son bíblicos tenemos que ir a la Biblia y estudiar lo que esos símbolos representan, pero debemos recordar que aunque los símbolos aparezcan en la Biblia, la ayuda y la guía del Espíritu Santo son imprescindibles ya que un mismo símbolo puede tener varios significados dependiendo del contexto.

El sueño de Faraón

Génesis 41:1-32

“Aconteció que pasados dos años tuvo Faraón un sueño. Le parecía que estaba junto al río;y que del río subían siete vacas, hermosas a la vista, y muy gordas, y pacían en el prado.Y que tras ellas subían del río otras siete vacas de feo aspecto y enjutas de carne, y se pararon cerca de las vacas hermosas a la orilla del río;y que las vacas de feo aspecto y enjutas de carne devoraban a las siete vacas hermosas y muy gordas. Y despertó Faraón.Se durmió de nuevo, y soñó la segunda vez: Que siete espigas llenas y hermosas crecían de una sola caña,y que después de ellas salían otras siete espigas menudas y abatidas del viento solano;y las siete espigas menudas devoraban a las siete espigas gruesas y llenas. Y despertó Faraón, y he aquí que era sueño.Sucedió que por la mañana estaba agitado su espíritu, y envió e hizo llamar a todos los magos de Egipto, y a todos sus sabios; y les contó Faraón sus sueños, mas no había quien los pudiese interpretar a Faraón . . . Entonces Faraón envió y llamó a José. Y lo sacaron apresuradamente de la cárcel, y se afeitó, y mudó sus vestidos, y vino a Faraón.Y dijo Faraón a José: Yo he tenido un sueño, y no hay quien lo interprete; mas he oído decir de ti, que oyes sueños para interpretarlos.Respondió José a Faraón, diciendo: No está en mí; Dios será el que dé respuesta propicia a Faraón.Entonces Faraón dijo a José: En mi sueño me parecía que estaba a la orilla del río;y que del río subían siete vacas de gruesas carnes y hermosa apariencia, que pacían en el prado.Y que otras siete vacas subían después de ellas, flacas y de muy feo aspecto; tan extenuadas, que no he visto otras semejantes en fealdad en toda la tierra de Egipto.Y las vacas flacas y feas devoraban a las siete primeras vacas gordas;y éstas entraban en sus entrañas, mas no se conocía que hubiesen entrado, porque la apariencia de las flacas era aún mala, como al principio. Y yo desperté.Vi también soñando, que siete espigas crecían en una misma caña, llenas y hermosas.Y que otras siete espigas menudas, marchitas, abatidas del viento solano, crecían después de ellas;y las espigas menudas devoraban a las siete espigas hermosas; y lo he dicho a los magos, mas no hay quien me lo interprete. Entonces respondió José a Faraón: El sueño de Faraón es uno mismo; Dios ha mostrado a Faraón lo que va a hacer.Las siete vacas hermosas siete años son; y las espigas hermosas son siete años: el sueño es uno mismo.También las siete vacas flacas y feas que subían tras ellas, son siete años; y las siete espigas menudas y marchitas del viento solano, siete años serán de hambre.Esto es lo que respondo a Faraón. Lo que Dios va a hacer, lo ha mostrado a Faraón.He aquí vienen siete años de gran abundancia en toda la tierra de Egipto.Y tras ellos seguirán siete años de hambre; y toda la abundancia será olvidada en la tierra de Egipto, y el hambre consumirá la tierra.Y aquella abundancia no se echará de ver, a causa del hambre siguiente la cual será gravísima.Y el suceder el sueño a Faraón dos veces, significa que la cosa es firme de parte de Dios, y que Dios se apresura a hacerla.”

