Capítulo 3

Pero el hombre no entiende

En este capítulo estaremos viendo por qué tantas veces los hombres no nos damos cuenta cuando Dios nos está hablando y por qué no entendemos lo que El está tratándonos de decir. El título de este capítulo lo he sacado de la última parte del versículo 14 del capítulo 33 del libro de Job, un versículo que ya hemos citado en este libro en más de una ocasión:

“Sin embargo, en una o en dos maneras habla Dios; Pero el hombre no entiende.”

Dios habla, pero . . . el hombre no entiende, veamos algunas de las razones por las que yo creo que no nos damos cuenta cuando Dios nos está hablando en sueños:

Razón 1

Por falta de conocimiento

La Biblia enseña que la falta de conocimiento nos ata, nos limita, nos incapacita, nos destruye, veamos:

“Mi pueblo fue destruido porque le faltó conocimiento. Por cuanto desechaste el conocimiento, yo te echaré del sacerdocio; y porque olvidaste la ley de tu Dios, también yo me olvidaré de tus hijos.”
Oseas 4:6

Jesucristo lo dijo con otras palabras:

“. . . y conoceréis la verdad, y la verdad os hará libres.”
Juan 8:32

¿Cuándo nos libera la verdad? . . . Cuando la conocemos, cuando tenemos conocimiento de ella. Si no conocemos la verdad, ésta no nos podrá hacer libres, por tanto el conocimiento de la verdad, es decir el conocimiento de la Palabra de Dios traerá salvación, sanidad, liberación, bendición, vida abundante . . . ¡Qué importante es tener conocimiento!

¿Cuántas personas se han metido de lleno en la Palabra de Dios para estudiar el tema de los sueños y de las visiones? ¿Cuántas predicaciones hemos escuchado de los sueños? ¿De cuántos libros cristianos disponemos en nuestras librerías que toquen el tema de los sueños y visiones? Por todo esto, no debe extrañarnos que el desconocimiento sea tan grande, espero que Dios use este libro para que nos demos cuenta que los sueños forman una parte importante en nuestro caminar con Dios.

Hay personas que cuando tienen un sueño un poco raro lo primero que hacen es pensar en la pizza que se comieron la noche anterior cuando lo que deberían pensar es que Dios podría estar diciéndoles algo a través de ese sueño tan curioso, pero una vez más, la falta de conocimiento roba importancia a los sueños que tenemos haciendo que los ignoremos por completo y cosechando en nuestras propias carnes el fruto de nuestra ignorancia e indiferencia.

Una mujer me contó que una amiga suya tuvo un sueño en el que perdía las dos piernas en un accidente, esta mujer un mes más tarde tuvo un accidente y perdió sus piernas. Dios avisó a esta mujer de los planes del enemigo, pero en vez de orar y clamar a Dios por protección se quedó con los brazos cruzados. Es una pena lo que nos puede llegar a suceder cuando somos ignorantes, la Palabra de Dios es verdad tanto para las cosas buenas que dice como para las cosas malas y la Biblia nos muestra que la falta de conocimiento traerá destrucción a nuestra vida, pero qué bueno es saber que el conocimiento traerá bendición y vida. ¡Aleluya!

Seamos entendidos de la voluntad de Dios, seamos conocedores de su Palabra, estudiemos lo que la Biblia nos enseña acerca de los sueños y tengámoslos siempre en cuenta. Dios quiere darnos el entendimiento y la inteligencia para que lleguemos a ser personas entendidas en todo sueño y visión.

“A estos cuatro muchachos Dios les dio conocimiento e inteligencia en todas las letras y ciencias; y Daniel tuvo entendimiento en toda visión y sueño.”
Daniel 1:17

Razón 2

Por falta de fe

El segundo punto es una consecuencia directa del primero. Si no tenemos conocimiento, no podremos tener fe porque la fe no se basa en sentimientos ni en emociones, la fe se basa en el conocimiento de la Palabra de Dios.

“Así que la fe es por el oír, y el oír, por la palabra de Dios.”
Romanos 10:17

El oír que menciona este versículo no se refiere al oír con nuestros oídos físicos, debemos recordar que nuestro espíritu tiene oídos, tiene vista, tiene olfato, tiene gusto y tiene tacto, de igual forma que tenemos cinco sentidos físicos el hombre posee cinco sentidos espirituales, por tanto, cuando oímos con nuestros oídos espirituales la Palabra de Dios nuestra fe va a crecer y fortalecerse, el problema es que muchas veces solamente escuchamos la Palabra de Dios con nuestros oídos físicos y olvidamos que la fe viene por el oír espiritual.

