El Arrebatamiento

y la segunda Venida de Cristo

“Luego nosotros los que vivimos, los que hayamos quedado, seremos arrebatados juntamente con ellos en las nubes para recibir al Señor en el aire, y así estaremos siempre con el Señor.”

I Tesalonicenses 4:17

Creo que para entender correctamente todo lo que acontecerá en la segunda venida de Cristo, debemos entender en su totalidad la primera venida de Cristo. Cuando Jesús vino a la tierra, él NO vino a los gentiles, él vino a Su Pueblo Israel, él mismo lo dijo muy claramente:

“Por camino de gentiles no vayáis, y en ciudad de samaritanos no entréis, sino id antes a las ovejas perdidas de la casa de Israel.”

Mateo 10:5 y 6

 

 

“El respondiendo, dijo: No soy enviado sino a las ovejas perdidas de la casa de Israel.”

Mateo 15:24

Sus discípulos NO entendieron que el Mesías vendría dos veces, por eso, le hicieron la siguiente pregunta:

“Entonces los que estaban reunidos, le preguntaban, diciendo: Señor, ¿restaurarás en este tiempo el reino a Israel?”

Hechos 1:6

Prácticamente le estaban diciendo lo siguiente: sabemos que tú eres el Mesías, por tanto, ¿cuándo establecerás tu Reino Mesiánico en Israel? ¿Cuándo nuestros enemigos serán derrotados? Esta pregunta es la misma que hoy en día se siguen haciendo muchos judíos: Si Jesús era el Mesías, ¿Dónde está la paz del Reino Mesiánico? ¿Cómo es posible que todavía el Pueblo de Israel no haya sido exaltado?

Debemos entender que cada venida de Jesús tiene 2 etapas.

Después de la muerte y resurrección de Jesús, él mismo dice a sus discípulos:

“Id por todo el mundo y predicad el evangelio a toda criatura.”

Marcos 16:15

 

 

“Por tanto, id, y haced discípulos a todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo; enseñándoles que guarden todas las cosas que os he mandado; y he aquí yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo. Amén.”

Mateo 28:19 y 20

Antes de su muerte, Jesucristo mismo dice: en ciudad de samaritanos NO entréis, pero después de su resurrección, él envía a sus discípulos a toda criatura de todas las naciones. Creo que estos dos enfoques y/o etapas son muy claros.

Por todo esto, podemos ver que en la primera venida de Jesús hubo dos etapas:

Primera etapa: Él viene a los judíos, las ovejas perdidas de la Casa de Israel. A esta etapa la podríamos llamar “el tiempo de los judíos”.

Segunda etapa: Él viene a los gentiles, las ovejas que pertenecían a otro redil, el olivo silvestre. A esta etapa la podríamos llamar: “el tiempo de los gentiles”.

 

Por eso, Pablo nos dice que el Evangelio:

 

“es el poder de Dios para la salvación de todo el que cree; del judío primeramente (primera venida – etapa 1) y también del griego (primera venida – etapa 2).”

Romanos 1:16

 

Y todo esto ¿en qué nos puede ayudar para entender la Segunda Venida?

 

Muy fácil, si la primera venida de Jesucristo la podemos dividir en dos etapas, ¿encontraremos extraño que en la segunda venida suceda lo mismo?

 

Hoy en día, la gran mayoría de los que pertenecemos al Pueblo de Dios somos gentiles de nacimiento, por tanto, la segunda venida la podemos dividir también en dos etapas:

 

Primera Etapa: Viene a recoger a Su Pueblo compuesto mayoritariamente de gentiles.

 

 

“Porque el Señor mismo con voz de mando, con voz de arcángel, y con trompeta de Dios, descenderá del cielo; y los muertos en Cristo resucitarán primero. Luego nosotros los que vivimos, los que hayamos quedado, seremos arrebatados juntamente con ellos en las nubes para recibir al Señor en el aire, y así estaremos siempre con el Señor.”