Faraón tuvo dos sueños que contenían un mismo mensaje, muchas veces Dios hará que soñemos con una misma cosa varias veces para que entendamos que ese sueño viene de El. Faraón no entendía el mensaje que Dios le estaba mostrando por medio de símbolos y tuvo que hacer llamar a magos y sabios para que se lo interpretasen, aunque como el texto nos indica ninguno pudo interpretárselo hasta que José es llamado y le declara que es Dios quien le dará la interpretación reconociendo que la interpretación no depende de la sabiduría humana sino de la divina. En esta ocasión la clave para una correcta interpretación no fue la de conocer lo que representaba una vaca o una espiga, la clave fue la hermosura y la flacura de las vacas, indicando que habría siete años de abundancia en la tierra (siete vacas hermosas y gordas / siete espigas llenas y hermosas) y siete años de gran escasez (siete vacas de mal aspecto / siete espigas marchitas y menudas). Es curioso que una misma cosa en un sueño pueda tener diferentes símbolos que la representen. Las vacas hermosas y las espigas llenas nos hablan de una misma cosa y las vacas de mal aspecto y las espigas marchitas nos hablan también de una misma cosa.

Siempre que Dios da un sueño debemos hacer algo, no es para que nos quedemos con los brazos cruzados, siempre debe haber una respuesta de nuestra parte ante cualquier sueño o visión que Dios nos pueda dar, José era un hombre entendido en visiones y sueños, por eso le dice a Faraón lo siguiente:

“. . . Por tanto, provéase ahora Faraón de un varón prudente y sabio, y póngalo sobre la tierra de Egipto.Haga esto Faraón, y ponga gobernadores sobre el país, y quinte la tierra de Egipto en los siete años de la abundancia.Y junten toda la provisión de estos buenos años que vienen, y recojan el trigo bajo la mano de Faraón para mantenimiento de las ciudades; y guárdenlo.Y esté aquella provisión en depósito para el país, para los siete años de hambre que habrá en la tierra de Egipto; y el país no perecerá de hambre.”
Génesis 41:33-36

La respuesta de Faraón al consejo de José no se hizo esperar y como todos sabemos, José pasó de ser un esclavo olvidado por todos a ser gobernador principal en toda la tierra de Egipto. ¡Qué paradoja! José fue vendido por causa de unos sueños y ahora es engrandecido por causa de ellos.

Faraón no solamente le dio una nueva posición sino también le dio un nuevo nombre:

“¿Acaso hallaremos a otro hombre como éste, en quien esté el espíritu de Dios? Y dijo Faraón a José: Pues que Dios te ha hecho saber todo esto, no hay entendido ni sabio como tú. Tú estarás sobre mi casa, y por tu palabra se gobernará todo mi pueblo; solamente en el trono seré yo mayor que tú. Dijo además Faraón a José: He aquí yo te he puesto sobre toda la tierra de Egipto. Entonces Faraón quitó su anillo de su mano, y lo puso en la mano de José, y lo hizo vestir de ropas de lino finísimo, y puso un collar de oro en su cuello; y lo hizo subir en su segundo carro, y pregonaron delante de él:¡Doblad rodilla!; y lo puso sobre toda la tierra de Egipto. Y dijo Faraón a José: Yo soy Faraón; y sin ti ninguno alzará su mano ni su pie en toda la tierra de Egipto. Y llamó Faraón el nombre de José, Zafnat-panea . . .”
Génesis 41:39-45a

Faraón fue avisado por un sueño y gracias a la interpretación y al consejo de José supo prepararse para esos años que vendrían de hambre y escasez. Por todo esto, Faraón puso a José un nombre nuevo: “Zafnat-panea” que significa “el descubridor de lo oculto” o “aquél que sabe las cosas”.

El sueño de un hombre cualquiera

Jueces 7:13-15

“Cuando llegó Gedeón, he aquí que un hombre estaba contando a su compañero un sueño, diciendo: He aquí yo soñé un sueño: Veía un pan de cebada que rodaba hasta el campamento de Madián, y llegó a la tienda, y la golpeó de tal manera que cayó, y la trastornó de arriba abajo, y la tienda cayó.Y su compañero respondió y dijo: Esto no es otra cosa sino la espada de Gedeón hijo de Joás, varón de Israel. Dios ha entregado en sus manos a los madianitas con todo el campamento. Cuando Gedeón oyó el relato del sueño y su interpretación, adoró; y vuelto al campamento de Israel, dijo: Levantaos, porque el Señor ha entregado el campamento de Madián en vuestras manos.”