La falta de fe nos incapacita para vivir una vida cristiana en plenitud, la falta de fe nos ha robado a muchos cristianos bendiciones que nos pertenecen por ser hijos de Dios. La vida cristiana es una vida sobrenatural y para vivirla necesitamos tener fe, sin fe no vamos a orar por los enfermos para que reciban sanidad y si no oramos por los enfermos, éstos no se sanarán; sin fe no vamos a orar por milagros; sin fe no vamos a orar por sueños ni visiones; es así de sencillo, si tenemos fe nos vamos a mover en la dimensión espiritual donde Dios se manifiesta poderosamente, si no tenemos fe nuestras vidas dependerán de las circunstancias externas y estarán basadas en emociones carnales y en un conocimiento mental.

La fe agrada a Dios, nos prepara para recibir todo lo que Dios nos quiere dar por ser sus hijos, Dios espera que tengamos fe y si no estudiamos la Palabra de Dios nuestra fe estará limitada por lo que nos han dicho de la Biblia y no por lo que Dios nos pueda mostrar de una forma personal en su Palabra, necesitamos conocer lo que la Biblia enseña acerca de los sueños para que nuestra fe nos pueda preparar para vivir en una nueva dimensión espiritual.

Razón 3

Por falta de deseo

Pocos cristianos se van a la cama pensando que Dios puede hablarles en sueños y muy pocos oran para que Dios les hable mientras duermen. Normalmente cuando nos despertamos y nos levantamos de nuestras camas para iniciar un nuevo día pasamos un tiempo de oración, en este tiempo ponemos ese día en las manos de Dios y esperamos que Dios obre, déjame hacerte una pregunta, cuando nos ponemos el pijama para acostarnos ¿ponemos esa noche en las manos de Dios para que el pueda obrar dándonos sueños y visiones? . . . Si no lo hacemos es por una falta de deseo. El deseo nos lleva a orar para que Dios nos dé sueños y visiones, el deseo nos hace que cada vez que nos vayamos a dormir tengamos expectativa de recibir un mensaje de Dios. La falta de deseo producirá todo lo contrario: apatía, indiferencia, dejadez, comodidad, conformismo, desidia . . . ¿No te ha pasado que has tenido un sueño impactante por el cual te despertaste y en vez de orar y apuntarlo te volviste a dormir y cuando te levantaste de nuevo ya no recordabas absolutamente nada? . . . A mí sí me ha pasado lo que te acabo de decir y no veas lo mal que sienta, pero la falta de deseo hará que sigamos durmiendo en vez de levantarnos y ponernos a orar para saber si Dios nos está tratando de decir algo.

Creo que deberíamos anhelar tener sueños y visiones, deberíamos orar para que los sueños y las visiones de Dios sean algo frecuente en nuestras vidas. La falta de deseo produce falta de oración, falta de búsqueda, falta de expectativa . . . por tanto no seamos pasivos, oremos y preparémonos para todo lo que Dios nos quiera mostrar cuando dormimos.

Razón 4

Por falta de seriedad

Debido a la ignorancia muchos cristianos se ríen de sus propios sueños y de los sueños de los demás aunque esto no debería ser así. Las cosas espirituales deben ser tomadas en serio. La falta de seriedad está produciendo cristianos débiles, hay cristianos que se toman más en serio sus trabajos y sus hobbies que sus vidas espirituales, dicen que no pasa nada si no se ora o si no se lee la Biblia o si no nos congregamos con otros hermanos, pero la verdad es que sí pasa, nuestra fe se debilita y dejamos de crecer espiritualmente.

Cuando nos tomamos las cosas de Dios a la ligera estamos cometiendo un grave error que más tarde o más temprano nos pasará factura, no podemos tomarnos a la ligera al pueblo que Dios ha comprado con la sangre de su Hijo Jesucristo, no podemos tomarnos a la ligera los mandamientos de Dios, no podemos tomarnos a la ligera todo el mundo espiritual que nos rodea, no podemos tomarnos a la ligera la batalla espiritual en la cual estamos involucrados, no podemos tomarnos a la ligera lo que Dios nos habla en sueños y visiones . . . Por tanto, no nos riamos de nuestros sueños ni los pasemos por alto, démosles su debida importancia y oremos para que Dios nos muestre si es un sueño que proviene de El o no. Seamos serios con las cosas de Dios.

Hace poco tiempo una amiga mía me dijo que me iba a contar un sueño pero que le debía prometer que no me iba a reír, por supuesto que no me reí y además era un sueño que Dios le había dado con un mensaje concreto para la situación en la cual se encontraba mi amiga ¿por qué me dijo eso mi amiga? Seguramente porque alguien se rió de ella o del sueño que tuvo, reírnos de las cosas espirituales es lo último que debemos hacer, espero que a partir de ahora tratemos a los sueños con la seriedad que precisan.

Si José no se hubiera tomado en serio el sueño que tuvo no se hubiera casado con María, si los magos no se hubieran tomado en serio la advertencia que recibieron en sueños, Herodes habría podido matar a Jesús, si José no se hubiera tomado en serio el sueño que le mostraba que debía huir a Egipto, Herodes, una vez más, hubiera podido matarlo . . . Tomémonos en serio los sueños que tengamos, pueden salvarnos la vida.