I Tesalonicenses 4:16 y 17

 

 

“He aquí, os digo un misterio: No todos dormiremos; pero todos seremos transformados, en un momento, en un abrir y cerrar de ojos, a la final trompeta; porque se tocará la trompeta, y los muertos serán resucitados incorruptibles, y nosotros seremos transformados.”

I Corintios 15:51 y 52

 

Esta venida Pablo también la menciona en II Tesalonicenses:

 

“Pero con respecto a la venida de nuestro Señor Jesucristo, y nuestra reunión con él . . .”

II Tesalonicenses 2:1

 

Esta venida NO es pública, por así decirlo, se trata de una venida como la de un “ladrón en la noche”, de una forma silenciosa.

 

“Porque vosotros sabéis perfectamente que el día del Señor vendrá así como ladrón en la noche . . .”

I Tesalonicenses 5:2

 

Jesús nos habla de este “arrebatamiento” cuando afirmó:

 

vendré otra vez y os tomaré conmigo; para que donde yo estoy, allí estéis también vosotros.”

Juan 14:3

 

Este arrebatamiento da inicio a la Gran Tribulación, un periodo de 7 años donde Dios envía sus juicios sobre la tierra: el juicio de los 7 sellos, el juicio de las 7 trompetas y el juicio de las 7 copas.

 

“porque habrá entonces gran tribulación, cual no la ha habido desde el principio del mundo hasta ahora, ni la habrá.”

Mateo 24:21

 

Segunda etapa: Viene a Israel, a salvar a Su Pueblo, poniendo sus pies, de nuevo, sobre el monte de los Olivos.

 

“Y se afirmarán sus pies en aquel día sobre el monte de los Olivos, que está en frente de Jerusalén al oriente; y el monte de los Olivos se partirá por en medio, hacia el oriente y hacia el occidente, haciendo un valle muy grande; y la mitad del monte se apartará hacia el norte, y la otra mitad hacia el sur.”

Zacarías 14:4

 

Esta venida será vista en todo el mundo, será algo asombroso:

 

“Porque como el relámpago que sale del oriente y se muestra hasta el occidente, así será también la venida del Hijo del Hombre.”

Mateo 24:27

 

“Entonces vi el cielo abierto; y he aquí un caballo blanco, y el que lo montaba se llamaba Fiel y Verdadero, y con justicia juzga y pelea. Sus ojos eran como llama de fuego, y había en su cabeza muchas diademas; y tenía un nombre escrito que ninguno conocía sino él mismo. Estaba vestido de una ropa teñida en sangre; y su nombre es: EL VERBO DE DIOS. Y los ejércitos celestiales, vestidos de lino finísimo, blanco y limpio, le seguían en caballos blancos. De su boca sale una espada aguda, para herir con ella a las naciones, y él las regirá con vara de hierro; y él pisa el lagar del vino del furor y de la ira del Dios Todopoderoso. Y en su vestidura y en su muslo tiene escrito este nombre: REY DE REYES Y SEÑOR DE SEÑORES.”

Apocalipsis 19:11-16

 

Jesús vendrá como juez a juzgar la tierra y a salvar a su Pueblo:

 

“y a vosotros que sois atribulados, daros reposo con nosotros, cuando se manifieste el Señor Jesús desde el cielo con los ángeles de su poder, en llama de fuego, para dar retribución a los que no conocieron a Dios, ni obedecen al evangelio de nuestro Señor Jesucristo; los cuales sufrirán pena de eterna perdición, excluidos de la presencia del Señor y de la gloria de su poder, cuando venga en aquel día para ser glorificado en sus santos y ser admirado en todos los que creyeron”

II Tesalonicenses 1:7-10

 

Jesús peleará contra todas las naciones y destruirá al Anticristo con el resplandor de Su Venida:

 

“Entonces saldrá el SEÑOR y peleará contra aquellas naciones, como cuando Él peleó el día de la batalla.”

