4. Un Nuevo Pacto

Estos estudios que estoy compartiendo surgen de mi búsqueda espiritual y de la misericordia de Dios abriéndome los ojos para ver Su verdad, todavía me acuerdo de una pregunta que me hizo el Señor:

¿Cuándo comenzó el Nuevo Pacto?

Lo primero que solemos decir es que el Nuevo Pacto comenzó cuando Jesús vino a la tierra, cuando Jesús nació, esto lo pensamos porque en nuestras Biblias hay una página en blanco que con grandes letras negras dice “EL NUEVO TESTAMENTO”, entonces pensamos que el Nuevo Pacto empieza en el capítulo primero del Evangelio de Mateo, sin embargo, esto NO es cierto. El Nuevo Pacto comenzó con la muerte de Jesús.

“Y les dijo: Esto es mi SANGRE del nuevo pacto, que por muchos es derramada.”
Marcos 14:24

“De igual manera, después que hubo cenado, tomó la copa, diciendo: Esta copa es el nuevo pacto en mi SANGRE, que por vosotros se derrama.”
Lucas 22:20

Esto aparentemente es algo sin importancia, pero, en realidad, es VITAL, si no entendemos que Jesús nació cuando el Antiguo Pacto estaba vigente, si no entendemos que Jesús nació bajo la Ley, si no entendemos que muchas de las cosas que Jesús enseñó, las enseñó basándose en la Ley de Moisés, entonces vamos a vivir en confusión mezclando lo antiguo y lo nuevo (Lc. 5:26).

“Pero cuando vino el cumplimiento del tiempo, Dios envió a su Hijo, nacido de mujer y nacido BAJO LA LEY . . .”
Gálatas 4:4

Está claro que Jesús nació bajo la Ley, él amó y guardó la Ley de Moisés, pero NO solamente la guardó, también la intensificó demostrando que nadie podía guardarla.

“¿No os dio Moisés la ley, y ninguno de vosotros cumple la ley?”
Juan 7:19

Nadie pudo guardar la Ley de Moisés en su totalidad y de una forma perfecta, solamente nuestro Señor Jesús.

“No penséis que he venido para abrogar la ley o los profetas; no he venido para abrogar, sino para cumplir.”
Mateo 5:17

Lo más curioso de todo es que muchos citan las palabras de Jesús sin tener en cuenta todo lo que estamos viendo.

Algunos citan a Jesús cuando dijo:

“Porque si perdonáis a los hombres sus ofensas, os perdonará también a vosotros vuestro Padre celestial; mas si no perdonáis a los hombres sus ofensas, tampoco vuestro Padre os perdonará vuestras ofensas.”
Mateo 6:14 y 15

Entonces los que NO han entendido cuándo comenzó el Nuevo Pacto y lo que implica, afirman: “Si NO perdonas, Dios NO te perdonará.” Es cierto que esto lo dijo Jesucristo, pero lo dijo BAJO LA LEY. Nosotros BAJO EL NUEVO PACTO perdonamos COMO DIOS NOS PERDONÓ, la diferencia es abismal, en el primer caso (bajo el Antiguo Pacto), perdonábamos para conseguir el perdón, en el segundo caso (bajo el Nuevo Pacto) perdonamos porque Dios nos perdonó.

“. . . sed benignos unos con otros, misericordiosos, perdonándoos unos a otros, como DIOS TAMBIÉN OS PERDONÓ a vosotros en Cristo.”
Efesios 4:32

“De la manera que CRISTO OS PERDONÓ, así también hacedlo vosotros.”
Colosenses 3:13

Sinceramente, cuando veo en Facebook imágenes con estas palabras de Jesús “si no perdonáis a los hombres sus ofensas, tampoco vuestro Padre os perdonará”, siento tristeza en mi corazón porque puedo ver que todavía hay creyentes que NO han entendido el mensaje del Evangelio, ni han entendido el Nuevo Pacto. Nosotros perdonamos como Dios nos perdonó, SÍ, Dios YA nos perdonó. ¡AleluYah!