Razón 5

Por falta de honestidad

La razón número cinco es la falta de honestidad, con esto quiero decir que muchas veces lo que soñamos puede contradecir lo que podemos estar creyendo acerca de algo, de alguien o de nosotros mismos. El mensaje que recibimos en un sueño nos puede estar mostrando otra cara de la misma moneda, cara que a menudo no queremos o no podemos ver, por eso necesitamos honestidad y reconocer que podemos estar siendo engañados por nosotros mismos o por otras personas.

Cuando estamos despiertos nos podemos auto engañar y podemos creer que estamos bien cuando realmente no estamos bien o podemos aparentar algo que realmente no somos, algunas personas sin darse cuenta pueden estar siendo engañadas por el diablo y pueden creer que todo va a ir bien aunque su vida espiritual esté sufriendo, por todo esto Dios se acerca a nosotros y nos muestra cómo están en realidad las cosas que tienen que ver con nosotros y no como nosotros pensamos que son, en los sueños Dios nos muestra nuestro corazón, Dios nos abre los ojos para que podamos ver la realidad, cuando una persona carece de honestidad y está auto engañada no va a escuchar a nadie, pero cuando esté durmiendo y tenga un sueño no va a tener más remedio que enfrentarse con su situación real y verdadera.

Razón 6

Por falta de interés

¿Cuáles son nuestros últimos pensamientos cuando estamos a punto de dormirnos? Dios no nos dará un sueño cuando nosotros no mostramos un interés genuino por el Reino de Dios, yo creo que si nos acostásemos con interrogantes acerca de su voluntad o de sus propósitos, Dios nos los revelaría por medio de sueños y visiones. El rey Nabucodonosor tuvo un sueño precisamente por el interés que tenía de saber que le iba acontecer en el futuro, Dios contestó esos pensamientos de su corazón dándole un sueño.

“Estando tú, oh rey, en tu cama, te vinieron pensamientos por saber lo que había de ser en lo por venir; y el que revela los misterios te mostró lo que ha de ser.”
Daniel 2:29

Tenemos otro ejemplo en el Nuevo Testamento, José, el prometido de María, estaba preocupado e incluso se estaba planteando dejar a María secretamente, José se fue a dormir con un pensamiento y Dios le dio una respuesta a través de una visón nocturna.

“José su marido, como era justo, y no quería infamarla, quiso dejarla secretamente.Y pensando él en esto, he aquí un ángel del Señor le apareció en sueños y le dijo: José, hijo de David, no temas recibir a María tu mujer, porque lo que en ella es engendrado, del Espíritu Santo es.”
Mateo 1:19-20

Dios es un Dios de respuestas y de El debemos buscar todas las respuestas que necesitamos saber, cuando nos vayamos a la cama debemos ir con el pensamiento de que Dios nos puede dar un sueño donde nos muestre lo que tanto hemos deseado entender, debemos tener interés en las “cosas de arriba” si queremos tener un sueño de Dios.

Razón 7

Por falta de espiritualidad

Tristemente cada vez somos menos espirituales, el mundo espiritual es bastante desconocido para muchos de nosotros, no tanto de una forma teórica, sino de una forma práctica. Creemos cosas que no vivimos, aunque profesamos que nuestra fe es espiritual y sobrenatural, a la hora de la verdad nuestra confianza está en nuestros propios recursos, en nuestras propias fuerzas. Hablamos mucho del poder de Dios, pero no lo experimentamos en nuestro entorno, hablamos mucho de la eternidad, pero vivimos vidas entregadas a este mundo pasajero, hablamos de los ángeles de Dios, pero pocos hemos podido contemplarlos.

Necesitamos ser creyentes espirituales, personas guiadas por el Espíritu de Dios que entienden las leyes y los principios espirituales. Necesitamos ser conscientes que aunque vivimos en este mundo y estamos en él, NO somos del mundo, no pertenecemos a este mundo, deberíamos ser conscientes de la dimensión y de la realidad espiritual que nos rodea, realidad que rige todos los acontecimientos de la vida aunque no seamos muy conscientes de ello.

Siendo espirituales las puertas al mundo espiritual se nos abren delante de nosotros, si somos hombres y mujeres espirituales, la dimensión y realidad espiritual podrá ser experimentada por cada uno de nosotros. Una verdadera espiritualidad traerá a nuestras vidas la posibilidad de poder andar en el Espíritu, vivir en el Espíritu y estar en el Espíritu. Los sueños, las visiones, los ángeles, el poder de Dios . . . podrán ser nuestra experiencia diaria, si comenzamos a vivir lo que la Palabra de Dios nos muestra y dejamos de ser hombres y mujeres carnales, hombres y mujeres que solamente miran lo que tienen delante de sus ojos olvidando al Invisible y las cosas que no se ven las cuales son eternas.

CAPÍTULO 4