Zacarías 14:3

 

 

“Y entonces será revelado ese inicuo, a quien el Señor matará con el espíritu de su boca, y destruirá con el resplandor de su venida . . .”

II Tesalonicenses 2:8

 

Jesús se sentará en su Trono de Gloria en esta venida:

“Pero cuando el Hijo del Hombre venga en su gloria, y todos los ángeles con Él, entonces se sentará en el trono de su gloria; y serán reunidas delante de Él todas las naciones . . .”

Mateo 25:31 y 32

 

Después de esta venida, comienza el milenio, el Reino de Jesucristo durante 1.000 años.

 

“También vi tronos, y se sentaron sobre ellos, y se les concedió autoridad para juzgar. Y vi las almas de los que habían sido decapitados por causa del testimonio de Jesús y de la palabra de Dios, y a los que no habían adorado a la bestia ni a su imagen, ni habían recibido la marca sobre su frente ni sobre su mano; y volvieron a la vida y reinaron con Cristo por mil años.”

Apocalipsis 20:4

 

En el milenio tendremos:

 

“El lobo y el cordero pacerán juntos, y el león, como el buey, comerá paja, y para la serpiente el polvo será su alimento. No harán mal ni dañarán en todo mi santo monte--dice el SEÑOR.”

Isaías 65:25

 

Después del Milenio tenemos el juicio del Gran Trono Blanco.

 

En la Biblia tenemos tres juicios:

 

-         El Juicio de creyentes en Jesucristo. Este juicio será en el cielo después del arrebatamiento. Este juicio no será para salvación o condenación, será para dar recompensas.

 

“Pues nadie puede poner otro fundamento que el que ya está puesto, el cual es Jesucristo. Ahora bien, si sobre este fundamento alguno edifica con oro, plata, piedras preciosas, madera, heno, paja, la obra de cada uno se hará evidente; porque el día la dará a conocer, pues con fuego será revelada; el fuego mismo probará la calidad de la obra de cada uno. Si permanece la obra de alguno que ha edificado sobre el fundamento, recibirá recompensa. Si la obra de alguno es consumida por el fuego, sufrirá pérdida; sin embargo, él será salvo, aunque así como por fuego.”

I Corintios 3:11-15

 

Nuestras obras pueden ser de buena calidad o de mala calidad, si son de mala calidad son obras que no han nacido del amor, esas obras son de madera, de heno y de paja, lo que sale del amor a Dios y al prójimo es lo que dura y lo que brilla: oro, plata y piedras preciosas.

 

“Pero tú, ¿por qué juzgas a tu hermano? O tú también, ¿por qué menosprecias a tu hermano? Porque todos compareceremos ante el tribunal de Cristo.”

Romanos 14:10

 

“Por tanto procuramos también, o ausentes o presentes, serle agradables. Porque es necesario que todos nosotros comparezcamos ante el tribunal de Cristo, para que cada uno reciba según lo que haya hecho mientras estaba en el cuerpo, sea bueno o sea malo.”

II Corintios 5:9 y 10

 

 

Cada creyente tendrá que pasar por este Tribunal. Cuando nuestras obras de paja, heno y madera, obras realizadas en la carne y sin amor hayan sido quemadas, cuando los creyentes fieles hayan recibido sus coronas, entonces, la esposa estará preparada para las bodas del Cordero.

 

 

“Gocémonos y alegrémonos y démosle gloria; porque han llegado las bodas del Cordero, y su esposa se ha preparado. Y a ella se le ha concedido que se vista de lino fino, limpio y resplandeciente; porque el lino fino es las acciones justas de los santos.”

Apocalipsis 19:7 y 8

 

Jesús nos habla de estas recompensas cuando dice:

 

“Mas cuando hagas banquete, llama a los pobres, los mancos, los cojos y los ciegos; y serás bienaventurado; porque ellos no te pueden recompensar, pero te será recompensado en la resurrección de los justos.”

