Los Altares de Abraham

Más tarde o más temprano todos tendremos que edificar los tres altares principales que Abraham edificó.

Cada altar que edificó surgía de una experiencia espiritual con Dios y marcaba una nueva etapa en su vida.

Antes de estudiar los altares que Abraham edificó, vamos a ver que es un altar y algunos otros hombres que edificaron altares a Dios.

El altar era un lugar de adoración, era un lugar de sacrifico y ofrendas.

Muchos hombres de Dios edificaron altares: Noé, Abraham, Isaac, Jacob, Moisés, Josué, Gedeón . . .

El primer altar que encontramos en la Biblia aparece en el libro de Génesis.

“Y edificó Noé un altar al Señor, y tomó de todo animal limpio y de toda ave limpia, y ofreció holocausto en el altar.Y percibió el Señor olor grato . . .”
Génesis 8:20-21a

Cuando Noé sale del arca lo primero que hace es construir un altar a Dios. Noé edificó este altar porque su corazón estaba lleno de gratitud.

El rey Saúl también edificó un altar, pero no fue movido por amor o por gratitud, fue movido por las circunstancias que le rodeaban y porque necesitaba algo de Dios.

“Y se lanzó el pueblo sobre el botín, y tomaron ovejas y vacas y becerros, y los degollaron en el suelo; y el pueblo los comió con sangre.Y le dieron aviso a Saúl, diciendo: El pueblo peca contra el Señor, comiendo la carne con la sangre. Y él dijo: Vosotros habéis prevaricado; rodadme ahora acá una piedra grande.Además dijo Saúl: Esparcíos por el pueblo, y decidles que me traigan cada uno su vaca, y cada cual su oveja, y degolladlas aquí, y comed; y no pequéis contra el Señor comiendo la carne con la sangre. Y trajo todo el pueblo cada cual por su mano su vaca aquella noche, y las degollaron allí.Y edificó Saúl altar al Señor; este altar fue el primero que edificó al Señor.”
I Samuel 14: 32-35

El rey Saúl no fue un verdadero adorador por eso hay una gran diferencia entre la vida de Saúl y entre la vida de David. David si fue un adorador verdadero.

Es curioso que Dios no escogió a un guerrero para ser Rey, escogió a un simple muchacho que cuidaba las ovejas de su padre, pero este muchacho había aprendido a adorar a Dios.

David no sabía usar la espada ni la lanza, pero sabía usar armas espirituales más poderosas: la alabanza y la adoración.

Cuando Noé sale del arca, edifica un altar, ¿qué representa Noé? Noé representa la gracia de Dios, por tanto Noé edificó un altar de gracia.

En Génesis 35:1-4 Jacob edifica un altar a Dios ¿qué representa Jacob? Jacob representa oración. Por tanto, Jacob edificó una altar de oración.

En I Crónicas 21:26 David edificó una altar ¿qué representa David? Alabanza, por tanto, David edificó un altar de alabanza.

Habiendo dicho todo esto, vamos a ver los diferentes altares que Abraham edificó, Abraham edificó un altar de gracia, un altar de oración y un altar de alabanza y con cada altar que edificaba se iniciaba una nueva etapa en su vida.

Primer Altar: ALTAR DE GRACIA

“Pero el Señor había dicho a Abram: Vete de tu tierra y de tu parentela, y de la casa de tu padre, a la tierra que te mostraré.Y haré de ti una nación grande, y te bendeciré, y engrandeceré tu nombre, y serás bendición.Bendeciré a los que te bendijeren, y a los que te maldijeren maldeciré; y serán benditas en ti todas las familias de la tierra.Y se fue Abram, como el Señor le dijo; y Lot fue con él. Y era Abram de edad de setenta y cinco años cuando salió de Harán.Tomó, pues, Abram a Sarai su mujer, y a Lot hijo de su hermano, y todos sus bienes que habían ganado y las personas que habían adquirido en Harán, y salieron para ir a tierra de Canaán; y a tierra de Canaán llegaron.
Y pasó Abram por aquella tierra hasta el lugar de Siquem, hasta el encino de More; y el cananeo estaba entonces en la tierra.Y apareció el Señor a Abram, y le dijo: A tu descendencia daré esta tierra. Y edificó allí un altar al Señor, quien le había aparecido.Luego se pasó de allí a un monte al oriente de Bet-el, y plantó su tienda, teniendo a Bet-el al occidente y Hai al oriente; y edificó allí altar al Señor, e invocó el nombre de Yahweh.Y Abram partió de allí, caminando y yendo hacia el Neguev.”
Génesis 12:1-9

Estos dos altares surgen de una misma experiencia espiritual. Dios se manifiesta a Abraham y éste edifica dos altares.