Algunos citan a Jesús cuando dijo:

“Por tanto, si traes tu ofrenda al altar, y allí te acuerdas de que tu hermano tiene algo contra ti, deja allí tu ofrenda delante del altar, y anda, reconcíliate primero con tu hermano, y entonces ven y presenta tu ofrenda.”
Mateo 5:23 y 24

El simple hecho de que Jesús mencioné una OFRENDA y un ALTAR nos debería indicar que este versículo NO va dirigido a los creyentes que vivimos en el Nuevo Pacto (véase Mateo 8:4).

La enseñanza que algunos sacan de estas palabras es que no podemos tener una relación con Dios si hay algo entre algún hermano y nosotros, algunos afirman que no podemos acercarnos a Dios, ni orar, ni alabarle si alguien tiene algo en contra de nosotros. Esta enseñanza es totalmente ridícula y sacada fuera de contexto, ¿Crees que nuestra relación con Dios depende de lo que pueda pensar algún hermano o hermana de nosotros? Fijémonos que Jesús NO dice si nosotros tenemos algo en contra de un hermano, él dice si algún hermano tiene algo en contra de nosotros, entonces según algunos deberíamos buscar a la persona que tiene algo en contra de nosotros y reconciliarnos, pero ¿qué pasa si dicha persona no quiere reconocer que tiene algo en contra de nosotros? ¿Qué pasaría si dicha persona no quiere reconciliarse con nosotros? ¿Podríamos en este caso presentar nuestra ofrenda a Dios? ¿Qué pasaría si esa persona está en China? ¿Deberíamos ir a China para reconciliarnos? Jesús nos lo pone muy difícil el poder acercarnos a Dios para que entendamos que necesitamos su gracia y su misericordia, por nuestros esfuerzos, sacrificios y ofrendas no podremos tener una relación con Dios. ¿Juan, estás diciendo que Jesús pedía algo que la gente no podía dar? Eso es justo lo que estoy diciendo. ¿Por qué? Porque la gente debía reconocer su necesidad de ÉL, su necesidad de perdón, su necesidad de gracia, de amor y de misericordia.

“Sed, pues, vosotros perfectos, como vuestro Padre que está en los cielos es perfecto.”
Mateo 5:48

¿Podemos ser perfectos? ¡NO! Sin embargo, eso es lo que Jesús demandaba de todos: “Sed perfectos”. Jesús pidió algo que nadie podía dar. Debemos recordar que cuando Jesús viene, los fariseos creían que guardaban la Ley, había muchos que se creían justos, Jesús tuvo que mostrar a todos que nadie puede guardar la Ley . . . . . . además, según Jesús ¿Cómo podemos ser perfectos?

“Jesús le dijo: Si quieres ser perfecto, anda, vende lo que tienes, y dalo a los pobres, y tendrás tesoro en el cielo; y ven y sígueme.”
Mateo 19:21

¿Crees que para ser perfecto debemos vender lo que tenemos? ¿Crees que repartiendo lo que tenemos a los pobres tendremos tesoros en el cielo? Esto es lo que enseñó Jesús, pero ¿se aplica a nuestras vidas? ¿Qué tenemos que hacer para entrar en la vida eterna según las palabras de Jesús en Mateo 19:17-19?

“si quieres entrar en la vida, guarda los mandamientos. Le dijo: ¿Cuáles? Y Jesús dijo: No matarás. No adulterarás. No hurtarás. No dirás falso testimonio. Honra a tu padre y a tu madre; y, Amarás a tu prójimo como a ti mismo.”

Repito, según Jesús ¿Qué tenemos que hacer para tener vida eterna? Y si guardamos los mandamientos que enumera Jesús ¿tenemos la vida eterna? Y si alguien nos pregunta a nosotros ¿debemos responder con estas palabras? ¿Debemos enseñar que guardando los mandamientos de la Ley de Moisés tenemos la vida eterna? ¿Debemos enseñar que hay que vender todo para ser perfecto?