Lucas 14:13 y 14

 

Entre esas recompensas tendremos:

 

  • La Corona da Justicia.

“Por lo demás, me está guardada la corona de justicia, la cual me dará el Señor, juez justo, en aquel día; y no sólo a mí, sino también a todos los que aman su venida.”

II Timoteo 4:8

 

  • La Corona de la Vida.

“No temas en nada lo que vas a padecer. He aquí, el diablo echará a algunos de vosotros en la cárcel, para que seáis probados, y tendréis tribulación por diez días. Sé fiel hasta la muerte, y yo te daré la corona de la vida.”

Apocalipsis 2:10

 

-         El Juicio de las Naciones. Este juicio de las naciones se basará en lo que las Naciones hayan hecho a y por Israel. Las naciones que NO hicieron nada por el Pueblo Judío, serán castigadas:

 

“Cuando el Hijo del Hombre venga en su gloria, y todos los santos ángeles con él, entonces se sentará en su trono de gloria, y serán reunidas delante de él todas las naciones; y apartará los unos de los otros, como aparta el pastor las ovejas de los cabritos. Y pondrá las ovejas a su derecha, y los cabritos a su izquierda. Entonces el Rey dirá a los de su derecha: Venid, benditos de mi Padre, heredad el reino preparado para vosotros desde la fundación del mundo. Porque tuve hambre, y me disteis de comer; tuve sed, y me disteis de beber; fui forastero, y me recogisteis; estuve desnudo, y me cubristeis; enfermo, y me visitasteis; en la cárcel, y vinisteis a mí. Entonces los justos le responderán diciendo: Señor, ¿cuándo te vimos hambriento, y te sustentamos, o sediento, y te dimos de beber? ¿Y cuándo te vimos forastero, y te recogimos, o desnudo, y te cubrimos? ¿O cuándo te vimos enfermo, o en la cárcel, y vinimos a ti? Y respondiendo el Rey, les dirá: De cierto os digo que en cuanto lo hicisteis a uno de estos mis hermanos más pequeños, a mí lo hicisteis. Entonces dirá también a los de la izquierda: Apartaos de mí, malditos, al fuego eterno preparado para el diablo y sus ángeles. Porque tuve hambre, y no me disteis de comer; tuve sed, y no me disteis de beber; fui forastero, y no me recogisteis; estuve desnudo, y no me cubristeis; enfermo, y en la cárcel, y no me visitasteis. Entonces también ellos le responderán diciendo: Señor, ¿cuándo te vimos hambriento, sediento, forastero, desnudo, enfermo, o en la cárcel, y no te servimos? Entonces les responderá diciendo: De cierto os digo que en cuanto no lo hicisteis a uno de estos más pequeños, tampoco a mí lo hicisteis. E irán éstos al castigo eterno, y los justos a la vida eterna.”

Mateo 25:31-46

 

-         El Juicio del Gran Trono Blanco, después del Milenio.

 

“Y vi un gran trono blanco y al que estaba sentado en él, de delante del cual huyeron la tierra y el cielo, y ningún lugar se encontró para ellos.”

Apocalipsis 20:11

 

 

Toda la tierra y el cielo huyen de la gloria de este Trono Blanco. Este será el juicio de todo lo que Dios ha creado: arcángeles, querubines, ángeles, hombres, etc, etc

 

 

En este juicio los libros son abiertos y todos somos juzgados por lo que en ellos hay escrito.

 

 

Es en este juicio donde los corazones de todos los hombres serán revelados:

 

“en el día en que Dios juzgará por Jesucristo los secretos de los hombres, conforme a mi evangelio.”

Romanos 2:16

 

Dios juzgará al mundo con amor y justicia:

 

“. . . por cuanto ha establecido un día en el cual juzgará al mundo con justicia . . .”