Este sueño lo tuvo un hombre normal y corriente y estaba compuesto de símbolos que requerían una interpretación, una vez más la persona que tiene el sueño no lo podía interpretar y es un compañero suyo quien lo interpreta. La interpretación trajo mucha bendición a Gedeón y éste fue motivado a atacar a los Madianitas.

El sueño de Pablo

Hechos 18:9-10

“Entonces el Señor dijo a Pablo en visión de noche: No temas, sino habla, y no calles;porque yo estoy contigo, y ninguno pondrá sobre ti la mano para hacerte mal, porque yo tengo mucho pueblo en esta ciudad.Y se detuvo allí un año y seis meses, enseñándoles la palabra de Dios.”

Aquí nos encontramos con lo que yo denomino una “audición espiritual”, Pablo escuchó la voz de Dios y fue fortalecido y animado por medio de la palabra que Dios le habó.

El sueño del reloj que retrocede

“Yo estaba en la plaza de un pueblo y de repente me di cuenta que las manecillas del reloj que había en la plaza empezaban a retroceder cada vez más rápido. Mientras que el reloj empezaba a retroceder del suelo de la plaza surgió un anfiteatro romano, la plaza era absorbida y el anfiteatro se elevaba cada vez más, lo curioso de este anfiteatro es que le faltaban algunas partes, es decir, no estaba completo. Después de contemplar esta visión, algo empezó a surgir del suelo una vez más, esta vez se trataba de unos monumentos egipcios lleno de símbolos característicos de esta cultura, mientras que los monumentos se elevaban, el anfiteatro era absorbido hasta que lo único que se podía ver eran esos monumentos llenos de esplendor y gloria, de repente yo estaba contando la visión que acababa de ver a un amigo mío y alguien que estaba oyendo nuestra conversación dijo lo siguiente: La televisión va a tener una papel muy importante para todo lo que Dios quiere hace en este pueblo.”

Cuando desperté, yo sabía sin ningún tipo de duda de qué pueblo se trataba, no tengo ni idea porque me desperté con ese conocimiento y convicción, pero así fue. Esa misma mañana, decidí llamar por teléfono a la persona que pastorea la iglesia que se encuentra en ese pueblo para contarle lo que había visto y oído, cuando lo llamé y se lo conté lo primero que me dijo es que si yo había hablado con alguien de su iglesia o sabía algo de lo que estaban haciendo, yo le dije que no sabía absolutamente nada, él me dijo a continuación que la semana anterior había estado en la televisión colaborando en un programa y le habían propuesto volver a ir para participar con sus opiniones y comentarios, él añadió que no sabía si Dios quería que fuese otra vez a ese programa. Yo me quedé bastante sorprendido como puedes imaginar y él también. Después de escucharle le comenté que debía orar para que Dios le mostrase el significado del anfiteatro y de los monumentos egipcios, ya que pertenecían al mismo sueño.

Buscando una camisa desesperadamente

“En este sueño me encontraba en una furgoneta con un grupo de jóvenes, yo tenía que predicar en algún sitio, pero me di cuenta que no llevaba camisa, tenía puesto un traje y una corbata, pero me faltaba algo, la camisa. De repente un amigo mío me dice que me puede dejar una camisa, cuando la veo me pongo a reír porque era blanca pero habían escrito por toda ella con una tinta negra, me recordaba a una receta médica.”

Cuando desperté no sabía qué pensar, pero tenía la sensación que era un sueño espiritual que Dios me había dado. Después de meditar varios días en este sueño, Dios me dio la interpretación: Mi amigo, el que me dio la camisa, iba a ser usado para cubrir ministros con la Palabra de Dios, Dios va a usar a mi amigo grandemente trayendo una palabra poderosa de parte de Dios. Cuando recibí esta predicación llamé por teléfono a mi amigo y se lo conté, me dio las gracias y nos despedimos, lo curioso es que después de algún tiempo mi amigo me dijo que Dios le estaba usando precisamente para cubrir a ministros y dar la Palabra de Dios, mi amigo no sabía de lo que le estaba hablando cuando le expliqué la interpretación del sueño, pero a su debido momento, él mismo pudo ver el cumplimiento del mismo en su propia vida.