Muchas de las enseñanzas y muchos de los mandamientos de Jesús estaban basados en la Ley de Moisés, Jesús interpretaba la Ley de tal forma que mostraba a todos su incapacidad para guardarla mostrando al hombre su necesidad de perdón, de misericordia y de gracia. Por tanto, como hemos podido comprobar, nadie puede cumplir muchos de los mandamientos de Jesús porque muchos de sus mandamientos estaban basados en la Ley de Moisés, Jesús usaba la Ley para mostrar a los hombres su verdadera condición espiritual.

“Pero yo os digo que cualquiera que mira a una mujer para codiciarla, ya adulteró con ella en su corazón. Por tanto, si tu ojo derecho te es ocasión de caer, sácalo, y échalo de ti; pues mejor te es que se pierda uno de tus miembros, y no que todo tu cuerpo sea echado al infierno. Y si tu mano derecha te es ocasión de caer, córtala, y échala de ti; pues mejor te es que se pierda uno de tus miembros, y no que todo tu cuerpo sea echado al infierno.”
Mateo 5:28 y 29

Si tú crees que debemos llevar a cabo todo lo que Jesús dijo, déjame preguntarte algo: ¿Dónde están los mancos y los tuertos en nuestras congregaciones? Yo todavía no he visto ninguno. ¿Y qué pasa si pecamos con el ojo izquierdo que nos queda? ¿Tenemos también que arrancárnoslo?

“Pero yo os digo que cualquiera que se enoje contra su hermano, será culpable de juicio; y cualquiera que diga: Necio, a su hermano, será culpable ante el Sanedrín; y cualquiera que le diga: Fatuo, quedará expuesto al infierno de fuego.”
Mateo 5:22

¿Nos hemos enojado alguna vez contra algún hermano? Si es así, según Jesús, somos culpables de juicio ¿Hemos llamado “necio” a nuestro hermano? ¿Le hemos llamado “tonto”? ¿Le hemos llamado “estúpido”? Entonces, según las palabras de Jesús, somos culpables y merecemos ser arrojados al fuego del infierno. ¿Crees que un creyente puede ir al infierno porque se haya enfadado con su hermano? Por supuesto que NO. Repito todo esto NO se aplica a los que hemos recibido el perdón y la vida, a los que vivimos bajo el Nuevo Pacto.

El creyente ya no vive bajo el Antiguo Pacto, en la Ley, el alma que peca debe morir, en el Antiguo Pacto Dios tiene en cuenta los pecados que el hombre comete contra ÉL, pero ¿Qué sucede ahora bajo el Nuevo Pacto?

“. . . porque este es el pacto que haré con la casa de Israel después de aquellos días--declara el SEÑOR--. Pondré mi ley dentro de ellos, y sobre sus corazones la escribiré; y yo seré su Dios y ellos serán mi pueblo. Y no tendrán que enseñar más cada uno a su prójimo y cada cual a su hermano, diciendo: "Conoce al SEÑOR", porque todos me conocerán, desde el más pequeño de ellos hasta el más grande--declara el SEÑOR-- pues perdonaré su maldad, y no recordaré más su pecado.”
Jeremías 31:33 y 34

¿Hay alguna promesa en la Ley (la Torá) que diga que si obedecemos sus mandamientos le conoceremos? NO, las promesas que encontramos en el Antiguo Pacto tienen que ver con la carne, con lo externo, pero la promesa de conocerle la tenemos en el Nuevo Pacto, gracias a lo que Jesús ha hecho por nosotros, gracias al Nuevo Pacto en su sangre, ahora TODOS podemos conocerle, TODOS podemos tener una relación con Él, pero no solamente eso, ahora ÉL ha perdonado nuestra maldad y NO recuerda nuestro pecado. ¡AleluYah!