Hechos 17:31

 

LAS RESURRECCIONES

En la Biblia encontramos varias resurrecciones importantes:

 

-         La Resurrección de Jesús.

 

“y matasteis al Autor de la vida, a quien Dios ha resucitado de los muertos, de lo cual nosotros somos testigos.”

Hecho 3:15

 

 

“Y si Cristo no resucitó, vana es entonces nuestra predicación, vana es también vuestra fe.”

I Corintios 15:14

 

-         La Resurrección de los Santos del Antiguo Testamento cuando Jesús murió y resucitó.

 

“Mas Jesús, habiendo otra vez clamado a gran voz, entregó el espíritu. Y he aquí, el velo del templo se rasgó en dos, de arriba abajo; y la tierra tembló, y las rocas se partieron; y se abrieron los sepulcros, y muchos cuerpos de santos que habían dormido, se levantaron . . .”

Mateo 27:51 y 52

 

-         La Resurrección de todos los creyentes en Cristo cuando Él venga a por nosotros.

 

“Porque el Señor mismo con voz de mando, con voz de arcángel, y con trompeta de Dios, descenderá del cielo; y los muertos en Cristo resucitarán primero. Luego nosotros los que vivimos, los que hayamos quedado, seremos arrebatados juntamente con ellos en las nubes para recibir al Señor en el aire, y así estaremos siempre con el Señor.”

I Tesalonicenses 4:16 y 17

 

Nota: Si NO creemos que cuando murió Jesús, resucitaron todos los Santos del Antiguo Testamento y los llevó al Cielo con Él, entonces tenemos que pensar que los “muertos en Cristo” de este pasaje se refiere a todos los creyentes desde Adán hasta Jesucristo. Aunque yo, personalmente, creo que los todos los Santos del A.T. resucitaron y se fueron con Jesús, tengo que reconocer que esta posición también es viable.

 

-         La Resurrección de los dos testigos.

 

“Cuando hayan acabado su testimonio, la bestia que sube del abismo hará guerra contra ellos, y los vencerá y los matará. Pero después de tres días y medio entró en ellos el espíritu de vida enviado por Dios, y se levantaron sobre sus pies, y cayó gran temor sobre los que los vieron. Y oyeron una gran voz del cielo, que les decía: Subid acá. Y subieron al cielo en una nube; y sus enemigos los vieron.”

Apocalipsis 11:7, 11 y 12

-        La Resurrección de los creyentes decapitados en la Gran Tribulación (periodo de 7 años). El apóstol Juan le da el nombre de “Primera Resurrección”, esta resurrección da lugar al Milenio.

 

“Y vi tronos, y se sentaron sobre ellos los que recibieron facultad de juzgar; y vi las almas de los decapitados por causa del testimonio de Jesús y por la palabra de Dios, los que no habían adorado a la bestia ni a su imagen, y que no recibieron la marca en sus frentes ni en sus manos; y vivieron y reinaron con Cristo mil años. Pero los otros muertos no volvieron a vivir hasta que se cumplieron mil años. Esta es la primera resurrección.”

Apocalipsis 20:5

 

-         La Resurrección de los impíos después del Milenio.

 

“Y vi un gran trono blanco y al que estaba sentado en él, de delante del cual huyeron la tierra y el cielo, y ningún lugar se encontró para ellos. Y vi a los muertos, grandes y pequeños, de pie ante Dios; y los libros fueron abiertos, y otro libro fue abierto, el cual es el libro de la vida; y fueron juzgados los muertos por las cosas que estaban escritas en los libros, según sus obras. Y el mar entregó los muertos que había en él; y la muerte y el Hades entregaron los muertos que había en ellos; y fueron juzgados cada uno según sus obras.”

Apocalipsis 20:11-13

 

 

“Y muchos de los que duermen en el polvo de la tierra serán despertados, unos para vida eterna, y otros para vergüenza y confusión perpetua.”

Daniel 12:2