Subiendo una cuesta en bici

“En este sueño pude ver a un hermano de mi iglesia subiendo una cuesta en bicicleta, se le veía muy cansado y en su cara se reflejaba una sensación o sentimiento de soledad.”

Cuando desperté empecé a orar por la interpretación y pude entender que Dios me estaba mostrando el esfuerzo que Pedro (no es su verdadero nombre) estaba haciendo para avanzar en su vida espiritual, Dios quería animarle y mostrarle su agrado. Le llamé por teléfono y le dije que Dios quería que supiese que no estaba solo, le dije que Dios estaba con él, le dije que Dios veía el esfuerzo que estaba haciendo para avanzar en su vida cristiana, también le dije que la vida cristiana no era fácil, él me dio las gracias y me contesto que justo en ese momento era lo que necesitaba oír.

Me gustaría añadir que después de unos meses también pude comprender que mi amigo Pedro estaba intentando correr la carrera cristiana con su propio esfuerzo y sacrificio, esto no se lo llegué a decir porque me vino mucho más tarde (yo también estoy aprendiendo).

Donde hay luz, hay presencia

“Estaba en una mansión, no sé si era mi casa, pero había cosas de valor dentro de ella, estaban las luces apagadas y yo me encontraba en el piso de abajo, de repente oigo unos ladrones intentando abrir la puerta, cuando estaban intentando abrirla pienso que puedo hacer dos cosas: esconderme, pero si me encuentran me matarían ya que eran varios y peligrosos o encender en seguida la luz para que vean que hay alguien en la mansión y no se atrevan a entrar, mi opción fue la segunda e inmediatamente encendí la luz, ellos al ver la luz empezaron a huir con temor, cuando me dirigí a la puerta, ésta estaba abierta, es decir, la habían conseguido abrir, pero al ver la luz huyeron, al salir pude ver a los seis ladrones irse en moto por tres carreteras diferentes (dos ladrones por carretera) . . .”

En este sueño Dios me dio una enseñanza preciosa. La casa representaba mi vida y Dios me mostraba que mi vida tiene valor. El enemigo quería robar lo que Dios había puesto en mí y aún cuando no sabía que hacer al principio, escogí bien, Dios me estaba mostrando que tengo la capacidad de encontrar la clave para hacer huir al enemigo, que en mí estaban los recursos, pues el enemigo salía huyendo, dispersado por diferentes caminos. Otro detalle muy interesante que Dios me mostró en el sueño es que cuando en nuestra casa hay luz, el ladrón no se atreve a entrar, es decir, cuando la luz de la Palabra está brillando en nuestras vidas, el ladrón no puede entrar para robar porque donde hay luz hay presencia y donde hay presencia el ladrón no entra sino todo lo contrario, huye. ¡AleluYah!

Hombres a los que Dios habló por medio de sueños y visones nocturnas

A continuación te presento una lista con las personas que recibieron audiciones, sueños y visiones nocturnas de parte de Dios, en este capítulo hemos visto algunos ejemplos bíblicos, pero sería bueno que pudieras estudiar otros casos que podrían aportar más luz a la hora de entender los sueños y las visiones.

ABRAHAM: Génesis 15:12

ABIMELEC: Génesis 20:3 y 6

JACOB: Génesis 28:12; 31:10; 46:2

LABAN: Génesis 31:24

JOSÉ: Génesis 37:5, 9, 10

EL COPERO DE FARAÓN: Génesis 40:5

EL PANADERO DE FARAÓN: Génesis 40:5

FARAÓN: Génesis 41:1, 5, 7, 15, 25

UN HOMBRE MADIANITA: Jueces 7:13

JOB: Job 7:13-14

SALOMÓN: I Reyes 3:5; 9:2

NABUCODONOSOR: Daniel 2:1; 4:5

DANIEL: Daniel 2:19; 7:2

JOSÉ (el prometido de María): Mateo 1:20; 2:20

MAGOS: Mateo 2:12

MUJER DE PILATO: Mateo 27:19

PABLO: Hechos 16:9; 18:9

CAPÍTULO 5