“PUES TENDRÉ MISERICORDIA DE SUS INIQUIDADES, Y NUNCA MAS ME ACORDARÉ DE SUS PECADOS.”
Hebreos 8:12

Esto es algo maravilloso, Dios ha tenido misericordia de nosotros, nos ha perdonado, Él NUNCA recuerda, ni recordará lo que hemos hecho, Dios ya no toma en cuenta nuestro pecado, Él no nos guarda rencor. ¡Gloria a Su Nombre!

La ley fue dada para poner de manifiesto que los hombres somos pecadores, que todos los hombres necesitamos la gracia, la misericordia y el amor de Dios porque ninguno ha podido, ni puede guardar la Ley.

“. . . por eso, Jesús ha venido a ser fiador de un MEJOR PACTO.”
Hebreos 1:22

“Pero ahora Él ha obtenido un MINISTERIO TANTO MEJOR, por cuanto es también el mediador de un MEJOR PACTO, establecido sobre mejores promesas.”
Hebreos 8:6

El Nuevo Pacto es mejor. El escritor del libro de Hebreos compara los dos Pactos porque los considera distintos, de hecho, también compara el sacerdocio levítico con el sacerdocio que Jesús ha obtenido y tanto el Ministerio de Jesús y el Nuevo Pacto en Su sangre son MEJORES. Leamos de nuevo el versículo 6 de Hebreos 8:

“Pero ahora Él ha obtenido un MINISTERIO TANTO MEJOR, por cuanto es también el mediador de un MEJOR PACTO, establecido sobre MEJORES PROMESAS.”
Hebreos 8:6

Las promesas del Nuevo Pacto también son mejores que las del Antiguo Pacto. Había promesas bajo el Antiguo Pacto y hay promesas bajo el Nuevo Pacto. Las promesas del Antiguo Pacto tenían que ver con lo natural, con lo externo y con nuestra vida en la tierra, las promesas del Nuevo Pacto tienen que ver con lo espiritual, con lo interno y con nuestra vida en el cielo. Las promesas del Antiguo Pacto tenían condiciones, las promesas del Nuevo Pacto NO tienen condiciones.

“Pues si aquel PRIMER PACTO hubiera sido sin defecto, no se hubiera buscado lugar para el SEGUNDO.”
Hebreos 8:7

Una vez más, vemos como el escritor marca una clara diferencia entre el primer y el segundo Pacto, si no fuese así no lo llamaría “segundo”.

El defecto del Pacto NO estaba en el propio Pacto, estaba en la incapacidad del Pueblo para cumplirlo, como podemos leer:

“Pero cuando Dios encontró defectos en el pueblo, dijo: MIRAD QUE VIENEN DIAS, DICE EL SEÑOR, EN QUE ESTABLECERE UN NUEVO PACTO . . .”
Hebreos 8:8

El Antiguo Pacto NO pudo cambiar nuestras vidas, NO pudo impedir que pecásemos, NO pudo fortalecer nuestra voluntad, NO pudo transformar nuestro corazón, pero ahora tenemos un Nuevo Pacto, un Nuevo Corazón, una Nueva Identidad y una Nueva Vida. Por medio de Jesús tenemos la presencia del Espíritu de Dios en nuestras vidas, tenemos el perdón de los pecados, tenemos su amor, su gracia, su misericordia, su justicia, su vida, tenemos una relación con Dios, Él ahora es nuestro Dios y nosotros somos su Pueblo. ¡AleluYah!

Cuando hablamos del Antiguo Pacto y citamos el Antiguo Pacto es fácil darnos cuenta de la diferencia entre el Nuevo y el Antiguo . . . ¿o no? Tristemente tengo que reconocer que incluso muchos creyentes citan las palabras del Antiguo Testamento / Pacto como si todavía se aplicasen a nuestra vida, veamos un ejemplo muy claro:

“¿Robará el hombre a Dios? Pues vosotros me habéis robado. Y dijisteis: ¿En qué te hemos robado? En vuestros diezmos y ofrendas. Malditos sois con maldición, porque vosotros, la nación toda, me habéis robado. Traed todos los diezmos al alfolí y haya alimento en mi casa; y probadme ahora en esto, dice Jehová de los ejércitos, si no os abriré las ventanas de los cielos, y derramaré sobre vosotros bendición hasta que sobreabunde.”
Malaquías 3:8-10