Abraham obedeció a Dios de una forma parcial ya que se lleva a su sobrino Lot con él.

Otro error de Abraham es cuando desciende a Egipto en busca de pan. Cuando Abraham tomó la decisión de ir a Egipto empezó a desviarse del camino que Dios había trazado para su vida.

Es interesante que cuando Abraham se da cuenta de su error y vuelve al camino correcto, se encuentra en el primer altar, es decir, mientras que estuvo en Egipto no estaba avanzando espiritualmente.

“Y volvió por sus jornadas desde el Neguev hacia Bet-el, hasta el lugar donde había estado antes su tienda entre Bet-el y Hai,al lugar del altar que había hecho allí antes; e invocó allí Abram el nombre de Yahweh.”
Génesis 13:3-4

Este primer altar que Abraham edificó fue un altar de gracia. El altar de gracia nos habla de un nuevo comienzo, de una nueva etapa, de una nueva vida.

Noé y su familia iban a comenzar una nueva etapa en la historia de la humanidad.

El primer altar de Abraham también nos habla de un nuevo comienzo.

Este altar de gracia nos habla de una vida libre de pecado, nos habla de nuestra vida nueva en Cristo, nos habla de un nuevo comienzo.

Segundo Altar: ALTAR DE ORACION

“Y el Señor dijo a Abram, después que Lot se apartó de él: Alza ahora tus ojos, y mira desde el lugar donde estás hacia el norte y el sur, y al oriente y al occidente.Porque toda la tierra que ves, la daré a ti y a tu descendencia para siempre.Y haré tu descendencia como el polvo de la tierra; que si alguno puede contar el polvo de la tierra, también tu descendencia será contada.Levántate, ve por la tierra a lo largo de ella y a su ancho; porque a ti la daré.Abram, pues, removiendo su tienda, vino y moró en el encinar de Mamre, que está en Hebrón, y edificó allí altar a Yahweh.”
Génesis 13:14-18

¿Cuándo edificó Abraham su segundo altar? . . . Cuando Lot se separa de él. Lot representa la mundanalidad.

En el primer altar Abraham rompe con el pecado, en el segundo altar rompe con el mundo.

En el primer altar salimos de Egipto (el mundo), en el segundo altar Egipto sale de nosotros.

El primer altar que Abraham edificó fue un altar de gracia, el segundo altar fue un altar de oración.

En el primer altar la Ley del pecado deja de operar en nuestras vidas, en el segundo altar el espíritu del mundo deja de ejercer influencia sobre nosotros (I Co. 2:12).

Si el espíritu del mundo ejerce influencia en nuestra vida, significa que no hemos llegado a edificar el segundo altar, nos habremos quedado en el altar de gracia.

Este segundo altar se construye en Hebrón, el rey David recibe su segunda unción en Hebrón y comienza a reinar allí. Cuando edificamos este altar de Oración, una nueva unción va a ser derramada sobre nosotros y vamos a comenzar a reinar, vamos a vivir en victoria.

Por tanto, en el primer altar somos libres del pecado, en el segundo altar somos libres del mundo y en el tercer altar somos libres de . . . nosotros mismos.

Tercer Altar: ALTAR DE ALABANZA

Abraham edificó el tercer altar en la tierra de Moriah y lo edificó cuando estuvo dispuesto a perder a su Hijo amado.

“Y cuando llegaron al lugar que Dios le había dicho, edificó allí Abraham un altar, y compuso la leña, y ató a Isaac su hijo, y lo puso en el altar sobre la leña.”
Génesis 22:9

Cuando edificamos este altar, ya no nos importa lo que nosotros queremos . . . lo que importa es lo que Dios quiere.

Cuando edificamos este altar morimos a nosotros mismos y es cuando la vida de Dios empieza a manifestarse en plenitud.

Este tercer altar es el que construyó David y es un altar de alabanza donde Dios es el centro, Dios es lo que importa.

Pablo edificó este tercer altar porque en II de Corintios 4:11-12 declara:

“Porque nosotros que vivimos, siempre estamos entregados a muerte por causa de Jesús, para que también la vida de Jesús se manifieste en nuestra carne mortal.De manera que la muerte actúa en nosotros, y en vosotros la vida.”
II Corintios 4:11-12