¿QUIÉN CAMBIÓ LA TORÁ?

El Judaísmo actual NO es el Judaísmo bíblico, muchos que quieren regresar a las raíces hebreas / judías de su fe están adoptando leyes, costumbres, tradiciones y mandamientos de los rabinos que NO aparecen en las Escrituras.

El cristianismo NO es hijo del Judaísmo tradicional / rabínico, es el hermano, tanto el judaísmo tradicional / rabínico como el cristianismo proceden de una misma raíz y tronco: la religión de Israel o podríamos llamarla, el Judaísmo Bíblico.

El Judaísmo Rabínico / Tradicional se vio obligado a cambiar la Torá por las circunstancias cuando se encontraron fuera de Jerusalén, sin Templo, sin Sacerdocio, sin sacrificios, sin ofrendas, etc el centro espiritual del Pueblo de Israel pasó de Jerusalén a Yavne ya que el fariseo y Rabino Yojanan Ben Zakai, discípulo de Hilel, estableció un centro de estudios allí para enseñar Torá (la Ley) y Halajá (leyes judías) al Pueblo (70 D.C.), también el Sanedrín se estableció en Yavne actuando como autoridad religiosa y Tribunal de Justicia.

El Rabí Yojanan Ben Zakai cambió la Torá afirmando que las buenas acciones expían los pecados del Pueblo.

“Ocurrió que el rabino Yohanan Ben Zakkai salió de Jerusalén y el rabino Josué le siguió y vio las ruinas ardientes del Templo, y dijo: ¿Cómo es que el lugar donde los pecados de Israel encuentran expiación está tan destruido? Y dijo el rabino Yohanan: “Hijo mío, no te aflijas, tenemos una expiación tan eficaz como la del Templo. ¿Y cuál es? Son las buenas acciones porque se nos dijo: Yo deseo misericordia y no sacrificio.”
Avot de Rabbi Natan 6

Me gustaría mostrar otro de los cambios citando el libro La Ética del Sinaí escrito por el Rabí Israel Meir Hakohen:

“Mediante el sacrificio se expiaban las transgresiones de todo el Pueblo de Israel . . . el poder de los sacrificios es inmenso . . . ya que hoy no podemos ofrecer sacrificios en el Santo Templo, el estudio de las leyes de sacrificio se considera equivalente a traer los mismos sacrificios.”

En esta misma página podemos leer una cita muy interesante del Talmud (Meguilá 31) donde supuestamente el propio Dios apoya este cambio en la Torá.

“Abraham dijo al Santo, Bendito sea:

- Eso (la expiación) es posible mientras exista el Santuario, pero cuando no haya más el Santo Templo ¿qué le sucederá al Pueblo de Israel si pecase?

El Santo, Bendito sea, respondió:

- He preparado para ellos el orden de los sacrificios. Mientras lo lean, Yo consideraré como si Me hubiesen ofrecido sacrificios en mi honor y perdonare sus iniquidades.”

¿Enseña la Torá que las buenas acciones expían? Por supuesto que NO, ¿Enseña Dios en la Torá que estudiar las leyes de los sacrificios equivale a ofrecerlos obteniendo de esta forma la expiación? La respuesta es un rotundo NO. El mensaje de la Biblia es claro:

"Porque la vida de la carne está en la sangre, y yo os la he dado sobre el altar para hacer expiación por vuestras almas; porque es la sangre, por razón de la vida, la que hace expiación."
Levítico 17:1

“. . . sin derramamiento de sangre no hay perdón.”
Hebreos 9:22b

Es curioso que a los creyentes en Yeshua se nos acuse de cambiar la Torá, cuando precisamente eso es lo que ha hecho el Judaísmo Rabínico. El propio Yeshua citando al profeta Isaías afirmó de los fariseos que “enseñaban como doctrinas mandamientos de hombres” (Mt. 15:9).