¿Alguien puede creer que las hijas y los hijos de Dios limpiados con la sangre de Cristo somos malditos con maldición? Es impresionante como muchos religiosos usan la Palabra de Dios para herir y maldecir a los creyentes. No tengamos temor de estas personas que usan la Palabra de Dios buscando su propio beneficio, nosotros vivimos bajo un Nuevo Pacto y gracias a Dios este Pacto es GRATIS. ¡Cuántas personas han sido heridas porque personas ignorantes o corruptas han usado estos versículos, versículos que NO se aplican a nosotros! Hay heridas y dolor cuando se usa mal la Palabra de Dios ¡Basta ya!

Cuando entendemos que ahora vivimos bajo un Nuevo Pacto y alguien nos viene intentando manipular citando la propia Palabra de Dios (el diablo lo hizo con Jesús, le citó la Escritura para manipularle), estaremos firmes en Cristo, en su obra, en su Pacto, no podrán manipularnos, no podrán engañarnos, no podrán robarnos, durante mucho tiempo, algunos han estado robando a la Iglesia del Señor, aprovechándose de nuestra ignorancia e ingenuidad, aprovechándose de nuestro buen corazón, PERO YA NO MÁS, Dios está abriendo nuestros ojos y ahora estamos viendo nuestra verdadera posición en ÉL. Algunos dicen que internet es malo, que Facebook es malo, pero gracias a internet yo he aprendido hebreo con profesoras judías viviendo en Israel, gracias a internet tengo unas 200 versiones de la Biblia y varios diccionarios bíblicos, gracias a Facebook tengo muchos contactos con los que puedo compartir y con los que me puedo relacionar, muchos ojos se han abierto gracia a internet, creo que Dios está usando internet, Facebook y muchas redes más, ¿no debemos usar las redes nosotros que somos pescadores? . . .

He visto como mesiánicos fundamentalistas y también algunos cristianos citan el siguiente versículo para someternos al yugo de la Ley de Moisés:

“El que aparta su oído para no oír la ley (la TORÁ), Su oración también es abominable.”
Proverbios 28:9

¿Crees que si no obedeces (oír = obedecer) la Ley de Moisés tu oración es abominable? Eso es lo que nos están diciendo, es decir, si comemos marisco, entonces nuestra oración es abominable, si comemos beicon, nuestra oración es abominable, si no guardamos el Shabat, entonces nuestra oración es abominable . . . esto nos lo dicen para poder someternos al yugo de la Ley de Moisés, pero debemos entender que el yugo de la Ley NADIE puede, ni ha podido llevarlo.

“Ahora, pues, ¿por qué tentáis a Dios, poniendo sobre la cerviz de los discípulos un yugo que ni nuestros padres ni nosotros hemos podido llevar?”
Hechos 15:10

No permitamos que estos fundamentalistas nos roben nuestra libertad en el Mesías (Gl. 2:4; 5:1). Somos libres del pecado y somos libres de la Ley de Moisés que es lo que daba poder al pecado (I Co. 15:56).

“y libertados del pecado, vinisteis a ser siervos de la justicia.”
Romanos 6:18

“Pero ahora estamos libres de la ley, por haber muerto para aquella en que estábamos sujetos, de modo que sirvamos bajo el régimen nuevo del Espíritu y no bajo el régimen viejo de la letra.”
Romanos 7:6

No tengamos temor de los que nos acusan usando la propia Escritura, no prestemos atención a los que nos atacan con la Ley, estas personas NO son libres y quieren hacer que recibamos sus enseñanzas para que estemos tan atados como lo están ellos, no permitamos que nos roben lo que nuestro Dios nos ha dado gratuitamente. Caminemos con nuestro Dios, disfrutemos de lo que Él nos ha dado y vivamos en Paz.